Infraestructura. ¿Te acuerdas del Metaverso?

Una de las ventajas que tiene haber cumplido unas cuantas décadas es que empiezas a ver patrones en algunas de las cosas que experimentas. Pensaba en esto hace unos días cuando vi que empezaban a aparecer noticias sobre el nuevo «juguete» tecnológico de Apple, las gafas Apple Vision Pro.

Ya hemos visto al típico consumidor compulsivo que sale orgulloso de la tienda Apple tras haber conseguido ser el primero en pillar el cacharro. Y también a otros como él haciéndole el pasillo como si hubiese ganado unas Olimpiadas Matemáticas o solucionado el hambre en el Mundo.

Si no me equivoco, el aparatito cuesta unos 3.500 Euros y seguro que no les falta gente que lo compre. Pero ya adelanto aquí mi opinión y me la juego diciendo que será el enésimo producto tecnológico efímero.

Perdidos en el Metaverso

Creo que todos hemos caído en la trampa de las modas. Recuerdo que cuando iba al colegio, cada pocas semanas aparecía algo que arrasaba. De pronto todo el mundo tenía un Yoyo, o un boli de cuatro colores o cualquier otro juguete. Siempre había alguien que conseguía un «ejemplar» supermolón (yoyo con luces, boli con 16 colores) y diferente al que todos teníamos. Hasta que pasaba la moda y venía la siguiente.

Lo bueno de aquellas tendencias fugaces era que, normalmente, tus padres no tenían que gastarse el sueldo de un par de meses para comprarlo.

Pensaba en estas cosas al ver o, mejor dicho, no ver nada sobre el Metaverso desde hace tiempo en dospuntocerolandia.

Quizás para la mayoría de nosotros, lo del Metaverso no ha sido más que una curiosidad más de esas que surgen cada dos semanas en Internet. Pero seguro que hay empresas que han gastado un dinerito en algo que, para los que hemos conocido Second Life y otros engendros teníamos la sensación de que no iba a ir demasiado lejos.

Suelo seguir con bastante detalle las tendencias y publicaciones y lo del Metaverso hasta hace un año era una locura.

Gestiona tus recursos limitados

Quizás puedas decir que no has gastado nada en unas Google Glasses, en Clubhouse o en Criptomonedas, pero lo cierto es que quizás has dedicado tu recurso más valioso, el tiempo, en esas tendencias.

Y no sólo es lo que has gastado sino lo que has dejado de hacer, las relaciones que has dejado de tener o los libros que has dejado de leer.

Con frecuencia me dicen que en Internet hay de todo. Y eso que podría ser una bendición, se convierte en una maldición porque lleva a la dispersión. No llegas a profundizar en nada y acabas picando de todo sin dominar nada.

Como diría una ministra, en La Red hay «cosas chulísimas», el problema es que desde un punto de vista profesional, llega un momento en el que te das cuenta de que no has sido capaz de ir más allá de la superficie en la mayoría de los casos.

Céntrate

Y todo esto nos lleva, como siempre, a algo fundamental. Me refiero a que antes de lo dospuntocero está lo ceropuntocero. Antes de conversar con el mundo virtual, debes hacerlo con tu «seguidor» más importante, TÚ.

Seguro que me equivoco con algunas de estas predicciones, pero creo que antes de lanzarnos a dedicar tiempo y quizás a gastar dinero en la última «tontá» que surge, deberíamos hacernos algunas preguntas.

¿Tiene una utilidad práctica esta nueva tendencia? ¿Cuánto voy a perder o dejar de ganar si desvío parte de mis recursos en esta moda? y lo más importante ¿Cómo encaja esto en mi Propósito, en mi Estrategia Personal?

Es posible que seas un enamorado del concepto de Metaverso o de cualquier otra de estas ideas «que van a revolucionar la forma de relacionarnos», pero lo más probable es que acabes atrapado como en TRON o El cortador de cesped. Si, ya sé que son referencias muy «boomer», pero quizás son esas cosas las que nos hicieron más precavidos.

Andres Perez Ortega

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *