He ampliado mi red de contactos mandando «correos en frío» a altos directivos: así consigo que me respondan

Al principio de mi carrera, adquirí el hábito de enviar dos docenas de correos electrónicos «en frío» cada semana para ampliar mi red y mi forma de pensar.

Gracias al efecto de hacer esto cada semana durante más de cinco años, este hábito me ayudó a:

  • Hacer crecer mi red 100 veces.
  • Conseguir entrevistas en empresas como Spotify, Stripe y TikTok.
  • Conseguir trabajos en Meta y Google.
  • Conseguir clientes de seis cifras para mi negocio.
  • Conocer a algunas de las personas más interesantes del mundo, incluidos fundadores de unicornios, capitalistas de riesgo de la lista Midas, líderes de Silicon Valley y un ejecutivo de alto nivel de Meta.

He aprendido que enviar correos electrónicos en frío tiene una cantidad significativamente desproporcionada de ventajas en relación con el esfuerzo requerido. Puede ser el hábito más impactante de tu carrera; lo ha sido para la mía.

He observado que la mayoría de las personas no envían suficientes correos electrónicos en frío y los que lo hacen no utilizan una fórmula eficaz.

La fórmula mágica

A lo largo de los años, he enviado miles de correos electrónicos y mensajes en frío y he descubierto una fórmula que me funciona notablemente bien.

Mi estrategia proviene de principios de redacción probados que son simples pero efectivos.

1. Utiliza un gancho convincente

Comienza con un mensaje que enganche al lector. Hazlo relevante, atractivo y adaptado a quién es tu lector. Pregúntate siempre: ¿por qué deberían seguir leyendo?

Un texto eficaz debe ser como una pendiente resbaladiza. La primera línea enganchará a la persona y la obligará a leer la segunda línea. La segunda línea les convencerá de leer la tercera y así sucesivamente. Que esta parte se quede en una o dos oraciones.

Ejemplos:

  • «Me encantó lo que dijiste en el Tech Podcast sobre la construcción de una comunidad…»
  • «Nos conocimos en la Tech Expo la semana pasada. Yo fui la persona que sacó a relucir el tema de la tecnología espacial…»
  • «Tu libro sobre Mindfulness transformó por completo mi forma de pensar sobre mi familia…»

2. Preséntate

Luego, preséntate de forma breve, concisa y humilde, destacando tus logros.

Mantén esto breve y contundente. Un marco que funciona bien aquí es:

  • ¿A qué te dedicas?
  • ¿Por qué lo haces?
  • Qué te hace destacar (presumir de ti mismo)

Ejemplo: «Soy analista de productos en una empresa Fortune 50 y me dedico a mejorar nuestro software CRM interno. Me apasiona encontrar «trucos» para mejorar la productividad y, durante mi primer año aquí, obtuve el premio «Premio «Execution Excellence» por desarrollar una automatización que ahorró a nuestra empresa 1000 horas de tiempo de ingeniería».

3. Aporta valor social

Es parte de la naturaleza humana que el lector se pregunte: «Entonces, ¿qué gano yo con esto?».

Contar tu historia, compartir tus logros e incluir detalles sobre el impacto que has creado en los demás les dará a los demás una razón convincente para construir una relación contigo.

Considera las cosas extraordinarias que has creado, los obstáculos que has superado o los problemas desafiantes que has resuelto.

¡Recuerda presumir de ti mismo!

Ejemplo: «Emigré a  EEUU cuando tenía 15 años, sin conocer a nadie y con 300 dólares a mi nombre. 4 años después, construí una comunidad de más de 400 inmigrantes de primera generación para ayudarlos a adaptarse a la cultura local y he abierto dos restaurantes que sirven cocina del sudeste asiático que ha aparecido en la revista Eater».

4. Sé agradecido de verdad

No está de más incluir elogios auténticos hacia la persona con la que te estás comunicando.

Investiga sobre la persona con la que te estás comunicando. Si es una figura pública o una persona notable, lee sus libros, escucha su pódcast y estudia su trabajo para poder elogiarlo.

Para alguien que es más privado, navega por su LinkedIn y ten una idea de sus pasiones e intereses, y hazle saber lo que admiras de él.

Los elogios auténticos pueden ser de gran ayuda.

Ejemplo: «He estado leyendo tu blog durante los últimos dos años y disfruté especialmente los artículos «Escalada» y «Ciudades». Ha tenido un impacto increíble en mi vida y mi carrera, y te aprecio por hacer lo que haces. ¡Gracias!»

5. Deja claro lo que quieres

Finalmente, pide lo que quieres.

Hágalo de forma específica y práctica. No contactes a otros para «conectar» o «ampliar» tu red. Con demasiada frecuencia, recibía un mensaje de otras personas en LinkedIn pidiéndome «agregarlos a mi red de LinkedIn».

Recuerda que el tamaño de tu petición debe ser proporcional a la profundidad de tu relación con esa persona. Si no lo conoces en absoluto, solicita una respuesta por correo electrónico. Si tenéis algunas conexiones mutuas, solicita una llamada de 30 minutos. Si tienes una relación mutua sólida, solicita una reunión en persona.

Otros ejemplos de peticiones claras:

  • una referencia laboral
  • una solicitud para ver una propuesta tuya
  • 15 minutos de su tiempo para discutir un tema.

Ejemplo: «Me encantaría que me consideraran para el puesto de gerente de producto en la empresa ABC. Creo que mi experiencia en el diseño de productos, la colaboración con ingenieros y la realización de investigaciones profundas sobre usuarios me convierte en un excelente candidato para el puesto. Eso significaría muchísimo para mí. Si no, realmente aprecio tu tiempo y agradecería uno o dos comentarios».

Pasa a la acción

Pon esto en práctica inmediatamente con este sencillo ejercicio:

  1. Cada semana, elige de 3 a 5 personas que admires y encuentra una manera de comunicarte con ellas.
  2. Redacta un correo electrónico o un mensaje en frío. Mándalo.
  3. Haz un seguimiento y establece una relación con ellos brindándoles valor a ellos y a su red. Comprende sus problemas y objetivos y encuentra una manera de apoyarlos.

Al principio de mi carrera, cuando era solo un novato en Meta (antes conocido como Facebook), envié un correo electrónico a uno de los ejecutivos de más alto rango que me consiguió una respuesta y una videollamada donde pude obtener información muy valiosa sobre escritura, tecnología y negocios. Continué adoptando la práctica de enviar correos electrónicos en frío con regularidad y obtuve respuestas de titanes del sector tecnológico como Mark Cuban que me permitieron obtener nuevos conocimientos y comunidades a las que de otro modo no habría podido acceder.

Reserva 20 minutos a la semana para expandir intencionalmente tu red y descubrirás que atraes más oportunidades, relaciones y riqueza.

Andrew Yeung, Alba Pinilla

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *