Principales errores que cometes al sentarte frente al ordenador

A la hora de sentarte frente al ordenador para trabajar, cometes errores posturales y costumbres nocivas que pueden dañar tu salud a largo plazo y mermar tu bienestar. Te explicamos cuáles son.

Si trabajas ocho horas al día delante de un dispositivo digital como el ordenador, debes ser especialmente cuidadoso con tu postura corporal. Las evidencias de que nuestra salud puede resultar afectada se multiplican, por lo que repasamos algunos de los fallos más comunes para que puedas corregir tu postura.
  • Inclinarte hacia delante: Mientras que si adoptas una posición demasiado erguida puedes ejercer una presión innecesaria sobre la columna vertebral, encorvarse provoca efectos peores para la salud. Según este estudio realizado por BioMed Research International, uno de los efectos del encorvamiento es la reducción de la capacidad pulmonar, disminuyendo la cantidad de oxígeno que llega a los tejidos y órganos del cuerpo, como el cerebro. Verifica tu postura regularmente y fortalece tu core realizando ejercicio de forma regular, además de trabajar ejercicios de respiración para tu capacidad pulmonar.
  • Ajustar mal la silla de oficina: La forma correcta de ajustar la altura de la silla es que los antebrazos estén a la misma altura que su escritorio con los codos formando un ángulo abierto de 90-100 grado. En esta posición, los hombros están relajados y es mucho más fácil para la muñeca asumir una posición neutral al escribir. Si ajustas el asiento correctamente y tus pies terminan colgando en el aire, debes buscar un reposapiés para sostenerlos, de modo que descansen planos sobre esta plataforma mientras tus rodillas forman un ángulo de 90 grados. Otra alternativa es buscar un escritorio ergonómico que sea ajustable en altura para bajar o aumentar todo su espacio de trabajo al nivel óptimo.


  • Escribir con un ángulo positivo del teclado: La mayor parte de teclados convencionales tienen desde la década de los ochenta dos pies en un extremo para apuntalarlos y facilitar el acceso a las teclas. Pero hay estudios que dicen que esta posición obliga a tus muñecas a una posición de escritura no natural donde están en ángulo hacia atrás. Esto se llama extensión de la muñeca, y con el tiempo puede causar daño a los nervios. Una solución es aumentar la altura de la silla hasta que las muñecas estén completamente rectas o ligeramente inclinadas hacia abajo, o instalar una bandeja de teclado para crear una inclinación negativa cuando escribes. Así tus hombros y antebrazos se encontrarán en una posición más relajada y tus muñecas, neutrales. 
  • Configurar el monitor demasiado alto o demasiado bajo: Muchas veces prestamos atención a la posición de los teclados y ratones, pero nos olvidanos del monitor. Si está muy arriba, te verás obligado a inclinar automáticamente la cabeza hacia atrás, mientras que si está demasiado bajo deberás inclinar el cuello hacia la parte de delante. Siempre debe colocarse de manera que la parte superior de la pantalla esté a la altura de los ojos o ligeramente por debajo de ella. No deberías tener que torcer ni el cuello ni el cuerpo al mirar a la misma. La distancia razonable también es importante para evitar la fatiga visual: un brazo de distancia es lo correcto.
  • Bonus track: no sostengas el teléfono con las manos o los hombros: Si inclinas el cuello para sostener el smartphone forzarás las cervicales y los músculos faciales, pudiendo desarrollar dolor crónico. La solución es usar cascos inalámbricos: un estudio halló que reducen la tensión muscular hasta en un 41%. Son convenientes y liberan ambas manos, permitiéndote escribir y realizar otras tareas.

Fuente | Ergonomic Trends

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: