Jesús Matos: de la depresión a liderar un negocio con 2 trabajadores en un año

Si tuviera que definir la historia de Jesús Matos en dos palabras serían “tremenda transformación”. 

Ahora verás por qué. 

Jesús lidera una consulta de psicología online y offline y tiene dos trabajadores a su cargo. 

Adora su negocio, porque le permite vivir con libertad, tener el control de su vida y ser feliz mientras cumple su propósito de ayudar a otras personas.  

Lo curioso es que ha construido este pequeño imperio en poco más de un año. 

De la nada a un negocio próspero en 365 días. 

¿Cómo lo ha conseguido? 

Quiero contarte su historia porque si ahora mismo trabajas por cuenta ajena, te sientes frustrado y crees que tu vida se ha convertido en una vida gris, el ejemplo de Jesús te va a resultar inspirador. 

Él estaba en esa misma situación cuando lo conocí. 

Trabajaba como psicólogo por cuenta ajena, tenía 7 jefes que no se ponían de acuerdo y atendía una media de 23 pacientes al día. 

Una barbaridad. Al menos para él y cómo entiende él la psicología efectiva. 

Tenía un sueldo a final de mes, sí. Pero su alegría se había apagado y sentía un gran desgaste. 

Tanto que acabó desarrollando una depresión. 

El punto de partida, como ves, no podía ser más desalentador. 

Sin embargo, Jesús, en su profunda tristeza, tenía un sueño: crear su propio negocio de psicología en el que pudiera ayudar a las personas con la atención y la profesionalidad que él quería. 

Quería su propia consulta. Y que fuera online, para vivir con libertad. 

¿Qué hizo para conseguirlo? 

Se unió a mis trainings y trabajó duro desde el primer día para conseguir sus objetivos. 

Jesús apenas sabía nada de marketing digital, emprendimiento online o gestión de negocios. 

Estaba más verde que una lechuga. 

Solo tenía claro que quería un negocio online que girara en torno a la psicología. 

¿Su decisión dio resultado? 

La verdad es que pronto supe que conseguiría su propósito. No hacía falta más que ver sus ganas de transformar su vida para saberlo. 

Juntos nos pusimos manos a la obra. 

Trazamos un plan específico para él, teniendo en cuenta sus objetivos y su tiempo disponible en ese momento. 

Diseñamos una hoja de ruta paso a paso y le enseñé el método que debía implementar. 

A los pocos meses, empezó a trabajar con sus primeros clientes de forma online. 

En un año, no solo había consolidado su consulta de psicología digital, sino que abrió también una física y contrató a dos personas porque estaba desbordado de trabajo. 

Incluso escribió un libro que le ayudó a convertirse en un referente y a ganar autoridad. 

Hoy, disfruta de un negocio rentable, escalable y hecho a su medida. 

Ayuda a sus pacientes como él entiende que debe aplicarse la psicología. 

Ha creado el primer gimnasio de gestión emocional de habla hispana. 

Y vive la vida libre que siempre soñó.



Como él dice: 

“No tengo jefe, decido dónde, cuándo y cómo trabajar cada día y vivo una vida de plenitud. Y el culpable de haber transformado mi vida ha sido Franck”. 

En realidad, no soy el único “culpable”. 

Jesús también tiene su parte de “culpa”. 

De hecho, es el gran responsable de su transformación, porque por mucho que yo hubiera querido ayudarle, si él no hubiera puesto de su parte, nada de lo que ha logrado habría podido ocurrir. 

Lo que pasa es que Jesús es una de esas personas hambrientas de aprendizaje y conocimiento. Alguien que escucha, acepta y lleva a la práctica todo lo que se le aconseja. 

Nada que ver con esas personas que se caracterizan por ser escépticos, que viven en la duda permanente, que se resisten a cambiar su forma de hacer las cosas, y que en lugar de dejarse ayudar, buscan excusas para permanecer pasivos mientras las oportunidades pasan por delante de sus ojos. 

Desde el primer día, Jesús se puso a trabajar como una auténtica máquina y llevó a la práctica cada paso de la metodología que le propuse. 

Tenía claro que quería crear su propia consulta online y ¡vaya si lo consiguió! 

Adoptó también los cambios de mentalidad que necesitaba para convertirse en un emprendedor de éxito, supo gestionar de forma óptima su energía y consiguió su objetivo. 

¿Cuál fue el secreto? 

Mantener el foco en lo que tenía que hacer. 

Hacer y dejarse ayudar. 

En resumen, fíjate lo que puede cambiar la vida en solo 365 días: 

  • Una consulta online en la que ayuda a decenas de personas cada mes. 
  • Una consulta física con dos trabajadores a su cargo. 
  • Un gimnasio emocional. 

Y lo mejor: 

Ha cambiado una vida gris por una vida de libertad, control y felicidad plena. 

Tú puedes conseguir lo mismo. 

Un fuerte abrazo,

Franck “mentor de vidas en color” Scipion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: