17 aberraciones que cometes cada día con tu ordenador sin darte cuenta

Si utilizas a diario tu ordenador, seguramente te identifiques con algunos de estos inocentes errores que se cometen a diario con estos dispositivos.

Algunos sólo te afectarán a ti, como la protección de tus datos o la aparición de molestos programas que ni siquiera sabías que habías instalado. Pero otras aberraciones reducirán la vida útil de tu ordenador y, lo que es peor, ralentizarán también su funcionamiento.

Aquí tienes 17 aberraciones que cometes sin querer con tu ordenador y a las que deberías prestar mucha atención:

1. Instalar programas automáticamente

Tanto si estás descargando programas que no conoces en Internet como si estás instalando programas conocidos, sueles presionar el botón de Aceptar sin leer siquiera qué es lo que estás aceptando. ¡Error!

No deberías darle a Aceptar cuando te dice que instalará un nuevo navegador, fijará una pestaña de inicio o te instalará una tienda de aplicaciones. Y, seguramente, si no lees qué es lo que te está preguntando, instales todos y cada uno de ellos.

2. Trabajar sin guardar —aunque si ya lo has perdido todo una vez, aprenderás la lección al menos durante un tiempo—

Si esto te ha pasado alguna vez, tu cerebro ha activado el botón de sentimiento de culpabilidad porque sabes que es un error de principiante.

Muchos programas, especialmente los basados en web, operan con un guardado automático, por lo que no tendrías nada por lo que preocuparte. Pero, si estás trabajando en Word, edición de vídeo o programación y te acostumbras a no guardar, un día podrías arrepentirte.

Para ello, puedes aprender los atajos de teclado y hacerte el trabajo más fácil —al final lo harás casi de modo automático—. En algunos sitios suele ser ‘ctrl+g’ (g de guardar) o ‘ctrl+s’ (s de save, guardar en inglés).

3. Dejar todas las pestañas abiertas

Y todavía te preguntarás por qué tu ordenador va más lento de lo normal. Empiezas con una inocente búsqueda de Google y acabas con 300 enlaces abiertos y con pestañas tan pequeñas que el puntero del ratón casi no puede ni diferenciarlas.

A medida que abres pestañas, tu ordenador se encarga de mantenerlas listas para ti en segundo plano. De esa manera, cuando navegas a la pestaña número 1 desde la pestaña 99, aparentemente todo va bien si tu dispositivo es capaz de soportarlo. Pero, en realidad, tu ordenador está haciendo un esfuerzo titánico y, si no es muy potente, tú mismo lo notarás.

4. Utilizar la misma contraseña para todo

Uno de los secretos de ciberseguridad que los hackers no quieren que sepas es que no debes tener la misma contraseña en todas tus cuentas o dispositivos personales.

Si utilizas la misma contraseña para tu correo electrónicotu cuenta de Twitter y para desbloquear tu ordenador, se lo pones muy fácil a aquellos que quieren acceder a tu dispositivo o datos personales.

Pero no tener contraseña para bloquear tu ordenador también es un problema. Especialmente si sueles llevarlo al trabajo, a clase o a cualquier otro espacio público como bibliotecas o cafeterías, puesto que cualquiera que coja tu ordenador podrá acceder a él.

5. No tener antivirus y navegar por Internet o conectar dispositivos sin protección

Tener un antivirus en tu ordenador es imprescindible tanto para navegar por Internet como para conectar dispositivos externos a tu ordenador —con independencia de si son personales o de otra persona—.

Si ya tienes antivirus, puedes pasar a la siguiente aberración. Si tienes Windows, posiblemente es momento de que aprendas a sacar el máximo partido a Windows Defender. Pero, si no cumples ninguno de estos requisitos, ya deberías estar buscando cuál va a ser el mejor amigo de tu ordenador a partir de ahora. Y, ojo, instalar varios antivirus también podría ser un problema.



6. Usar limpiadores o hacer mantenimientos innecesarios si no conoces cómo funcionan

Si no conoces cuál es el mejor antivirus, siempre es mejor que consultes a un técnico o especialista. Lo mismo que deberías hacer si crees que tu ordenador necesita algún tipo de mantenimiento.

Muchos de esos programas con los que sueles encontrarte a diario que prometen hacer «limpiezas» o «mantenimientos imprescindibles en tu ordenador», no son necesarios y/o podrías necesitar un mantenimiento posterior por instalar cosas que no deberías.

7. Bloquear el ventilador o las rejillas de ventilación del ordenador

Cuando tienes más pestañas abiertas en tu navegador de las necesarias, tu ordenador no sólo irá más lento, sino que empezará a hacer un ruido semejante al despegue de un avión. En ocasiones, suele ser porque está sobrecargado de actividad, pero también podría ser porque estás tapando sus rejillas de ventilación.

Es decir, no te sientes en el sofá, con la manta y el ordenador encima, porque no podrá respirar y se sobrecalentará.

8. Quitar los USB sin pedir permiso

Si quieres conservar la salud tanto del pendrive como de tu ordenador, deberías asegurarte de que no están realizándose procesos entre ambos, como copias de archivos, diagnósticos o algún otro tipo de acción más o menos oculta.

De lo contrario, puedes vivir temerariamente y extraer el USB sin precaución arriesgándote a perder documentos.

9. Forzar el apagado o, directamente, no apagarlo nunca

Es tentador dejar el ordenador encendido 24 horas al día y 7 días a la semana —sobre todo si es extremadamente lento y lo usas todos los días—.

Pero es importante tener en cuenta que, si el ordenador está funcionando, también lo está haciendo su disco duro, lo que acorta su vida útil y también calienta en exceso los diferentes componentes del dispositivo. Apágalo de vez en cuando y utiliza la función Suspender a discreción.

Utiliza el apagado forzoso como último recurso. Tu ordenador podría estar ejecutando tareas importantes que no estás viendo y terminarlas repentinamente podría dañarlo. Y no desesperes cuando se encienda, él también necesita su tiempo al despertarse. Pero, si se reinicia solo a menudo, va siendo hora de que un técnico le eche un vistazo o, incluso, de jubilarlo.

10. Tener siempre cerca alimentos o mascotas

El calor del dispositivo atraerá a tu gato y puede ser tentador permitirle ronronear mientras se acuesta sobre el portátil. Pero debes saber que su pelo puede meterse en los ventiladores y terminar causando problemas de sobrecalentamiento.

Y no hay nada peor que un teclado lleno de trozos de galleta o cualquier otro tipo de comida: no sólo estará siempre pringoso, sino que podrías acabar atrayendo a las hormigas.

11. No tener una funda para transportarlo, al igual que no tener cuidado trasladándolo, abriéndolo o cerrándolo

Para transportarlo, también deberías tratarlo con cariño. Algunos ordenadores tienen disco duros frágiles, por lo que sus datos datos perderse. Además, si sueles moverlo de un lado a otro agarrándolo por la pantalla, con el tiempo podría suceder que te quedes con ella en la mano y con el teclado en el suelo.

Así, la mejor idea es que utilices una funda para transportarlo del trabajo a casa o a clase. Evitas que, si se da golpes estando dentro de tu bolso o mochila, pueda hacerse daño de verdad.

12. No enrollar bien el cargador y tirar de él bruscamente cuando lo vayas a desconectar

Un mal uso o mal trato a los cables de tu ordenador, como al cargador de tu móvil, provoca a la larga uno de los problemas más comunes e incómodos con lo que te puedes encontrar.

Enrollar mal los cables, doblarlos o desconectar bruscamente el enchufe —tanto de la corriente como de la fuente de carga del dispositivo— podrían provocar fallos de conexión y carga en el futuro.

13. Limpiar la pantalla con productos de limpieza del hogar

Puede ser tentador limpiar la pantalla o el teclado de tu ordenador con un producto de limpieza desinfectante, por ejemplo. Sobre todo, en los tiempos de pandemia, en los que limpiar todos los objetos de casa compulsivamente.

Pero debes tener cuidado al hacerlo porque podrías dañar tu dispositivo. Algunos de estos productos pueden dañar el revestimiento de la pantalla.

14. Tener programas que no utilizas iniciándose automáticamente cuando enciendes el ordenador

Muchos programas traen la siguiente configuración por defecto: Abrir automáticamente al iniciar. Lo que eso quiere decir es que, cada vez que enciendas tu ordenador, ese programa va a ejecutarse, con el tiempo de carga que eso conlleva. Y lo peor es el efecto acumulativo de una docena de programas diferentes ejecutándose en segundo plano cada vez que enciendes tu dispositivo.

Lo mejor es que, ahora mismo, desactives todos esos programas que están lastrando innecesariamente el arranque de tu ordenador y su rapidez.

15. No hacer copias de seguridad de los documentos

Hoy en día es más fácil que nunca mover documentos de un sitio a otro, pero la gran mayoría de las veces se olvida que los discos duros de los ordenadores pueden fallar en cualquier momento y que puede ser muy difícil recuperar todo lo que hay en ellos si se estropean.

Para todas tus fotosapuntes de clase, documentos de trabajo o personales de cualquier tipo, conviene que consideres las diferentes opciones para hacer copias de seguridad. Puedes tener varios discos de memoria externos o subir tus archivos a la nube —en ese caso, podrías acceder a ellos desde cualquier dispositivo—.

16. No tener actualizado el sistema operativo

Mantener el sistema operativo constantemente actualizado debería ser un mantenimiento imprescindible para tu ordenador. No obstante, tampoco hace falta que lo valides la actualización inmediatamente.

Lo más sencillo es activar las actualizaciones automáticas y dejar que sea el propio ordenador el que se ocupe de ello, sobre todo si lo vas a apagar o no lo vas a usar hasta dentro de unas horas.

17. Instalar programas gratis que pueden costarte muy caro

Si instalas programas gratuitos, mucho cuidado con los extras que traigan consigo. Pueden ser cosas inofensivas —pero irritantes y que consumen recursos—, como barras de búsqueda, pero también pueden ser programas espía que detectan si introduces alguna contraseña, cuenta bancaria o tarjeta de crédito.

No hace falta ser paranoico, solo hay que tener algo de cuidado con los programas que instalas.

Kamila Barca

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.