Cómo escribir una ficha de producto

Uno de los trabajos que te puede tocar hacer como copywriter es escribir las fichas de producto de un ecommerce.

Lo que hace la mayoría de la gente es copiar y pegar las características del proveedor, quizá cambiando algunas palabras, eso sí.

Cuando tienes por delante decenas de fichas que escribir parece la mejor opción, desde luego.

O al menos la más rápida.

Pero, desde luego, no es la más conveniente.

Te cuento la mejor forma de escribir una ficha de producto



Por qué es importante trabajar las fichas de producto

Lo primero que te voy a explicar es por qué es una mala idea limitarte a copiar la información original y modificarla un poco.

Si el usuario llega a este ecommerce y lee tu ficha de producto se va a quedar igual.

Es decir, le va a dar lo mismo comprarte ese producto a ti que a las otras diez webs que también lo venden y muestran exactamente la misma información que tú.

Supongo que empiezas a ver dónde está el problema aquí…

Y, además de esto, a nivel SEO te aseguro que copiar y pegar tampoco va a traer ningún beneficio al ecommerce.

Si quieres vender, tienes que diferenciarte de lo que hacen tus competidores.

Esto es lo que vas a lograr si creas una buena ficha de producto:

  • Aumentar las ventas en el ecommerce
  • Conectar con los clientes a través de las emociones, y las emociones venden, solo tienes que mirar a las grandes marcas…
  • Conseguir más confianza y engagement

Por eso, merece la pena dedicar un tiempo a escribir las fichas de producto.

No creas que el usuario va a llegar al ecommerce directamente a comprar.

A veces, la mayoría de las veces, tiene dudas o no está seguro.

Y ahí es donde entras tú.

Pasos imprescindibles para escribir tu ficha de producto

Ya me conoces: no te voy a dar ninguna plantilla para escribir una ficha de producto.

Aunque una plantilla te puede facilitar las cosas, nunca te va a ayudar a aprender acerca de copywriting y persuasión.

Y mi intención es que aprendas 🙂

Por eso prefiero darte algunos consejos que te ayudarán a tener una base antes de enfrentarte a una ficha de producto.

Piensa en tu buyer persona

Ya deberías saber que localizar a tu buyer persona es el primer paso ante cualquier acción de copywriting.

Tienes que saber a quién hay que vender el producto para poder dirigirte a esa persona de la forma adecuada.

Es decir, en la ficha tendrás que usar un estilo personal y directo, como si tuvieras a esa persona frente a ti.

Recuerda siempre que el tono de la ficha de producto tiene que adecuarse también al tono de la marca.

Por ejemplo, si en la web se habla al cliente de usted, deberías hacer lo mismo en la ficha de producto.

Responde dudas y objeciones potenciales

La ficha de producto es el lugar donde el cliente acude no solo para obtener más información sino para resolver dudas y las objeciones que tengan en su cabeza.

Si estás vendiendo un champú explica para qué tipo de cabello es y cuántas veces a la semana se puede usar y sobre todo cómo te quedará el pelo, suave, sedoso, sin enredos y con olor a flores. Evoca emociones, sensaciones…

Si se trata de una camisa de mujer puedes hablar de la textura, de cómo se combina con otras prendas o sugerir ocasiones en la que llevarla. Pero sobre todo pon si realza la cintura, si es ideal para llevarla a la oficina o para salir por la noche… Que no tenga dudas y se imagine cómo le va a quedar esa camisa a ella.

Añade testimonios de clientes

Las reseñas tienen un gran poder a la hora de la venta.

Estoy segura de que has recurrido más de una vez a las reseñas de Google antes de ir a un restaurante o a las de Amazon antes de comprar un producto.

Por eso es importante incluirlas en la ficha de producto, en especial cuando habla de experiencias personales con las que el usuario se puede sentir identificado.

La prueba social, en muchas ocasiones, es el resorte que activa la venta.

Incluye la llamada a la acción

¿Te parece lógico incluir un CTA de venta visible en la ficha de producto?

¿Sí? Pues aún así te sorprendería la cantidad de veces que da la sensación de que se le quieren poner difíciles las cosas al usuario.

Una vez que has trabajado en un copy persuasivo para diferenciarte de los demás y has conseguido que el cliente decida comprar, tienes que ponérselo fácil.

Por eso no olvides poner un botón vistoso y una última frase determinante para que el usuario haga ese click de compra que has estado buscando.

Explica por qué vendes ese producto

Cuéntale al usuario por qué crees que ese producto es lo bastante bueno como para ofrecerlo en tu ecommerce.

No, no des por hecho que el usuario va a pensar que si lo vendes es porque es bueno.

Explícaselo.

Dile qué beneficios tiene ese producto que hace que prefieras venderlo antes que otros.

Dile qué es lo que más te gusta del producto.

Pasa de ser tan solo el vendedor a alguien que ha probado el producto y lo recomienda.

Si realmente lo has probado, lo tendrás muy fácil.

En caso contrario, investiga el producto a conciencia para poder hablarle al usuario como si lo tuvieras entre las manos.

Conclusión: hay mucho que mejorar en las fichas de producto

A lo largo de mi carrera he escrito muchas fichas de producto.

No te haces a la idea de cuántas.

Y eso me ha hecho ver que todavía hay un camino muy largo que recorrer al respecto en los ecommerce de nuestro país.

Solo tienes que darte una vuelta por algunas tiendas online para darte cuenta de que las descripciones de sus productos son eso: meras descripciones, listas de características que no puedes leer del todo sin bostezar.

Ahí hay todo un mercado que puedes explotar.

Si eres copywriter, tienes muchas oportunidades para encontrar clientes.

Si tienes un ecommerce, tienes mucho margen para diferenciarte de tus competidores y superarlos.

Vía: Aprende a Vender

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: