Autenticidad. No tienes que contarlo todo

Hay un factor que se repite con frecuencia cuando se habla de Estrategia Personal y que está relacionado con otros elementos importantes como la Confianza y la Sintonía, me refiero a la Autenticidad.

Si hay un error, posiblemente irreparable para una Marca Personal, este es el de la mentira, el engaño. Cuando lo que dices o haces no se corresponde con la verdad y te pillan, vas a quedar tocado para toda tu vida.

Marca Personal o Marca de Personaje

Por eso es importante ser auténtico, genuino, sincero. Entre otras cosas porque sólo puedes ser consistente, y por lo tanto predecible y fiable, si actúas como eres. Si construyes tu vida y tu profesión sobre algo artificial y falso, más pronto que tarde te van a descubrir porque eso es insostenible. Ya no estarías desarrollando una Marca Personal sino la Marca de un Personaje.

Autenticidad o Transparencia

Creo que un error habitual cuando se habla de Autenticidad es confundirlo con mostrarlo todo, con no mantener ciertos comportamientos y opiniones dentro de lo Privado.

Uno no es menos auténtico si se reserva algunas facetas de su existencia para sí mismo y para su entorno más cercano. Del mismo modo que las empresas no muestran cada rincón de sus oficinas y fábricas a todo el mundo, simplemente porque no es relevante, tu tampoco tienes por qué abrirte en canal a todo el mundo y todavía menos a quienes simplemente se han conectado contigo en una Red Social.

Autenticidad y Atracción

Quizás, la pregunta que deberíamos hacernos es, ¿Por qué dejamos de ser auténticos? Supongo que, como todo en esta vida, hay dos razones por las que hacemos algo, o por evitar problemas y sufrimiento o por conseguir algo que deseamos.

Así que, comportarse de un modo falso, desde mentir en un CV hasta presumir de algo de lo que carecemos para enamorar a la persona que nos gusta, es algo que tiene una función. El problema llega cuando te descubren, y hoy es más fácil que nunca que alguien se entere de tu engaño.



Autenticidad y Presencia

Y eso nos lleva a otro aspecto relacionado con la Marca Personal, ¿Somos menos auténticos si adaptamos nuestro “envoltorio” o si tratamos de mejorar en alguna cualidad?

Creo que todos tratamos de gustar, de caer bien, de enamorar o de generar interés. Eso implica arreglarse al salir a la calle, leer y aprender cosas que no nos entusiasman pero que pueden ayudarnos a relacionarnos o mostrar facetas de nuestra vida que pensamos que pueden facilitar la conexión con otros como nosotros.

Ni siquiera critico a aquellos que se pasan el día mostrando imágenes o subiendo mensajes en los que dicen o muestran lo mejor de su existencia, siempre que sea cierto. Pero deberían ser cuidadosos si superan la línea en la que parece que su vida sólo es eso. No hay nada más falso (incluso antipático) que una persona que transmite que su vida es PERFECTA.

El problema surge cuando ese elemento extra que vamos a añadir, no refuerza lo que somos sino que lo tergiversa. Por ejemplo, creo que sería absurdo que yo me empezase a vestir como un modelo de la Pasarela Cibeles, que, de repente, empezase a decir que la Ley de la Atracción es algo maravilloso o subir fotos a Instagram disfrutando en un festival de Reggaeton.

Quizás si no me conoces, podría llegar a conectar contigo… hasta que te dieses cuenta de que nada de lo anterior forma parte de mi auténtica personalidad.

Autenticidad y Cambio

¿Significa todo esto que no podemos cambiar? De ninguna manera. Es más, creo que una persona es más auténtica si se muestra vulnerable, si es capaz de descubrir que algunas cosas que consideraba ciertas, no lo son tanto.

Yo mismo he sido muy crítico con ideas y personas a las que, a medida que las he ido conociendo, he descubierto que no sólo no eran como yo las percibía sino que son increíblemente geniales. ¿Eso me hace menos auténtico? No, eso me hace humano. Lo importante es saber explicarlo.

En algunas circunstancias puede ser más complicado de explicar, o quizás algunas personas no lo lleguen a entender. Por ejemplo, si tu matrimonio o tu profesión ha sido un ejemplo para todos tus amigos y un día descubres otro “amor de tu vida” u otra vocación, es posible que tengas problemas. Y ahí la cuestión es, ¿Qué es más auténtico, seguir con lo anterior para quedar bien o defender tu nueva posición?

Autenticidad y Valores

Los valores ayudan a ser coherente y por lo tanto auténtico. El problema es que, en determinadas circunstancias, defender tus principios puede generarte problemas. ¿Estás dispuesto a callarte, o algo peor, defender algo aquello que supera tus “líneas rojas” simplemente para conseguir algo o, simplemente no perderlo?

Muchas veces criticamos la imagen falsa que se muestra en las Redes Sociales, pero creo que es más preocupante y grave, unirse a las tendencias y opiniones “de moda” simplemente porque pensamos que nos va a acercar a lo que queremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: