He estado en 79 países viajando a la vez que trabajo: los secretos de vivir como nómada digital

Dejé mi trabajo como diseñadora gráfica para una agencia de publicidad en Londres en 2018 para perseguir mi pasión por viajar.

Estaba en Sri Lanka cuando se produjo la pandemia, lo que hizo que mi objetivo de visitar 100 países antes de cumplir los 30 fuera un poco más difícil.

Reduje mi carga de trabajo para intentar alcanzar mi objetivo. Aunque la pandemia dificultó los viajes internacionales, pude seguir por carretera tras camperizar una furgoneta.

Vivir en una caravana

En cuanto las restricciones de la pandemia empezaron a remitir, me fui al Kurdistán iraquí, a Turquía y a Jordania.

Viajar me da libertad y ser nómada digital significa adaptar tu entorno a tu medida. Si el clima más cálido ya no me gusta, me mudo. Si un grupo de personas ya no me hace feliz, me traslado.

Lo más difícil de ser nómada es la falta de rutina. El entorno cambia constantemente, al igual que la gente, el clima, la cocina y nuestras condiciones de vida.

Eso significa que los nómadas deben tener mucha disciplina si quieren mantener algún tipo de rutina para comer, dormir o hacer ejercicio. De lo contrario, pueden cansarse fácilmente. Pueden parecer unas grandes vacaciones, pero viajar constantemente puede ser agotador.


[wp-rss-aggregator]


Encontrar el trabajo y el equilibrio adecuado

Hay muchas plataformas de trabajo por cuenta propia online, como Upwork y Fiverr. También he comprobado que el networking online y en los puntos de encuentro de los nómadas digitales también es beneficioso y es mucho más fácil desde la pandemia.

Además, no estoy limitada a trabajar en una zona concreta, por lo que hay muchas zonas horarias, industrias y culturas entre las que elegir.

Sin embargo, antes me resultaba difícil establecer una línea divisoria entre el trabajo y los viajes, sobre todo cuando mi horario era flexible. Quizás también sentía que debía hacer más trabajo y, por tanto, ganar más. Ahora, me aseguro de que solo viajo a algunos lugares por vacaciones y no a trabajar también.

Antes de la pandemia, me parecía que entre 15 y 20 horas a la semana era un buen equilibrio entre trabajar y viajar, y además me proporcionaba suficientes ingresos. Durante la pandemia, esto subió a unas 40 horas, ya que no estaba en movimiento.

He estado en la mayoría de los países europeos con mi familia cuando era más joven. Mi furgoneta me espera en casa para cuando vuelva a Escocia. Me encanta la zona de Highlands y las islas escocesas, y vuelvo cada año. Intento volver a casa en verano para poder estar en la furgoneta unas semanas, o incluso meses.

He visitado 79 países y mi objetivo sigue siendo visitar 100 antes de cumplir los 30 años. Mi objetivo final no es ese «felices para siempre». Más bien quiero disfrutar de las aventuras del camino. Eso no significa que tenga que sentar nunca la cabeza, pero puede que lo haga algún día. Ahora mismo, no me imagino viviendo de otra manera.

Sam Tabahriti
LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *