Estas son las consecuencias que tiene el ‘multitasking’ en tu salud mental: así puedes entrenar a tu cerebro para combatirlo

Los días a veces están plagados de tareas que uno debe hacer. Por eso no es de extrañar que, en un intento de terminarlas todas cuanto antes, uno se ponga a hacer varias a la vez. ¿O nunca has contestado una llamada mientras seguías haciendo otra cosa?

El multitasking es bastante frecuente en un mundo en el que la tecnología fomenta estilos de vida más rápidos. Es normal querer hacer todo cuanto antes para terminar cuanto antes.

Sin embargo, es en esas ocasiones cuando el estrés decide hacer acto de aparición: sobrecargarte con tareas simultáneas no aportará nada positivo a tu vida.

¿Cómo afecta el multitasking en tu día a día?

Realizar varias tareas a la vez fomenta el estrés. Es algo lógico teniendo en cuenta el hecho de que no paras de hacer cosas sin apenas descansar.

Es mejor que el cerebro se enfoque solo en una para funcionar correctamente.

En muchas ocasiones no terminas una labor, y ya te pones con otra, lo que a veces desemboca en que muchos proyectos que tengas entre manos se queden sin finalizar.

En la era del teletrabajo no caer en el multitasking se ha vuelto una tarea realmente complicada. A la carga del trabajo se le suma también el estar pendiente del entorno, de la casa o de los niños.

Trabajar desde casa fomenta la conciliación familiar, pero pero hay que tener cuidado con no sobrepasar los límites que tiene uno mismo.

Aunque una persona puede concentrarse en un par de tareas sin problema, es aconsejable mantener la atención solamente en una para conseguir los resultados deseados, más si eres alguien a quien le cuesta concentrarse.

De esta manera conseguirás dejar el estrés a un lado, evitar la sensación de verte sobrepasado y esquivar la frustración subsiguiente.



¿Cómo evitar el multitasking?

En algunas ocasiones solo hay que darse cuenta de que la multitarea no te está haciendo productivo, y no solo eso, sino que también está afectando a tu salud mental.

Por suerte hoy en día existen diversas técnicas que pueden ayudarte a mantener la atención en lo que estás haciendo. Aunque no hace falta decir que también es importante que pongas de tu parte.

Uno de los métodos más extendidos para evitar la multitarea es la técnica Pomodoro. Se trata de establecer unos tiempos (que suelen ser de 25 o 50 minutos) en los que uno debe dedicar su atención exclusivamente a la tarea que se quiera realizar. Cuando acaba este tiempo se descansa (durante 5 o 10 minutos relativamente). Y después se vuelve a empezar otro ciclo.

Existen numerosas apps gratuitas que te facilitan el temporizador. Para que esta técnica funcione has de escoger una sola tarea. Y no hace falta decir que durante el tiempo de trabajo no puedes utilizar el móvil, atender correos electrónicos o cualquier actividad que te pueda desconcentrar.

También puedes realizar una lista con todas las tareas que tienes pendientes. Después marca cuáles son las más urgentes, pues son las que tendrás que hacer primero, y después las no tan urgentes. De esta forma darás prioridad a aquellas labores más importantes.

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.