5 claves para descubrir tu verdadera vocación profesional

La posibilidad de desarrollar nuestra vocación profesional es una de las variables que más inciden sobre nuestra calidad de vida, tanto real como percibida. Por eso, hoy, queremos dedicarle este artículo.

La pregunta por la verdadera vocación profesional es una inquietud casi persecutoria para muchas personas. Desde muy pequeños, los niños comienzan a pensar en qué quieren ser “cuando sean grandes”. Al finalizar la escuela llega la hora de tomar la decisión y muchas veces la misma está rodeada de dudas.

A esa dificultad para identificar claramente cuál es la verdadera vocación profesional se suma el hecho de que también hay muchas presiones por parte del mercado laboral. Es necesario sopesar tanto el gusto y el interés propio como las circunstancias del empleo y del entorno en que este tiene lugar.

Por si todo lo anterior fuera poco, también está el hecho de que en realidad puede que una persona no tenga uno sino varios intereses en el campo laboral.

Por lo mismo, a veces no es nada fácil identificar cuál de esos múltiples intereses prima sobre los otros. Para descubras o redescubras tu verdadera vocación profesional, te facilitamos cinco herramientas o estrategias que te pueden ayudar.

La vocación es la espina dorsal de la vida”.

-Nietzsche-



1. Identificación

Uno de los factores que ayuda a descubrir la verdadera vocación profesional es la identificación. Tiene que ver con el hecho de que existan analogías entre las acciones que se realizan en un determinado oficio y lo que una persona hace habitualmente de forma espontánea.

Por ejemplo, si alguien habitualmente se interesa o busca las mejores formas de hacer que el dinero, en forma de inversión, se multiplique más y mejor, en la práctica, está administrando. Una persona que tenga especial sensibilidad con quienes sufren y quiera aliviar su dolor, probablemente es muy afín con las profesiones asociadas a la salud.

Obviamente, para identificar la verdadera vocación profesional primero es necesario observarte para conocerte. Así, puedes comenzar a tirar del hilo por este extremo: trata de captar esas tendencias de acción espontaneas que son muy marcadas en tu conducta.

2. Mayor concentración

Una de las señales inequívocas de que hay particular interés o vocación para algo es el grado de concentración que alcanzas cuando te sumerges en ello. En otras palabras, cuando comienzas a hacer alguna cosa y se te olvida que el mundo existe, probablemente estás realizando una actividad que tiene mucho que ver contigo, es decir, con tu vocación.

Lo mismo ocurre al contrario: si empiezas a realizar una actividad y te distraes con facilidad o ansías solo el momento de concluirla, significa que es algo que poco tiene que ver contigo. Nuevamente aquí también entran en juego la saturación o el cansancio. Todos tenemos días en los que parece que no llegamos a concentrarnos ni en nuestra vocación.

3. Fluidez, una clave de la verdadera vocación profesional

La facilidad para hacer algo es también una de esas señales que habla acerca de la verdadera vocación profesional. Hay áreas o temas en los que parece que la persona tuviera una intuición especial. Al entrar en ese terreno, se siente como si todo fluyera con naturalidad y sin artificios.

Más que el hecho de que se alcance un buen desempeño en este área, lo relevante aquí es que se logra captar la esencia del tema con cierta rapidez y sin mayores tropiezos. Esto indica que hay afinidad cómo se piensa y la lógica del área a la que se aplica ese pensamiento.

4. Trabajo autónomo

Otra de esas pistas inequívocas de vocación profesional aparece cuando una persona siente espontáneamente la necesidad de saber más acerca de algo. Sin que alguien se lo pida, o sin que sea estrictamente necesario hacerlo, busca más información y se formula nuevas preguntas a medida que va obteniendo respuestas.

Esa curiosidad es una manifestación de interés real en un área específica. Es importante estar atentos a esos asuntos que de forma natural te despiertan las ganas de investigar, leer u obtener más información. Es probable que allí esté parte de tu vocación.

5. Sensación de cansancio

Este aspecto está muy relacionado la concentración. Como decíamos, hay actividades en las que pasa el tiempo parece volar y otras en las que parecemos ser nosotros los que empujamos la aguja del segundero contra gravedad. Así mismo, algunas actividades hacen que una persona se sienta agotada con más rapidez.

La aparición intensa y rápida de la fatiga puede ser la consecuencia de una actividad desagradable. En cambio, si puedes pasar mucho tiempo realizando una tarea, sin que esta te produzca la sensación de agotamiento, es muy posible que sea así porque coincide con tu vocación.

La importancia de descubrir la verdadera vocación está en que buena parte de la tranquilidad y la felicidad viene precisamente de hacer aquello que de verdad nos llena. Si esto sucede, las probabilidades de tener éxito en el trabajo se incrementan notablemente. Dedicamos una buena parte de nuestra vida a trabajar, así que el tema que tratamos hoy es más que relevante.

Edith Sánchez

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: