Me arrepiento de haber creado una cuenta en OnlyFans: no lo volvería a hacer

Cuando cumplí 18 años, hice algo que pensé que me ayudaría a sentirme empoderada como mujer, pero en lugar de eso me dejó traumatizada: me uní a OnlyFans. Solo pasé 3 años como creadora de contenidos en la plataforma, pero echando la vista atrás, fueron los años más miserables de mi vida.

En aquel momento, unirme a OnlyFans me pareció una progresión natural. Ya publicaba fotos en bikini en Instagram, así que no me parecía que hubiera una gran diferencia entre publicar fotos allí y publicarlas en OnlyFans.

Vi a otras creadoras hablando de cómo OnlyFans las hizo sentir empoderadas y a cargo de su propia vida. Yo también quería eso y me pareció bien. Pero la realidad de lo que ocurrió no se parecía en nada a lo que ellas describían.

Mis suscriptores de OnlyFans presionaban constantemente mis límites

Durante mi tiempo como creadora de OnlyFans, estaba más deprimida y ansiosa que nunca. Estaba ganando mucho dinero —mucho dinero en realidad, una media de hasta 18.500 euros al mes—, pero sentía que mis suscriptores me pedían constantemente sobrepasando mis límites.

No importaba lo que publicara, querían contenidos más explícitos. Acabé enviando fotos de desnudos varias veces, aunque en el fondo no quisiese, porque me sentía muy presionada y también me ofrecían mucho dinero. Además de eso, recibía mensajes horribles que eran muy degradantes y no vi ningún sistema de filtrado en OnlyFans para bloquearlos.

Era obvio que me veían como un objeto para su placer y no como una persona. Era horrible ser constantemente sexualizada a un nivel tan deshumanizado.

Me sentía miserable y gastaba dinero para ocultar mi depresión y mi ansiedad

A pesar de que ganaba mucho dinero, lo gastaba con la misma rapidez con que lo conseguía, pero era un mecanismo para ocultar mi depresión y ansiedad. Me acostumbré a un estilo de vida lujoso en el que viajaba a lugares preciosos para grabar contenidos en entornos nuevos. Cada vez pensaba: tal vez este sea el viaje en el que seré feliz. Pero nunca era cierto. Siempre me sentía miserable.

Mi familia y mis amigos querían que dejara de hacerlo, pero no podían controlarme. Era algo que no podía dejar de la noche a la mañana.

Toda mi vida giraba en torno a la creación de contenidos para OnlyFans

No crecí con mucho dinero. De niña se burlaban de mí por tener un coche destartalado y una casa pequeña. Creo que eso me inculcó el deseo de ganar dinero de adulta y demostrar mi valía. Pensaba que el dinero sería la respuesta a todos mis problemas, pero no fue así.

OnlyFans me pareció un camino hacia la autosuficiencia, y durante un tiempo lo fue. El dinero estaba bien, pero cambió mi vida. Empecé a aislarme por culpa de la depresión y perdí la cercanía que tenía con mi familia. Mis amistades empezaron a resentirse porque evitaba a mis amigos.

Toda mi vida giraba en torno a crear contenidos y hablar con mis suscriptores. Pasaba al menos 2 horas al día enviando mensajes a los suscriptores y tardaba unas cuantas horas en grabar y editar el contenido. Era un trabajo a jornada completa. Pasaba al menos 8 horas al día haciendo todo esto y era agotador.

Llegó un punto en el que el dinero no valía la pena

No tenía ni idea de dónde me estaba metiendo. Era tan joven e ingenua que no veía las repercusiones de publicar fotos sexis. Y una vez que lo hice, pensé que no había razón para parar, porque las fotos ya estaban ahí fuera.

Me sentía fatal. Toda esa atención espeluznante me ponía enferma. Los suscriptores seguían pidiéndome fotos desnuda y ofreciéndome cada vez más dinero. Me encontré sobrepasando mis propios límites y sentí que no quedaba otra salida que acabar con todo a la vez.

Para ser sincera, estuve a punto de acabar con mi vida. No podía vivir conmigo misma y me sentía constantemente al borde de un colapso mental. Mi vida iba en espiral y necesitaba ayuda.

Aunque crecí en un hogar cristiano, había perdido de vista mi fe, pero un familiar se dio cuenta de que estaba en espiral y oró por mí. Y a través de esa oración, encontré mi camino de vuelta a Jesús.

He encontrado la fuerza para dejar OnlyFans gracias a la fe

No creo que hubiera podido dejarlo todo por mi cuenta, pero he encontrado la fuerza a través de mi fe en Jesús. Ahora sé que hay un propósito para mi vida. Creo que viví lo que viví para poder tener una plataforma en la que compartir mi historia con otras chicas que están pasando por lo mismo, que es lo que he hecho en los vídeos de TikTok en los que detallo mis experiencias.

Ahora estoy tratando de encontrar una nueva vida y he cambiado radicalmente mi relación con las redes sociales para crear una carrera de la que me sienta orgullosa. Estoy lista para seguir adelante, sin OnlyFans.

Nota del editor: Una portavoz de OnlyFans envió la siguiente declaración a Business Insider:

«OnlyFans está diseñado para permitir a los creadores conectar con sus fans en un entorno seguro detrás de un muro de pago. Los creadores mantienen la propiedad de todo su contenido y si un creador decide abandonar la plataforma puede cerrar su cuenta y borrar todo su contenido en cualquier momento. Además, todos los creadores tienen la potestad de bloquear o denunciar a los usuarios que se comporten de forma inapropiada y tomamos medidas adicionales cuando es necesario.»

Si tú o alguien que conoces sufre depresión o ha tenido pensamientos de hacerse daño o quitarse la vida, busca ayuda. Habla con un familiar, un amigo o alguien que te transmita confianza. También puedes llamar al 024, desde donde podrán ayudarte si sientes que no puedes más.

Miriam Pérez

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *