Mis 3 consejos para NO saturarte con tu negocio

Una de las preguntas que me suelen hacer en sesiones de consultoría con emprendedores es…

«Laura, ¿qué siguiente pieza necesita mi negocio?»

«¿Debería hacer crecer mi lista de suscriptores?»
«¿Desarrollo una estrategia de marca personal?»
«¿Creo un sistema para publicar contenido en Instagram?»
«¿Delego parte de las tareas o sigo haciéndolo todo yo?»

Stop, darling  Lo primero que debes hacer es RESPIRAR. Venga, otra vez  Y ahora, café…

Sé (por experiencia) lo fácil que resulta meter la cabeza en el mar de información de todo-eso-que-debemos-hacer y no salir nunca del bucle.

Así que entiendo si te sientes más perdido que un reguetonero delante de un piano de cola.

Porque ¿sabes que?

Abrumarnos, hartarnos y saturarnos de nuestro negocio es algo por lo que TODOS pasamos en algún momento.

No te ocurre solo a ti

Sí quieres saber cómo evitar saturarte con tu negocio, te dejo 3 consejos que he aprendido con los años:

1) Profundo. No ancho.

En lugar de mirar qué hacen los demás para tratar de replicarlo tú y abarcar el máximo de habilidades posibles (ir a lo ancho), concéntrate en lo que te resulta más natural y pon foco ahí (apostar por la profundidad).

Y sí, sé que el resto de cosas también son necesarias.

Pero ya llegarán en otro momento. Apárcalas por ahora.

No te agobies por todo lo que «necesitas» hacer. Concéntrate en la profundidad de tus fortalezas.

De esa forma todo fluye más natural, avanzas más rápido y consigues antes un nivel de autoridad bastante potente en eso que has elegido poner foco.

Por ejemplo, si eres copywriter y se te da genial escribir páginas de venta para el sector de las mascotas, pues ok, enfócate en eso.

No pretendas desde el día 1 hacer también copy para anuncios de salsas de tomate o SEO para tiendas de botijos porque, si son servicios que no dominas, te va a generar un nivel de estrés bastante alto.

2) Comienza con una cosa y poco a poco agrega más.

Si empiezas con foco en eso que se te da bien y te tomas el tiempo para dominarlo, llega un momento en el que tienes 100% confianza en esa habilidad y puedes ir añadiendo otras piezas al rompecabezas de tu negocio.

Esto va de armarlo a tu ritmo y a tu manera.

Volviendo a nuestro ejemplo anterior:

Cuando ya no te suponga ninguna dificultad ofrecer el servicio de redacción de páginas de venta para el sector mascotas, puedes añadir a tu oferta la creación de la secuencia de emails de bienvenida para esos mismos clientes.

Recuerda siempre que en tu negocio tú tienes el control.

(Y el consejo mágico ) 3) Haz.

«El avance se consigue con la acción, no con las ideas».

Aquí y ahora, empieza con lo que tienes y continúa desde ahí.

Cada pequeño paso es un progreso en la dirección correcta. No dejes que el miedo, el perfeccionismo o las dudas por lo desconocido te bloqueen.

Porque esa parálisis te lleva, irremediablemente, a saturarte de tu negocio.

Y eso es precisamente lo que no queremos ????

Aquí tienes al completo mi sistema de foco para que mi negocio no me sature.

Si lo pruebas, te va a enganchar ????

Un abrazo de Laura Ruiz

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *