«Empieza pronto, empieza fuerte, empieza ganando»: así es como debes comenzar tu día, según un experto en productividad

Si quieres mejorar tu productividad en el trabajo, uno de los pilares fundamentales es la planificación de tareas, pero también lo es saber de qué forma deberías empezar tu día.

No es lo mismo llegar tarde a tu puesto de trabajo que ser el primero en ponerte manos a la obra, al igual que no es lo mismo empezar por la tarea más importante del día que por otra sin mucho valor.

Por eso, Berto Pena, fundador de ThinkWasabi y autor del libro Gestiona mejor tu vida, tiene las claves para ayudar a profesionales a trabajar mejor, con menos estrés y más productividad.

Según él, existe un refrán muy potente que lleva más de 15 años practicando, que podrías aplicar a tu día a día y que te resultará muy útil.

«Uno de los jefes que tuve a lo largo de la carrera me enseñó algo fundamental para un profesional que quiere dar el máximo, pero con cabeza», anticipa Berto Pena. «Empieza pronto, empieza fuerte, empieza ganando».



Pero, ¿qué significan exactamente estas palabras?

En primer lugar, empieza pronto, es decir, ponte manos a la obra antes que el resto de tus compañeros. Da igual que sean 20 minutos antes, una hora o incluso más; lo importante es tener ventaja.

Así tendrás más posibilidades de empezar por donde te interese, sin estresarte con problemas y circunstancias que surgen a diario en las empresas. Es una forma más relajada de comenzar el día.

En segundo lugar, empieza fuerte. ¿Por qué? Porque así no perderás el tiempo. Evita los rodeos y comienza a trabajar con las ideas claras gracias a una planificación previa fijada el día anterior.

Empezar tu jornada laboral o de estudio improvisando haciendo tareas aleatoriamente provocará que malgastes las horas, sin tener claro lo que vas a hacer, lo que no tienes que hacer y por dónde empezar.

Por último, empieza ganando. Olvídate de distracciones y de comenzar con tareas irrelevantes, ve a por la más importante del día, la tarea de más impacto y la que más resultados te dé.

Por ejemplo, mirar el correo es una de esas ocupaciones que pueden esperar. Céntrate en lo que más te urge, aquello de mayor prioridad para que así, cuando termines, puedas leer el correo con la satisfacción de haber cumplido tus objetivos primero.

Si empiezas a poner en práctica todos estos consejos, tu manera de trabajar no tardará en notar los beneficios.

Yaiza García García

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: