4 desafíos financieros inesperados para un emprendedor que pasó de recibir cupones de alimentos a ganar más de un millón de dólares al año

Cuando Graham Cochrane, de 38 años, abrió un canal de YouTube y comenzó a trabajar por cuenta propia como productor musical para bandas en 2009, acababa de atravesar dos despidos laborales diferentes debido a la Gran Recesión y vivía de cupones de alimentos.

En retrospectiva, Cochrane se refiere a este período de tiempo como «una bendición» y afirma que se trató de un momento necesario para llevarlo a donde está hoy.

«Siempre cuento que tuve que ser empujado por un precipicio para comenzar mi negocio», dijo Cochrane. «Hizo falta una recesión mundial y la pérdida de dos trabajos para tener las agallas de hacerlo. No creo que lo hubiera hecho si no fuera por las circunstancias».

Según los documentos revisados por Insider, los ingresos familiares actuales de Cochrane superan el millón de dólares al año, y sus creadores de contenido centrados en la capacitación empresarial tienen ingresos de 7 cifras.



Sin embargo, ganar más también acarreó 4 desafíos inesperados para este emprendedor.

1. Cuanto más dinero ganas, más solo estás

Cochrane dijo que para él, una «experiencia extraña» fue que, cuanto más dinero ganaba, más solo se sentía a medida que su situación se volvía cada vez menos identificable con la de otras personas. Ahora, no tiene muchas personas para discutir las preguntas que tiene sobre cómo debe administrar su riqueza.

«Veo cada dólar que gano como si fuera un administrador», dijo Cochrane. «No es todo para mí y sobre mí: quiero administrarlo sabiamente y cuidar de mi familia. Pero también quiero dar a otras personas y quiero asegurarme de que mi negocio pueda permanecer por mucho tiempo y cuidar a los miembros del equipo que tengo. Gran parte de eso se siente como un peso pesado».

«Surgen nuevos problemas, y parece que el círculo de personas con las que puedo hablar sobre esos problemas está cerrado».

Además, Cochrane dijo que ganar más lo ha vuelto más reservado cuando habla de dinero, porque no quiere parecer que está fanfarroneando: «¿Realmente puedo compartir esto con otras personas, o compartir mis luchas, o tengo que ser amable y guardármelo para mí?», se cuestiona.

2. Los impuestos son infinitamente complejos

Otra cosa que viene en el pack que implica ser dueño de un negocio es descubrir cómo presentar sus impuestos es cada vez más complicado y tratar de minimizar sus responsabilidades.

«Pago más en impuestos ahora de lo que nunca pensé que tres de mí juntos ganarían», dijo Cochrane, quien agregó que «tiene muchas preguntas sobre el código tributario».

3. Las donaciones caritativas se vuelven complicadas

Cochrane dijo que a él y a su esposa les encanta donar gran parte de sus ganancias a organizaciones benéficas, como una forma de retribuir a la comunidad. Según los documentos vistos por Insider, donaron alrededor de una cuarta parte de sus ingresos anuales totales el año pasado.

Cuanto más grandes se vuelven sus contribuciones, más preguntas comienza a tener sobre a dónde se está enviando su dinero, dice. «Por ejemplo, si te doy 50.000 dólares ¿cuál es el ROI?» revela Cochrane.

Otra de las dudas del millonario es cuánto dinero donado a cada organización se destina realmente a ayudar verdaderamente a las personas.

4. Criar niños cuando su normalidad no es normal

El último de los grandes desafíos para Cochrane es luchar por descubrir cómo criar a sus dos hijas pequeñas en un hogar de abundancia mientras se asegura de que sigan siendo conscientes de sí mismas y agradecidas por la bendición de vida que les ha tocado.

«¿Cómo las educo cuando su normalidad no es normal, pero es solo su vida y no su culpa?», se preguntó. «¿Cómo las educo para que sean agradecidas, trabajadoras y entiendan cómo administrar el dinero?», se pregunta.

Cochrane dijo que se esfuerza por enseñar a sus hijas lecciones valiosas sobre la riqueza enseñándoles a retribuir. En la pasada celebración de Pascua, acudió junto a sus hijas a una organización sin fines de lucro que alberga y alimenta temporalmente a personas sin hogar en su ciudad, y sirvieron comida a los residentes juntos.

«Les emociona que donemos dinero», explica Cochrane. «Les damos dinero de asignación para sus tareas, y tienen que reservar un porcentaje y regalarlo también. Pueden elegir dónde quieren regalarlo y están aprendiendo eso como modelo».

A.J. Jordan
LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *