¿Eres como Eric Moussambani?

Año 2000.

Olimpiadas de Sidney.

Eric Moussambani compite en las series de 100 metros libres de natación.

El guineano fue el único que se presentó a la prueba que convocó su país para conseguir una plaza en los juegos.

Lo curioso es que apenas sabía nadar.

Tuvo que competir contra dos rivales.

Y los dos quedaron descalificados por salida nula.

Así que queda solo ante una piscina que no alcanzaba a ver dónde termina.

Tiene miedo.

Hay mucha gente. Y mucha agua.

No quiere zambullirse pero debe hacerlo. 

Suena el pistoletazo y allá va.

Su técnica es la de un principiante.

Tiene dificultad para respirar, la cabeza asoma demasiado y las piernas las lleva hundidas.

Cubre sus primeros 50 metros.

Gira con dificultad para afrontar su último tramo.

Parece que se va a ahogar.

El público enloquece. Anima al nadador con un entusiasmo nunca visto.

Apenas le quedan fuerzas.

Y acaba su calvario registrando una marca que pasará a los anales de la historia por ser una de las peores.

Pocos se acuerdan de quién ganó la final. 

Eric fue el protagonista indiscutible.

No por su destreza en el agua, sino por convertirse en un símbolo de superación. 

No compitió contra otros nadadores, sino contra el agua, el cansancio y, sobre todo, contra sus miedos.

En ningún momento se quejó. 

No se victimizó. 

Afrontó la situación como determinación. A pesar del miedo. 

Lo mismo que debes hacer tú, Jose Manuel. 

¿Que emprender te da cierto miedo? 

Emprende con miedo. 

¿Que tienes dudas? 

Emprende con dudas. 

¿Que sientes inseguridad? 

Emprende con inseguridad. 

No es valiente quien no tiene miedos, sino quien actúa a pesar del miedo. 

Las excusas no te van a llevar a la reinvención que deseas. 

Las quejas no te va a dejar en la puerta de tu casa el negocio online que sueñas. 

La cobardía no va a construir la vida de tus sueños. 

Eres TÚ quien debe moverse para lograrlo. 

No me gustan los quejicas, las personas que van de víctimas ni los llorones que culpan al mundo de su infelicidad. 

Prefiero a la gente motivada. La que lucha, lo intenta y perservera hasta lograr lo que desean. 

Me gustan las personas positivas y las que se sienten (y saben) responsables de su felicidad. 

Llegó la hora de sincerarte contigo: 

¿Quieres reinventarte de verdad? 

¿Quieres convertir tu sueño en la realidad de tu vida? 

¿Eres tú un Eric Moussambani? 

Si la respuesta es sí, demuéstratelo a ti mismo. 

Franck “compañero de valientes” Scipion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: