El contenido de valor es la clave

Parceros y parceras, yo tengo claro que ustedes saben que el contenido de valor es el rey de una buena estrategia de marketing. Sin embargo, luego de la entrada del reto FINANZASX21 donde les hablé sobre el inbound marketing muchos de ustedes me escribieron preguntándome cómo podían crear contenido de valor porque, por un lado, nunca lo habían hecho, y por otro, no sabían si el servicio que ofrecían daba para tener un flujo constante de información.

Para hacer el reto haz click aquí

Pues déjenme decirles que los entiendo perfectamente porque desde que creé el blog, aunque tengo mil ideas en la cabeza y muchos temas de los que les quisiera hablar, no siempre tengo las palabras precisas o no se me ocurre cómo carajos se las puedo transmitir a ustedes para que sea útil y les provoque leer.

Pero bueno, llevo tantos años al frente de esto que, con confianza y desde mi experiencia, puedo compartirles estrategias, herramientas e ideas para que se pongan manos a la obra y empiecen a crearse cosas bien bacanas.

Cómo crear contenido de valor y superar el pánico escénico o síndrome de la hoja en blanco

Cuando uno se enfrenta a la necesidad de crear, de escribir, de desarrollar un proyecto, no importa si tienes muchas ideas o, por el contrario, carece de ellas, siempre suele aparecer el famoso síndrome de la hoja en blanco que es similar al conocidísimo pánico escénico. Es ese verraco miedo paralizante que lo invade a uno cuando tiene que hablar delante de muchas personas y que hace que todo lo que uno había ensayado, ¡puuuummm!, desaparezca de la mente como por arte de magia.

Pero tranquilos parceros que estoy seguros de que a ustedes ideas no les faltan, el conocimiento también lo tienen, lo que sucede es que esas ideas no están organizadas porque las tienen tan interiorizadas y apropiadas que nunca se han visto en la necesidad de sacarlas en limpio para compartirlas.

Pues bueno, les llegó la hora de desenfundar todo ese arsenal de sabiduría parceros para empezar a crear contenido de valor que le dé a sus emprendimientos o negocios el impulso que necesita.

En temas de contenido, lo que es obvio para ustedes, no lo es para los demás

¿Saben qué he notado que pasa mucho? Que para ustedes lo que saben es algo taaaaaan normal, taaaaan básico que creen que todo el mundo lo sabe también. Pero no es así, y lo que vamos a hacer ahora es empezar a explotar todo ese conocimiento oculto o, en su defecto, a buscar nueva información para nutrir sus cerebros.

Entonces bueno, parceros, aquí va un listado de actividades que ustedes pueden hacer para crear contenido de valor para sus clientes. Esto les funciona mucho ahora cuando algunos de ustedes están con sus equipos parados o a media marcha, y sin dudas, será algo que les va a servir para siempre como parte de sus acciones comerciales y de mercadeo.



Elementos claves para crear contenido de valor

Parceros, llegó el momento de derribar los bloqueos mentales y poner en marcha la creación de contenido de valor para que se luzcan con una estrategia de marketing bien bacana ome.

Público objetivo

Lo primero que deben hacer es tener claro a quién le van a hablar, quién es la persona que toma la decisión de la compra y que no siempre es el usuario. El caso típico para ejemplificar esto son los pañales: el usuario final es el bebé, pero quien toma la decisión son los padres, así que hay que hablarles a los padres, díganmelo a mí que he hecho toda una carrera “pañalística” con Orión.

Listado de temas

Luego de tenerlo claro, hagan un listado de todos los temas que se les ocurran que pueden estar de forma directa o indirecta, relacionado con lo que ustedes hacen. Recuerden que el propósito aquí (vamos a ver si sí leyeron el artículo de Inbound) es producir un contenido de valor tan atractivo que sus clientes actuales y potenciales, por voluntad propia y atraídos por el deseo de saber más, empiecen a seguirlos en sus redes sociales o en su página web para que después consuman sus productos o servicios (pero eso es pasito a pasito, suave, suavecito).

Si lo que ustedes venden son servicios de litografía piensen cuál es su público: diseñadores, editoriales, creativos, personal de las áreas de mercadeo… entonces empiecen a crear un contenido que no tiene que hablar precisamente de las ventajas de sus máquinas de impresión, sino que debe ser valioso y atractivo para ellos y, al mismo tiempo, estar relacionado con lo que ustedes ofrecen. Por ejemplo, un artículo sobre tendencias de color, un glosario de los términos más comunes del sector (tabloide, gramaje, apaisado, emblocado, etc…), referenciar a ilustradores que sean tendencia por su trabajo…

Y obvio ome, entre tanto y tanto pueden echarse una cuñita sobre sus productos o servicios, pero para que la gente no se vaya a sentir perseguida o acosada, tiene que haber un equilibrio entre la información de venta y el contenido de interés general. Dicen los expertos que la proporción debe ser 80 – 20, 80 % de contenido de valor, y 20 % de contenido comercial.

Escuchar a los clientes

Parceros, una buena forma de identificar temas es escuchar a sus clientes, esto es bendito porque al hacerlo pueden conocer exactamente qué quieren y qué necesitan y, al mismo tiempo, ganarán caritas felices porque ellos se sentirán realmente tenidos en cuenta.

Si tienen vendedores, pregúntenles qué problemas han identificado en las empresas que visitan y, con base en esta información, creen contenido de valor relevante, útil y, al mismo tiempo, que hable de sus productos, pero de una forma no invasiva.

De qué está hablando la gente

Antes de producir y publicar el contenido revisen qué están haciendo otras empresas, referénciense de marcas que les gusten y que admiren, y revisen si pueden inspirarse en ellas para crear su propio material. La idea no es copiar sino ver qué está pasando en el mundo y qué buenas prácticas pueden implementar ustedes también al interior de sus empresas.

Sé qué decir, pero no cómo decirlo

Luego de que sepan qué temas van tratar, piensen en qué formato o en qué plataforma se vería mejor. Para empezar, deben saber cuáles son los canales de comunicación que la empresa tiene con sus clientes. Puede ser correo electrónico, página web, blog, redes sociales (Instagram, Facebook, Twitter, LinkedIn, YouTube, Tic Toc).

De acuerdo con sus capacidades, habilidades y tiempo, o con las de sus equipos, pueden generar ebooks o cartillas si el tema es largo y el contenido realmente amerita que tenga esta extensión; si no, pueden escribir artículos, hacer guías, tutoriales, casos de éxito; producir videos (por favor, a no ser que el tema lo exija, traten de que sean cortos y concisos), podcasts (audios), ilustraciones, fotos, infografías, transmisiones en vivo, webinars…

A quién le hablo y por dónde

Es importante estar presente en el mundo digital, creo que eso ya se los he repetido más de mil veces, sin embargo, no es necesario estar en tooooodas las redes, en toooodos los canales ni en toooodas las plataformas. No caigan en el error de abrir una cuenta en X red porque todo el mundo lo hace.

Para tomar la decisión de en dónde estar presentes, deben tener en cuenta, entre otros aspectos, el público objetivo, la estrategia global del negocio y, muy importante, la capacidad que ustedes tienen de responder y de alimentar con contenido esas redes porque crearlo demanda tiempo y, en muchas ocasiones, a mitad de camino se quedan colgados.

aber a quién le hablan es el punto de partida de todo lo que hagan, así pueden optimizar tiempo, recursos, energías y ser más asertivos. Con esto, ustedes pueden definir el canal adecuado, el tono de la comunicación (es decir, lenguaje) y los temas que sustentarán ese contenido de valor.

Planear, proyectar y organizar el contenido de valor

Parceros, es muy importante tener un cronograma de publicación que ojalá, como mínimo, sea semanal. Ustedes ahora tienen mucho tiempo, abren su blog, lo ponen bien bacano, escriben cuatro, seis artículos y todo perfecto. Pero cuando se reactive el negocio o cuando estén en temporada alta y ni se acuerdan de que ese blog existe, ¿entonces qué?, ¿se para todo?

No señores, eso no les puede pasar. Ustedes no tienen necesariamente que publicar todos los días, pero sí deben ser constantes. Pónganse metas de publicación reales que sean capaces de sostener en el tiempo. Empiecen suave y con el tiempo, a medida que van ganado agilidad y experiencia, aumentan la frecuencia.

Tener un cronograma les permite optimizar sus tiempos, anticipar temáticas y planificar el contenido de forma detallada y en coherencia con toda la estrategia de comunicación y de mercadeo de la marca; además, les sirve para identificar fechas importantes (aniversario de la empresa, día de la madre, amor y amistad, Navidad) y desarrollar temas en torno a ella.

Parceros, teniendo un cronograma de temas y de fechas de publicación ustedes no se van a quedar colgados con el contenido y pueden asegura un flujo constante en los distintos canales que manejen.

Ahora sí, ¡manos a la obra!

Bueno, ya tienen los temas, ya saben a quién le van a hablar, qué le van a decir y todo lo demás. Ahora es el momento de untarse las manos y enfrentar la verraca hoja en blanco.

Parceros y parceras, acá no ve voy con rodeos, lo que deben hacer, como con todo en la vida, es lanzarse al agua. Recuerde a mi querida ARI (acción masiva imperfecta), si ustedes esperan convertirse en Cervantes antes de escribir, se podrán quedar sentados toda la vida, así que deben arriesgarse con lo que hay.

Y si les cuesta mucho y con el tiempo tienen la posibilidad de contratar a alguien que tenga la capacidad de hacerlo mejor, adelante, pero la idea es hacer lo que más podamos con lo que tenemos a la mano y no quedarnos esperando a tener todo perfecto y controlado para llevar a cabo nuestros planes.

No siempre tiene que hablar ustedes

Como sé que la gasolina creativa en algún momento se agota y es necesario refrescar la mente para volver a inspirarse, no siempre tienen que enfrentarse a una hoja en blanco ni ser ustedes los que hablan o escriben, mientras regresa la musa pueden echar mano de esta alternativa: buscar a alguien que hable por ustedes, es decir, tener un experto invitado, un cliente que comparta su testimonio sobre el producto o pueden entrevistar a aliados o a referentes de su sector.

Algo muy importante: recuerden que lo que ustedes escriban está dirigido a personas que no son expertas en el tema, así que debe ser “coquito”, nada de palabras técnicas, debemos desmontar esa falsa creencia de que entre más emperifollado es un texto o más palabras rebuscadas tenga, es mejor. Cuando sea estrictamente necesario usar un tecnicismo, un extranjerismo (una palabra en otro idioma) o un término poco conocido, lo ideal es explicar su significado.

¡Que todos se enteren!!

Ahora sí parceros, llegó el momento de sacar a la luz todas sus creaciones. La idea es movilizar ese contenido para que mucha gente lo lea y lo comparta porque, entre más se mueva, más los conocerán.

Para lograrlo, es necesario diseñar una estrategia de divulgación del contenido que incluya pauta digital. Sin embargo, si no tienen el presupuesto o la capacidad de hacerlo en este momento no importa, por algo se empieza, pero no lo echen en saco roto porque la pauta digital es muy efectiva y si está estructurada, requiere de una baja inversión.

Sea con pauta o sin ella, la recomendación es que todas las publicaciones tengan un “llamado a la acción” (call to action), es decir parceros, una invitación para que la gente realice algo que les permita a ustedes capturar sus datos de contacto (leads), llevarlos a sus páginas web o hacer que compartan el contenido de valor con otras personas. Por ejemplo: “Ingresa al blog y conoce más”, “Descarga la guía en nuestra página web”, “Haz clic y resuelve este acertijo”, “Si te gustó, compártelo con tus amigos”.

Todo muy bonito y muy bien hecho, pero realmente cómo les fue

Todo este trabajo tan bacano que hicieron y al que le invirtieron tiempo debe ser medido. Una forma muy básica de hacerlo es revisar las estadísticas que arrojan las mismas plataformas.

Por ejemplo, ustedes pueden tener una cuenta de Instagram personal y no se enteran de nada, simplemente de los Me gusta o de los comentarios, lo más evidente. Pero cuando la configuran como cuenta empresarial, la plataforma les entrega unas estadísticas que, aunque básicas, sirven mucho para empezar: cuántas personas vieron la publicación, por qué medio llegaron, si la compartieron, la guardaron, si los empezaron a seguir… y así por el estilo.

Bueno parceros, acá hay mucha tela de dónde cortar ome, así que lo único que falta es que ustedes se sienten y le piensen al tema. Se van a dar cuenta que cuando lo hagan van a salir muchas ideas y se van a encarretar con la generación de contenidos, pero no de cualquiera, sino de un verdadero contenido de valor que ayude y nutra a sus clientes.

Esto es algo que pueden y deben hacer desde ya para mantener sus marcas en la mente de los clientes. Muchos de sus negocios están funcionando a media marcha por la contingencia creada por el coronavirus, así que es el momento ideal porque es una manera de mantenerse vigentes, de ganar tiempo y estar listos para que cuando se reactive la economía y vuelvan al ruedo con toda parceros.

¡Un abrazo!

Daniel Tirado 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: