He ganado 225.000 dólares trabajando en secreto en 2 empleos a la vez, pero no merecía la pena

En 2022, Luke ganaba seis cifras al año trabajando a distancia como profesional del comercio electrónico en el Sur.

Pero tenía mucho tiempo de inactividad, y a él «no le gusta tener mucho tiempo de inactividad», explica a Business Insider este hombre de 37 años.

«Pensé que podría encontrar un segundo trabajo que pagara lo suficiente, pero que no fuera demasiado exigente», explica Luke, cuya identidad conoce BI, pero que ha pedido utilizar un seudónimo por miedo a repercusiones profesionales.

Unos tres meses más tarde, ya tenía dos empleos a tiempo completo a distancia y ganaba unos 225.000 dólares al año. Dice que utilizó el dinero extra para pagar el enganche de un camión, abrir un Airbnb y aumentar sus ahorros.

Pero a principios de este año, tras unos 13 meses en dos empleos al mismo tiempo, Luke decidió dejar su segundo trabajo. Aunque se ha planteado seguir, dice que había cinco factores que jugaban en su contra: un ascenso inminente en su primer puesto, un jefe difícil, el reciente nacimiento de su primer hijo, el aumento de los impuestos y el mandato de volver a la oficina.

En el último año, Business Insider ha hablado con más de una docena de malabaristas laborales que compaginaban varios empleos a la vez percibiendo cifras de ingresos de hasta seis cifras con las que pagar deudas, planificar una jubilación anticipada y permitirse vacaciones caras y medicamentos para perder peso. Aunque a algunos empresarios les parezca bien que sus trabajadores tengan un segundo empleo, hacerlo sin autorización puede tener repercusiones si se descubre al trabajador.

Aunque tener varios empleos a tiempo completo puede ser muy lucrativo, la feroz competencia por los puestos a distancia lo ha hecho inalcanzable para muchas personas. Además, la obligación de volver a la oficina y el agotamiento pueden hacer insostenibles los malabarismos laborales.

Luke cuenta cómo intentó mantener los dos trabajos todo el tiempo que pudo y por qué finalmente decidió renunciar a uno de ellos.

Conciliar ambos trabajos parecía manejable y valió la pena, hasta que dejó de hacerlo

La historia de Luke y compaginar varios empleos al mismo tiempo fue un poco como una montaña rusa.

Antes de encontrar un segundo trabajo, empezó uno que solo duró una semana antes de que le despidieran. Luke no estaba seguro de si el hecho de que tenía varios empleos al mismo tiempo había quedado al descubierto o si la empresa simplemente había cambiado de opinión; nunca lo supo.

Cuando Luke empezó a hacer malabarismos para compaginar con este otro trabajo, tuvo más éxito, puesto que no le resultaba demasiado difícil gestionar ambos trabajos. Asegura que solo trabajaba entre 40 y 50 horas a la semana entre los dos puestos y que no le costaba mucho evitar la doble agenda.

Pero explica que el jefe de su segundo trabajo a menudo le frustraba.

«Odio a mi jefe con pasión», confesó a Business Insider antes de renunciar.

El año pasado, las responsabilidades del trabajo y del hogar dificultaron aún más los malabarismos laborales. En su trabajo principal, un ascenso inminente le obligó a asumir una mayor carga de trabajo y a trabajar más horas. En casa, él y su mujer dieron la bienvenida a su primer hijo.

Al mismo tiempo, los ingresos extra de su segundo trabajo, por el que cobraba unos 80.000 dólares al año, no le ayudaban tanto como esperaba. Eso se debe a que le colocó en un tramo de ingresos con tipos impositivos más altos.

«Del dinero que ganaba con el segundo trabajo, un tercio tenía que retenerlo para pagar impuestos», explica.

A principios de este año, Luke se enfrentó quizá al mayor reto de tener varios empleos simultáneos: su trabajo principal iba a cambiar su política de totalmente remoto a híbrido a mediados de 2024, lo que le obligaría a ir a la oficina un par de días a la semana.

Para muchas personas que compaginan varios trabajos al mismo tiempo, una orden de vuelta a la oficina podría ser el último clavo en el ataúd, al menos para su acuerdo de trabajo actual. Pero Luke intentó encontrar la manera de mantener ambos trabajos.

Los días que tenía que trabajar allí, podía utilizar su despacho personal para compaginar ambos empleos sin que nadie le espiara. Lo que más le preocupaba era que su jefe se diera cuenta de que alguien de otra empresa utilizaba la conexión a Internet.

Sin embargo, después de sopesar los retos que plantearía la política híbrida, además de los otros inconvenientes de esos malabarismos laborales, Luke decidió finalmente que «no valía la pena. Su segundo trabajo tenía que desaparecer.

Pero no presentó inmediatamente su preaviso de dos semanas. Porque pensó que antes podría cobrar un poco más de los dos sueldos.

Luke dice que su empresa solía seguir un proceso de varios pasos antes de despedir a los empleados con bajo rendimiento, por lo que podría alargar el proceso al menos un mes.

Pero pronto decidió que esta estrategia tampoco merecía la pena por los ingresos extra, y lo dejó.

«No voy a intentar compaginar los dos trabajos», explicó a BI en marzo. «Lo pensé, pero con el nuevo bebé y un ascenso en camino, es demasiado».

Jacob Zinkula, Alba Pinilla

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *