¿Sueñas con ser influencer? Una ‘instagramer’ de moda, deportes y viajes comparte 7 reglas esenciales para triunfar en redes sociales

¿Desearías ser influencer? ¿Seguir los pasos de tus ídolos en InstagramTikTokTwitch o YouTube? Es normal, no te avergüences de esta meta: ser creador de contenido se ha convertido en una salida profesional viable. Además, si triunfas, puedes cosechar mucho dinero con ello.

Hay muy buenas noticias para una persona aspirante a influencer. Para empezar, está la audiencia. Solo en España hay millones de personas que consumen redes sociales y que siempre tienen ganas de seguir nuevas voces.

Otra noticia genial son los nichos de mercado. Hay sitio para todo tipo de contenido. ¿Quieres hablar de juegos? Lo difícil será aprender a elegir de qué videojuegos hablar. Modadeportesfitnessnutrición curiosidades, humorsaludpsicología todos los temas son válidos y viables.

¿La mala noticia? Que no existe un manual de instrucciones para ser influencer, y la elevada cantidad de competencia puede desmotivar a cualquiera. ¿Qué hacer? ¿Por dónde empezar? ¿Qué es lo importante? ¿Qué valoran los seguidores?



Para echarte una mano al respecto, Business Insider España ha charlado con una instagramer especializada en moda, deportes y viajes. Se trata de Sandra Arrebola, influencer con casi 40.000 seguidores, toda una comunidad que ha nutrido poco a poco y sin prisa.

Estas son las reglas que aprendió orgánicamente mientras su faceta de instagramer crecía y crecía hasta que pudo considerar dejar de lado su trabajo tradicional.

Regla n.º 1: No quieras ser influencer

La mejor forma de convertirte en influencer es no querer convertirte en influencer. ¿Contradictorio? Puede ser, hasta que ahondas un poco más en esta regla.

Sandra no se abrió la cuenta de Instagram para conseguir miles de seguidores. «Lo hice porque quería contar mis historias, compartir mis looks, mostrar mi día a día, ese era mi objetivo», comenta.

Años después, sin esperarlo, un día estaba cenando con las amigas cuando recibió la primera propuesta económica de una marca.

«Era una cifra muy pequeña, pero me alegré un montón al pensar que ganaría dinero por probar un producto. Fue entonces cuando descubrí que este aspecto de mi vida iba en serio, no antes», aclara la instagramer. «No creo que hubiera aguantado tantos años cosechando una comunidad poco a poco si me hubiera metido las prisas por triunfar de la noche a la mañana».

Y ahí está el quid de la cuestión: si quieres estar en Instagram, Twitch, TikTok… solo por triunfar, la presión por conseguir este éxito provocará que te desmotivas enseguida.

«Ábrete un Instagram porque quieres compartir tu vida con los demás, y a ver qué pasa», concluye Sandra. «Piensa que si con una foto ya influyes a una sola persona, ya eres influencer así que despreocúpate».

Regla n.º 2: Conoce a tus seguidores

Tan buen punto tengas tus primeros seguidores, celébralo y, en lugar de querer más, aprovecha la oportunidad para conocerlos mejor.

«Descubre cuáles son tus gustos, no tengas miedo en averiguar o preguntar directamente por qué te siguen, interactúa mucho con ellos y lo más rápido posible», aconseja Sandra.

Estos primeros seguidores, bien analizados, te darán pistas de por qué les ha gustado tanto tu contenido como para seguirte. Planifica el próximo mes o así para que no olvides estas Historias o fotos (mientras exploras otros horizontes).

Por otro lado, si coges desde el principio el buen hábito de interactuar, verás cómo estos fans te dan más información, más apoyo y comparten tus publicaciones mucho más. Recuerda por eso hacerlo de forma genuina y no por el interés, que eso, a la larga, se nota.

Regla n.º 3: Dedica tiempo a tu contenido

Cuantos más seguidores y atención obtengas, más calidad se esperará de tu contenido. ¿Estresante? Solo si no te lo ves venir y no lo empiezas a planificar a tiempo.

Una foto hecha deprisa y corriendo o un vídeo editado sin gracia se nota, y eso te hará perder comunidad y seguidores potenciales.

Aunque cada contenido es un mundo y no existe un tiempo ideal para su creación, Sandra comparte que suele invertir una media de «2 horas por cada foto, unas 24 horas por cada Reels y días enteros por cada vídeo».

«30 segundos de Reels parece muy fácil desde fuera, pero hay horas y horas de trabajar». Sandra explica que en su caso la tarea empieza cuando se dispone a hacer un viaje o una actividad interesante. En ese momento lo intenta grabar todo para no perderse ni una escena chula creada por la improvisación

«He llegado a esperar al día siguiente para seguir grabando para cuadrar así el mismo minuto del día con la misma luz, el mismo contraste».

La mala noticia de contar con mucho material es que luego se invierte tiempo revisándolo en busca de los mejores momentos. Ahora seguro que valorarás mejor el contenido subido por tus creadores preferidos.

Regla n.º 4: Prioriza, no podrás con todo

Esta regla se aplica sobre todo a cuando estés empezando y todavía debas depender económicamente de tu trabajo principal. Al principio querrás subir fotos cada día, acudir a diferentes eventos de networking, realizar colaboraciones… Es mejor que te detengas antes de que te quemes o que descubras que no vas a tener energía para todo.

«En mi caso me frustraba no poder hacer tanto contenido de calidad como quería, o no poder ir a eventos de moda», explica Sandra.

Todo esto se irá arreglando conforme esta faceta de tu vida tenga más peso, pero aunque acabes viviendo de ello, seguirás sin poder completar todas tus tareas mentales. Así que aprende desde el inicio a priorizar: ¿qué es más importante, colgar 10 fotos a la semana o solo 3, pero que tengan una calidad que te satisfaga?

Regla n.º 5: Apuesta por la autenticidad, no por el dinero

«Sé tú mismo» puede parecer un señor topicazo, pero en el mundo de las redes sociales tiene mucho peso.

«Las marcas te acabarán escribiendo para lanzarte un montón de propuestas», explica Sandra. «Primero es muy tentador decir que sí a todo, sobre todo si pagan bien. Pero esta decisión a largo plazo siempre sale mal: la comunidad detectará que te has vendido y te abandonará».

Esta instagramer recomienda solo subir contenido (y eso incluye posts patrocinados) que coincida con tu forma de pensar, tu estilo de vida, filosofía…

«Solo acepto propuestas que encajan con mis valores. Ahora prefiero decir que no aunque así no me paguen». Sandra explica que en el pasado sí que priorizó en ocasiones el dinero a mostrarse genuinamente. «Recibí muchos mensajes de fans decepcionados conmigo y me prometí no hacerlo más. No pasa nada. De todo se aprende».

Regla n.º 6: Desarrolla una fortaleza mental

Si alguna vez has manifestado en voz alta que quieres ser influencer, seguro que gente ajena a este mundillo te habrá recomendado que te pongas a dieta o vayas al gimnasio para salir «hermosete«. Otros te dirán que seas más carismático (como si la mente pudiera instalar nuevos tipos de personalidad).

Ni físico ni carisma: lo que vas a necesitar es prepararte para todo tipo de obstáculos que pondrán a prueba tu serenidad mental.

«Te va a pasar de todo y vas a querer estar psicológicamente listo para ello. Por ejemplo, al principio debido a mi trabajo de aquel entonces no podía dedicar tiempo para estar al día de la moda. Me rallaba si no estaba lista para la temporada siguiente. ¿Es un problema? Sí, claro. Pero si está fuera de tu alcance, mejor olvídate y céntrate en disfrutar del presente».

Regla n.º 7: No intentes gustar a todo el mundo

«Te van a criticar hagas lo que hagas«, advierte esta instagramer especializada en moda, deportes y viajes. Un seguidor que ayer te adoraba puede que hoy te deje de seguir por motivos que nada tienen que ver contigo.

«Aprende a diferenciar de aquellas críticas que te ayudarán a mejorar de otras que sean gratuitas o arbitrarias. Y, hagas lo que hagas: sé tú mismo. No gustarás a todo el mundo, pero es que ese no es el objetivo».

Daniel Cáceres
LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: