Súbele las pulsaciones a tu clínica y atrae nuevos pacientes con una estrategia de marketing sanitario

Sabemos por qué estás aquí.

Tienes una clínica o consulta privada y necesitas atraer más pacientes.

Hasta ahora eso no había sido un problema; entre el boca a boca, las personas que pasaban por delante de tu clínica y alguna que otra inversión puntual en publicidad, siempre habías tenido un flujo estable de ingresos.

Pero últimamente las cosas no son tan fáciles.

La competencia es mucho más alta que hace unos años, y ahora los clientes se lo piensan más antes de contratarte.

Por eso has llegado a la conclusión de que necesitas trabajar la estrategia de marketing de tu clínica… pero ni siquiera sabes por donde empezar.

No te preocupes, porque aquí vamos a echarte una mano.

En este post te explicamos cómo poner en marcha un plan de marketing sanitario que te traiga más visibilidad y pacientes.

Prepárate, porque vamos a devolverle la salud a tu negocio.



✅ Qué es el marketing sanitario exactamente

Vamos a hacerlo al revés.

En lugar de explicarte qué es el marketing sanitario, empezamos por aclarar lo que NO es:

  • No es imprimir folletos de tu clínica o consulta privada.
  • No es tener una página web.
  • No es invertir en publicidad.
  • No es contratar un estand en un congreso sanitario.

Todas esas son piezas que pueden formar parte del plan de marketing de tu clínica.

Pero cuando hablamos de “marketing sanitario”, nos referimos al conjunto de acciones estratégicas que te permiten:

  • Aumentar la visibilidad de tu negocio.
  • Atraer a personas que necesitan unos tratamientos como los que tú ofreces (y conseguir que te contraten).
  • Destacar frente a otras clínicas de tu mismo sector y zona.
  • Fidelizar a tus pacientes.

Ahora que tenemos esto claro, veamos cómo llevarlo a la práctica.

✅ Cómo desarrollar un plan de marketing digital sanitario para generar ventas con tu web

Una aclaración importante antes de entrar en materia.

Aquí nos vamos a centrar en las estrategias de marketing digital: las que te permiten captar pacientes a través de Internet.

¿Por qué?

Porque este tipo de estrategias tienen varias ventajas:

  • Puedes segmentar con mucha precisión: y así atraer clientes muy cualificados (personas que están buscando unos servicios como los tuyos en tu zona). Esto hace que la conversión aumente.
  • Es más fácil medir los resultados: con las acciones de marketing online puedes obtener datos muy precisos para saber si tus estrategias están dando resultados y cómo optimizarlas (por el contrario, es muy difícil medir cuántos pacientes acuden a tu clínica porque han visto una valla publicitaria o un anuncio tuyo en una marquesina de autobús).
  • La rentabilidad suele ser más alta: normalmente, el coste de lanzar una campaña de marketing online es más reducido que con una de marketing tradicional. Eso, sumado a todo lo anterior, te permite generar ventas más rentables.

Pero mejor vamos paso por paso…

👉 1. Define el perfil de tu paciente ideal

Intentar venderle “a todo el mundo” es un error.

Cuando ofreces servicios muy generalistas, resulta más difícil destacar (porque habrá otros muchísimos profesionales sanitarios que ofrezcan exactamente los mismos servicios que tú).

Lo ideal es que te especialices en un perfil de cliente concreto. Por ejemplo, si eres psicólogo podrías trabajar sobre todo con:

  • Personas que sufren ansiedad en su puesto de trabajo.
  • Pacientes que quieren superar una fobia.
  • Parejas que acaban de tener un hijo y sienten que su relación se ha resentido.

Cuanto más te especializas, más sencillo te resulta entender las necesidades concretas de tus pacientes y ofrecerles una atención de más calidad (lo que no solo te ayuda a sobresalir en un mercado saturadosino que incluso te permite subir tus tarifas).

👉 2. Examina a tu competencia

Seguimos con el ejemplo del psicólogo.

El siguiente paso es analizar a tus competidores y ver qué están ofreciendo. Así podrás encontrar una manera de diferenciarte.

Como te decíamos, una opción es especializarte en un nicho de mercado concreto.

Pero también puedes destacar por:

  • Las técnicas que utilizas en tu consulta: por ejemplo, porque eres el único psicólogo de tu zona que emplea la meditación como estrategia para controlar la ansiedad.
  • El valor añadido de tus servicios: también ofreces a tus pacientes acompañamiento por WhatsApp, o les envías ejercicios prácticos después de cada consulta…

Bucea en las webs de tus competidores y piensa: ¿Qué podría hacer yo para ofrecer un servicio mejor que ellos? ¿Cómo podría ayudar aún más a mis pacientes?

Y hablando de webs…

👉 3. Diseña la web de tu consulta 

La página de tu negocio es mucho más que tu escaparate online.

Bien empleada, puede convertirse en una herramienta poderosísima para atraer nuevos pacientes hasta tu consulta.

Pero para eso debe tener:

Si tu web no cumple todos estos puntos, te costará mucho más generar ventas con ella.

Para que no te pase, en este otro post te explicamos cómo hacer una web con un diseño efectivo.

👉 4. Llena tu página de potenciales pacientes

El siguiente paso en el plan de marketing de tu clínica es decidir qué canales utilizarás para atraer visitas (potenciales pacientes) hasta tu web.

Te contamos algunas de nuestras opciones favoritas:

➡️ A. SEO

Supongamos que tienes una clínica dental en el centro de Sevilla.

Una persona entra en Google y busca “Dentista en Sevilla centro”…

… y entre los resultados le aparece la web de tu clínica.

Entra en ella, compara tu oferta con las del resto de clínicas que le aparecen en Google, y al final decide llamarte para pedirte más información.

Esto es lo que puedes lograr con el posicionamiento SEO: una estrategia que consiste en optimizar tu web para que se muestre en los primeros resultados cuando tus pacientes buscan un servicio como el tuyo en Google.

Lo más interesante de esta vía de captación es su rentabilidad.

Para que te hagas una idea, conseguir un cliente con SEO es 66 veces más rentable que con Facebook Ads (según datos de los clientes de nuestra agencia).

Interesante, ¿verdad? 😉

➡️ B. Google Ads

La contraparte de la estrategia anterior.

Con el SEO consigues tráfico orgánico (visitas “gratuitas”). En cambio, con los anuncios de Google generas tráfico de pago (lo que significa que, cada vez que una persona hace clic en tu anuncio y entra en tu web, pagas una cantidad determinada).

¿Lo bueno?

Que con la publicidad online puedes conseguir clientes muy rápido.

Lo que nosotros recomendamos es unir estas dos vías de captación para diseñar una estrategia que funcione a dos velocidades. Así:

  • A corto plazo, empiezas a atraer visitas y clientes con los anuncios.
  • Mientras tanto vas trabajando el SEO de la web. Y a medida que empiezas a captar tráfico orgánico, lo combinas con el de pago para aumentar la rentabilidad de la estrategia y tener un flujo estable de pacientes todos los meses.

Eso sí, ninguna estrategia de marketing digital está completa sin el siguiente punto.

➡️ C. Marketing de contenidos

Cambiemos ahora de ejemplo y supongamos que tienes una clínica de fisioterapia.

Entre tu público habrá personas que necesiten unos servicios como los tuyos pero que todavía no han decidido buscar un fisioterapeuta.

Esas personas harán búsquedas en Google como estas:

  • Cómo aliviar una contractura.
  • Ejercicios para aliviar la rigidez lumbar.
  • Precauciones con una hernia discal.
  • Etc.

¿Qué puedes hacer para atraer a estos usuarios hasta tu web?

Escribir contenidos de blog en los que respondes estas preguntas, y les explicas por qué lo mejor para solucionar sus dolencias es que acudan a un fisioterapeuta como tú.

Esta estrategia se conoce como marketing de contenidos, y aquí te explicamos cómo ponerla en práctica y todas sus ventajas.

👉 5. Mide los resultados de la estrategia y optimízala

Ya estás empezando a atraer pacientes con tu web. ¿Y ahora?

Ahora tienes que recabar datos para medir el rendimiento de la estrategia y seguir optimizándola.

Analiza aspectos como:

  • Cuántas visitas estás consiguiendo con los diferentes canales (SEO, publicidad, contenidos…).
  • La tasa de conversión (qué porcentaje de esas visitas se convierten en leads y luego en clientes).
  • El retorno de la inversión de cada canal.
  • Etc.

Ojo, esto es solo un resumen, pero si quieres profundizar más échales un vistazo a estos posts:

Fran de Vicente

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.