Estrategia Profesional, pensar como un Consultor Personal

En el mítico e hiperreferenciado artículo de Tom Peters en Fast Company de 1997, “The Brand Called You” se hablaba de Marca Personal, pero creo que muchos nos hemos olvidado de lo más importante. Me refiero a aquello de ser el Director General de YO S.L. (“to be the CEO of Me Inc”).

Creo que eso de fijarnos en la parte más chula del artículo, la Marca Personal, nos ha hecho perder demasiado tiempo y no centrarnos en lo fundamental.

Yo, al menos, he tardado más de lo que debiera en ser consciente de que aquí se trata de gestionar un proyecto profesional como una empresa rentable, no de quedarnos en la parte “brandiana”. Porque NIKE, Apple o BMW son marcas potentes, pero sobre todo, son negocios bien gestionados en todos los aspectos y la marca es la consecuencia de un trabajo global bien realizado.

No se trata de ser “Personal Branders” (bueno, si te quieres centrar en la Marca Personal, si) sino de ser Consultores Personales.

Ojo, con lo de Consultor Personal no pretendo crear un nuevo concepto porque ya hay demasiada mierda para denominar cosas existentes. Se trata de seguir la metáfora de Peters de considerar nuestra profesión como nuestra empresa, nuestro trabajo como nuestro producto/servicio y la huella que dejamos como nuestra Marca Personal.

Y cuando una empresa necesita resolver un problema o realizar un cambio o mejora, recurre a consultores empresariales internos o externos.

Así que, cerrando el círculo, lo lógico es que un profesional con mentalidad YO S.L. recurra a un Consultor Personal/Profesional para resolver los problemas de su proyecto de trabajo o conseguir cambios o mejoras.

Es exactamente eso lo que llevo desarrollando desde hace meses. Incluso he creado un curso online para explicar las ideas fundamentales.

¿Significa eso que la Marca Personal no tiene sentido? De ninguna manera. Lo que ocurre es que el Branding Personal incluye muchos de los elementos de la Estrategia Personal (pero no todos) y, por otra parte, una Estrategia Personal bien gestionada acaba generando una Marca Personal potente.

Entonces, ¿por qué no existen Másteres o Formaciones que expliquen como gestionar tu profesión como una empresa? Eso es exactamente lo que estoy tratando de cubrir en los últimos años.

¿Por qué no existen Consultores Personales para Profesionales? Y no, no me refiero a Coaches o a asesores de empleo o a expertos en algún tema concreto (comunicación, imagen, medios sociales,…) sino a personas que hagan con un profesional lo mismo que hacen con una compañía.



Un consultor analiza, diagnostica, establece unas metas de cambio, genera opciones, diseña una estrategia y crea un plan. Y a diferencia de un coach, un Consultor Personal SÍ dice lo que hay que hacer.

Es curioso que todos “sepamos” lo que debe hacer una empresa que va mal o lo inútiles que son nuestros jefes al gestionar un negocio pero jamás nos planteemos que esa “empresa” podría ser nuestra propia profesión.

Pero vamos a ver como es un proceso estándar de los que realizo. Evidentemente no he inventado nada que no esté en cualquier manual básico de consultoría básica, pero quizás te sirva de ayuda.

Análisis

Como profesional o como consultor personal, lo primero que debes hacer es tener claro donde estás, saber cual es tu situación de forma sincera y honesta.

Quizás esta es la parte más difícil, especialmente si el análisis te lo haces a ti mismo/a. Hay que ser muy consciente de lo que te ocurre y eso implica ser muy valiente.

Lo bueno de un buen análisis es que puedes pasar a la siguiente etapa y detectar problemas o áreas de mejora.

Diagnóstico

Una vez que tienes los datos de tu análisis profesional vas a ver que hay variables que están fuera de lo que tu consideras adecuado. Quizás tienes un exceso de visibilidad mientras que tu oferta profesional está obsoleta. Quizás eres excelente comunicando pero tu aspecto no refleja lo que vales.

No es muy distinto de lo que ocurre cuando te dan los resultados de un análisis de sangre o un chequeo del coche en un taller.

Al ver los indicadores, debes empezar a tomar medidas y establecer metas de mejora.

Metas

Una vez que tienes los datos y conoces los aspectos que debes mejorar, es el momento de concretar.

¿A qué nivel quieres llegar en esas variables? ¿Que resultados concretos deseas alcanzar? ¿Cuándo?

Debes priorizar y establecer hitos, metas, objetivos parciales.

Opciones

Vale, ya sabes qué quieres conseguir en cada uno de esos aspectos. Ahora se trata de generar opciones para alcanzar esas metas.

Para recibir más ofertas de trabajo puedes enviar más Currículos o crear algunos más interesantes o conocer más gente o demostrar que eres bueno en lo tuyo realizando trabajos gratis.

Lo importante es aumentar las opciones, y esa es una de las principales labores de un Consultor Personal. Porque este/a por su experiencia o por sus conocimientos del sector, no sólo tiene más palancas que mover sino que sabe cuales funcionan mejor.

Estrategia

Para mí, la estrategia es la parte en la que una vez que tenemos una serie de alternativas, debemos decidir QUÉ vamos a hacer. ¿Vamos a aumentar, reducir, mejorar, crear algo?

¿Quieres mejorar tus contactos, aumentar el número de ellos, reducir los que te “chupan” recursos, crear unos nuevos en otros campos?

Estrategia es decisión. Eso implica escoger y dejar fuera lo que no te ayude. Por eso, una persona ajena a ti, es la más adecuada para orientarte.

Plan

Si la Estrategia es el QUÉ, el Plan es el CÓMO. Una vez que tienes claro qué vas a hacer para alcanzar esas metas de las que te hablaba antes, debes decidir cual es la mejor forma de hacerlo.

¿Quién te va a ayudar/acompañar? ¿Cuándo es el mejor momento? ¿Cuánto vas a invertir? ¿Dónde es el lugar óptimo?

Cuanto más detallado sea el plan, más rápido podrás avanzar. Debes tener en cuenta que, como dijo alguien, un plan no resiste los primeros cinco minutos de batalla. Sin embargo, ese trabajo de preparación, es vital para prever problemas y para avanzar con más seguridad.

Como ves, un Consultor Personal no es más que otro tipo de asesor de negocio. Lo que ocurre es que ese negocio es unipersonal e independiente del estado (empleado, en transición, emprendedor, libre,…) del profesional. O como diría Peters “the CEO of Me Inc”.

Un artículo escrito por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: