Así vive y gasta Dulceida, una pionera entre las ‘influencers’ que se convirtió en empresaria de éxito

Es imposible que no te suene su nombre.

Dulceida es, probablamente, una de las personas más conocidas entre los jóvenes de la Generación Z (1994 a 2010) en adelante. De hecho, ellos son el grueso de los casi 3 millones de seguidores con los que cuenta en Instagram y los 2 millones de suscriptores en Youtube.

Aida Domenech, el nombre que se esconde detrás del pseudónimo, nació en Badalona en 1989 y, a sus 31 años, cuenta con el honor de haber sido una de las primeras influencers españolas.

La catalana explica en las múltiples entrevistas que ha concedido que su pasión por la moda viene desde que era muy pequeña y que esta fue la que la empujó a abrir un blog en 2009 bajo el nombre por el cual se la conoce hoy en día.

Gracias a este espacio, Domenech pudo convertir su hobby en su trabajo y, con los años, empezó a compaginarlo con un canal en Youtube. Allí siguió hablando sobre estilo y añadió otras temáticas como viajes o retos.

De los vídeos pasó a Instagram, la red social donde muestra su vida diaria y que terminó por consagrar su éxito.



Esta red social le permitió establecer contactos con diferentes marcas a nivel mundial —como Dior o Primark— que se tradujeron en colaboraciones remuneradas, una de las principales fuentes de ingresos de la influencer.

Según algunos mediossu tarifa podría rondar los 6.000 euros por post, aunque otros la elevan hasta los 8.000 euros. Ella nunca ha querido hablar de estas cifras, pero ha afirmado que no es millonaria y que la gente se sorprendería si viese su cuenta porque ha desembolsado mucho capital en su empresa.

Y es que Dulceida no es solo bloguera, yotuber o instagramer, también es una empresaria de éxito. 

Domenech es administradora única de Dulce Week End SL, una empresa constituida en junio de 2016 dedicada a las actividades recreativas y de entretenimiento, bajo la que gestiona 3 de sus pilares, tal y como apunta Vanitatis.

En concreto, la componen: DulceidaShop, una tienda de ropa online; Dulceweekend, un festival de moda y música celebrado en Barcelona; e In Management, una agencia de representación con la que gestiona su actividad publicitaria, así como la de otros influencers.

Sin embargo, esto no es lo único en lo que se ha enfocado la empresaria, que acaba de fundar sus propios premios junto a una de las promotoras más relevantes y ha participado en series o programas de televisión. Así es la vida de Dulceida: 

Consolidó su fama en Instagram, donde su perfil suma casi 3 millones de seguidores (a los que se refiere como «preciosos y preciosas»), sigue a más de 950 personas y cuenta con cerca de 8.500 publicaciones.

Según asegura ella misma, el 80% de su contenido en esta red social no es remunerado. Hay medios que afirman que cobra hasta 8.000 euros por post.

Los viajes son una de las pasiones de la empresaria, cuyas fotos protagonizan tanto su perfil de Instagram como los vídeos de Youtube, con destinos como Maldivas, Hawaii o Cancún.

Una noche en uno de los hoteles donde se alojó en Maldivas supera los 400 euros, aunque, en este caso, su estancia fue fruto de una colaboración con Passporter y Turismo de Maldivas.

Y un barco similar al que alquiló su agencia de representación durante este verano se cifra en 2.100 euros por día durante la temporada alta.

La influencer es embajadora o colabora de forma habitual con multitud marcas a nivel mundial, tanto de moda (como Dior o Tezenis), de joyas (Tous o Cluse), de alimentación (Coca-Cola o Codorniu) o de belleza (GHD o Cacharel).

De estas colaboraciones han surgido colecciones bajo su nombre, como una línea de maquillaje junto a Sephora, joyas al lado de María Pascual, varios tipos de zapatos dentro de Krack o ropa con Primark.

La paleta de sombras con su nombre cuesta 32,99 euros; un par de pendientes 49 euros; los zapatos de su última colección rondan los 50 euros y un mono de lentejuelas de su serie junto a la cadena de ropa irlandesa se cifra en 30 euros.

Incluso diseñó su propia hamburguesa junto a la cadena californiana Carl’s Jr, que salió a la venta por cerca de 11 euros.

Además, cuenta con 2 perfumes, Mucho amor by Dulceida (antes 29,95 euros, ahora 12,95 euros) y You&Me (32 euros, ahora 9,95 euros)un libro (18,95 euros) y su propia aplicación.

Dulceida ha sido distinguida con diferentes reconocimientos como el Best Style Fashion Blog en la Berlin Fashion Week en 2014 o el Self-made Woman otorgado por Cosmopolitan en 2019.

Hace unos días, Domenech anunciaba que se tomará un descanso de Instagram después de un año donde ha sufrido varios golpes en su vida privada. Según explicaba en un post, espera volver en septiembre.

Más allá de las redes sociales es administradora única de Dulce Week End SL, una empresa constituida en junio de 2016 dedicada a las actividades recreativas y de entretenimiento bajo la que gestiona los 3 pilares sobre los que ha asentado su éxito.

El primero de ellos es DulceidaShop, una tienda de ropa online con todo tipo de prendas que siguen el estilo de la catalana. No obstante, el Instagram propio de la marca lleva sin publicar nada relacionado con nuevas prendas desde hace casi un año y su web no funciona.

Las prendas que vendía la influencer en la web que lleva su nombre van desde los 22,95 euros por un vestido hasta los 49,99 euros por un bikini o los 19,99 euros por una camiseta.

El segundo pilar es Dulceweekend, un festival de moda y música que ha celebrado varias ediciones en Barcelona con artistas como Carlos Sadness o La Pegatina, así como marcas del nivel de Levi’s o Adidas.

Algunos medios apuntan que cada marca debe pagar 5.000 euros para poner su stand en el festival y, dado que hubo alrededor de 30 en una de las últimas ediciones, cifran en 150.000 euros los ingresos que obtiene por este medio, a los que se suman otros como los provenientes de los foodtrucks

… o las entradas vendidas, que van desde los 14 euros por un día (o el abono de 20 euros para los 2 que dura el evento). En 2018 se esperaban alrededor de 12.000 personas, lo que se traduciría en más de 200.000 euros.

De ellos habría que deducir los gastos, tanto de las actuaciones como de la asistencia de multitud de influencers amigos de la de Badalona, como Laura Escanes o Los Javis.

Por último, se encuentra In Management Agency, «la joya de la corona», la agencia de representación de Aida Domènech a través de la cual gestiona su actividad publicitaria, así como la de otros influencers, entre los que se encuentran su hermano, Alex Domenech, o su mujer, Alba Paul.

Su madre, Anna Pascual, ejerce de apoderada y es uno de los pilares fundamentales, tanto de la vida como del negocio de la empresaria.

Dulceida también ha dado el salto a la televisión, visitando el plató de programas como El Hormiguero, siendo una de las primeras influencers en hacerlo, Zapeando o Chester, entre otros.

De hecho, hasta tuvo su propio espacio, Quiero Ser, presentado por Sara Carbonero, donde ocupaba el rol de jurado junto a Madame de Rosa y Cristo Báñez.

La influencer también ha participado como actriz en El Internado: Las cumbres (Amazon Prime) con un pequeño cameo, así como en Paquita Salas, haciendo de sí misma…

…y ha estado presente en citas importantes como en las últimas ediciones de los Premios Goya o en Los 40 Music Awards.

Recientemente, ha anunciado la creación de los Premios Ídolo junto a The Music Republic, la promotora que gestiona festivales tan relevantes como el Arenal Sound, con los que quiere reconocer la labor de los creadores digitales. Tendrán lugar el 26 de enero de 2022 en Madrid.

Aunque nunca ha revelado a cuánto asciende su patrimonio, sí que ha precisado que no es millonaria y que la gente se sorprendería si supiese cuánto tiene en la cuenta: «Tengo una empresa en la que he invertido muchísimo».

 

Sandra Viñas

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: