El ‘airbnb’ de las coladas: lavo la ropa de otra gente y gano hasta 40.000 euros al año

Antes de empezar en la app Hampr, trabajé en un restaurante de comida rápida como gerente. Después de tener hijos y tener cáncer de ovario en 2018, decidí tomarme un tiempo libre en el trabajo y ser una madre que se queda en casa.

Mi esposo, Marc, trabaja en una tienda como gerente, así que nos apoyó durante este tiempo. Fue una bendición poder centrar toda mi atención en mis 3 hijas, de 5, 6 y 7 años.

En marzo de 2021, vi un anuncio de Hampr en Facebook. Me llamó la atención porque quería obtener unos ingresos adicionales durante la pandemia. Hampr se lanzaba en Arizona, y yo me convertí en una de sus primeras «Washrs».

El proceso de entrevistas fue bastante fácil, y todo fue virtual. Tuve que demostrar que mi lavadora y secadora cumplían con los estándares de Hampr y verificar que tenía un lugar para doblar la ropa.

Hampr cobra a los clientes 15 dólares por bolsa, y los Washrs reciben unos 10 dólares por bolsa. Las lavanderas deben comprar y utilizar el detergente Dropps (cápsulas de detergente sin olor ni colorantes) para lavar la ropa, ya que es ideal para las alergias y Hampr tiene una asociación con la marca.

Con nuestro 20% de descuento, las cápsulas cuestan unos 15,60 dólares por 64 cápsulas. Desde marzo hasta finales de 2021, ingresé 40.000 dólares después de las tasas de Hampr y del detergente.

Al principio, el negocio fue lento

Hice mucha autopromoción colocando folletos por el barrio para correr la voz. Cada vez que iba a la lavandería, hablaba a la gente de mis servicios.

También hacía entregas para UberEats, y cuando llevaba los pedidos de comida a los clientes, incluía folletos de Hampr promocionando el servicio de lavandería.

Al cabo de unos 5 meses, el negocio empezó a aumentar de forma constante y recibía pedidos todos los días.

El pedido más loco que he recibido fue una bolsa de lavandería llena de 30 almohadillas para perros empapadas de orina. No tenía ni idea hasta que la abrí, y había estado en mi coche todo el día. Era asqueroso, y rechacé y devolví el pedido, pero hizo que mi coche apestara durante 3 semanas.

Puedo tener entre 18 y 25 pedidos en días realmente buenos, y acepto pedidos 7 días a la semana


[wp-rss-aggregator]


Puedo ganar hasta 250 dólares al día sin las propinas. Las lavanderas tienen un plazo de 2 horas para recoger los pedidos y disponen de 24 horas para dejarlos al día siguiente.

Los clientes tienen la opción de hacer el pedido con unos días de antelación, pero la mayoría lo hace el mismo día que quiere que se recoja la ropa. Hay 3 horarios de entrega: de 6 a 8 de la mañana, de 12 a 2 de la tarde y de 4 a 6 de la tarde.

Me levanto a las 5 de la mañana para recoger los pedidos y empezar a hacer la colada. Después de empezar, intento echarme una siesta, pero si las niñas están despiertas, me levanto con ellas.

A las 10 de la mañana, estoy pendiente de la siguiente ronda de pedidos y, a las 11, salgo por la puerta para dejar los pedidos terminados y recoger los nuevos. Después de terminar la tercera ronda de pedidos, hago la cena y paso un rato en familia. Cuando llegan las 11 de la noche, dejo de trabajar y me voy a la cama.

Los sábados y los domingos son mis días más ocupados, en los que suelo hacer más de 20 cargas de ropa al día. Hace unas semanas, completé 32 cargas de ropa en un día, mi récord. En los días más ajetreados, mi marido me ayuda a repartir la colada, yo voy en una dirección y él en otra.

Los lunes y los martes son mis días de relax. En esos días, generalmente solo acepto pedidos de clientes que me tienen en su lista de «favoritos»  —ser favorito de un cliente significa que recibo su notificación de pedido 10 minutos antes de que se envíe a otros Washrs de la zona—. Los clientes pueden elegir hasta 5 Washrs favoritos.

La mejor parte del trabajo es conocer a los clientes

Me encanta conocer sus vidas y saber por qué utilizan el servicio. Hablo con ellos a través de la aplicación y también si me los encuentro cuando voy a dejar o recoger un pedido.

Hago la colada a todo tipo de personas, incluida una mujer mayor que ya no puede caminar para llevar y lavar su propia ropa.

Es un trabajo estupendo porque puedo hacer la mayor parte de la colada en casa, aunque en los días locos, hago pedidos adicionales en la lavandería. También me encanta la flexibilidad de elegir qué pedidos quiero aceptar en función de mi horario. Además, las ganancias son transparentes y recibo el 100% de las propinas de los clientes, que varían de 5 a 20 dólares.

Kaila Yu

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *