Sintonía, cuando hay “química” con tus contactos

Supón que tienes 5, 10, 50 opciones para elegir. Pueden ser personas, productos o servicios. Todas ellas son similares, muchas presentan características comparables, objetivamente y en función de sus cualidades percibidas, cualquiera podría ser válida para ti. ¿Qué puede hacer que te decantes por una o por otra?

Ahora piénsalo desde el otro lado. Eres tú uno/a de los candidatos a ser elegido entre muchas otras alternativas parecidas. ¿Cuál sería el elemento que podría inclinar la balanza a tu favor?

¿Eres de los míos?

Creo que cuando hay tanta oferta indistinguible e intercambiable, hay un factor que puede cambiarlo todo, me refiero a lo que yo llamo Sintonía. Es decir, la capacidad de caer bien, de hacer sentir que eres “uno/a de los suyos”, de generar “química”, de gustar.

Con mucha frecuencia te he dicho aquí que la confianza, la credibilidad es el factor más importante en una Marca Personal o de cualquier otro tipo. La confianza se basa principalmente en factores objetivos, concretos, demostrables. Pero cuando hay tantas buenas ofertas de todo, ese factor de fiabilidad es imprescindible pero no suficiente.

Que te CREAN y que te QUIERAN

Ya no basta con que te CREAN, también debes conseguir que te QUIERAN. Y ahí entra en juego la Sintonía, estar en la misma frecuencia, o como dicen algunos, el “rapport”.

En una entrevista de trabajo, cuando tratas de quedar con alguien que te gusta, en las relaciones con jefes, compañeros y amigos o simplemente cuando vas a elegir una marca de ropa, el factor “es de los míos” es clave.

Si no te conocen, no te pueden querer

¿Cuántas veces hemos conocido a gente, o incluso nos ha pasado a nosotros mismos, que empiezas con mal pie al conocer a alguien y luego acaban diciendo que es/eres mucho mejor de lo que parecía/as?

Para caer bien (o mal) debes abrirte un poco, debes mostrar algo más que tus cualidades medibles. Se trata de comunicar tus valores, aficiones, intereses, historia personal,… para favorecer esa conexión con otros como tú.

Hoy tienes muchas formas de hacerlo. Una foto en Instagram realizando alguna actividad, una opinión en Twitter sobre algún tema, un comentario sobre una serie de TV en una conversación en un evento de Networking, una foto personal en una presentación,… Tienes muchas formas de conseguir que quienes te leen, te siguen o te escuchan sientan que eres alguien con quien podrían sentirse bien.



No confundas sintonía con simpatía

Como te he dicho muchas veces, soy una persona introvertida, así que no me entusiasma la gente que va de simpática, esa que trata de caer bien siempre y a todos.

Se puede sintonizar con alguien que, a otros les parezca seria, cortante, incluso antipática, si tú eres como esa persona. Lo peor que puedes hacer es tratar de caer bien a todos porque no caerás bien a nadie.

Cada uno somos de nuestra madre y nuestro padre, hay gustos para todo, por eso debes tener claro quién eres, lo que quieres, lo que te gusta (y lo que detestas) y transmitirlo cuando sea necesario. Si tratas de mantenerte neutro, inerte, como un gas noble, no establecerás enlaces con nadie.

Profesional, Personal y Privado

¿Y cómo comunico esto que me hace conectar? Pues utilizando lo que tienes a mano. Si vas a escribir un post, empieza con alguna anécdota personal que te lleve a lo que quieres explicar, si conoces a alguien, intenta encontrar alguna afición común, si crees que algo es importante para ti, defiéndelo en tus Redes Sociales.

Claro que eso asusta o un poco, o incluso puede generarte problemas si se trata de un asunto delicado o polarizado (no sólo ocurre con la política), pero vas a crear un vínculo más fuerte con quienes sintonizan contigo, y eso refuerza tu Marca Personal.

De todos modos, creo que hay límites. He hablado aquí en varias ocasiones sobre las 3Ps, sobre la necesidad de diferenciar entre lo Profesional, lo Personal y lo Privado.

En mi opinión, y desde el punto de vista de una Estrategia Personal, el uso de Internet siempre debería tener un enfoque Profesional porque va a afectar a nuestro presente y futuro laboral. Pero creo que debemos dar nuestras opiniones Personales sobre esos temas Profesionales. Y ahí incluyo ejemplos propios que sirvan para explicar o ejemplarizar lo que contamos. Esa información más Personal es la que nos ayuda a conectar.

Lo que creo que debería quedar fuera de la comunicación pública es lo Privado. Es decir, asuntos que no aportan nada ni a la sintonía, ni a tu valor profesional, pero que pueden hacerte muy vulnerable.

Por ejemplo, puedes utilizar una afición propia, por ejemplo, el surf, como metáfora sobre el equilibrio profesional, sobre la necesidad de tener cuidado con las circunstancias o sobre la importancia de conectar con la naturaleza. Si incluyes una foto tuya en un post, en Instagram o en una Presentación haciendo surf, ya estás conectando con aquellos que son como tú.

Lo que no debes hacer es explicar que cuando haces surf, ligas “que te cagas”, te saltas las clases o te sirve para olvidarte de tu ex. Esa es información que sobra. Pero allá cada cual.

Así que, ya lo sabes, la conexión emocional puede ser el elemento que decante la balanza a tu favor y que, una vez establecida refuerce la huella que dejas. Pero utilízala con cabeza porque según en manos de quien caiga puede ser utilizada en tu contra.

Un artículo escrito por Andres Perez Ortega

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: