Mi historia en Internet como redactor SEO: cómo pasé de cobrar 1€ el post a vivir de escribir

No todos los comienzos son fáciles: en este post vengo a contarte la que para mí fue la forma más rápida de empezar a ganar dinero por Internet en mis inicios y cómo empecé a hacer poco a poco de eso un negocio.

«¡La gente pagaba por lo que yo escribía!» 😱 Aunque ahora suene como algo normal, creo que en ese momento para mí supuso mi primer gran «crush» mental, de los muchos que vendrían al ir adentrándome en el mundo del SEO.

Hoy vengo a contártelo.

¡Hola a todos y a todas! Dean Romero de nuevo por aquí. SEOs nicheros que pasáis por aquí habitualmente, consultores SEO, redactores o algún que otro copy despistado.

Inicio con este post una serie de contenidos que para mí son muy especiales, porque van a concluir en el lanzamiento de un infoproducto nuevo de la gama «Dispara» (como ya hice en su momento con Dispara Tus Visitas) y quiero hacer partícipe al lector de este proceso en tiempo real.

Voy a retomar la publicación activa en Blogger3cero y a tomar los mandos de la nave de nuevo.

 

He cometido muchos errores (y algunos aciertos) en lo que va de año y uno de ellos ha sido dispersar el foco.

Lo estoy solucionando de forma radical.

He salido de algunas empresas que había creado, estoy dejando de lado varios proyectos y me voy a volver a mis orígenesBlogger3cero y ahora también la comunidad de SEOWarriors.

 

Y hablar precisamente de mis orígenes en Internet me conecta con esto mismo de lo que hoy te vengo a hablar: yo empecé en el mundo digital  siendo redactor SEO y es uno de los artes que más he cultivado desde que trabajo en Internet .

Por tanto, este post (y esta serie de post que inicia) te interesa si:

  1. Estás comenzando y quieres empezar a generar ingresos por Internet
  2. Eres redactor SEO, ya generas algo y quieres ganar más
  3. Eres copywriter y quieres añadir valor a tu trabajo mediante el SEO
  4. Simplemente eres SEO y quieres aprender un poco más sobre el mundo de la redacción

Comenzamos.

La forma más rápida (en el mundo SEO) de generar ingresos por Internet

Atravesamos un momento dentro de la historia donde Internet cobra cada vez más fuerza a todos los niveles.

 

Desde empresas que deben convertirse forzosamente hacia lo digital, hasta personas que por fuerza o necesidad tratan de entrar al ecosistema digital en el que nosotros llevamos ya años trabajando.

Bajo mi experiencia personal (y esto no tiene por qué extrapolar a todo el mundo) entrar a Internet y esperar ganar mucho dinero no funciona tanto cuando lo haces solo desde la necesidad.

Debe existir una mezcla entre «necesito» + «me gusta hacerlo» + «se me da bien«.

He experimentado esto desde varios ángulos y en varias ocasiones.

Las veces que he ayudado a un familiar «a entrar en Internet para conseguir trabajo» no ha funcionado.

¿Motivo? Pues que solo tenía necesidad, pero ni le gustaba hacerlo ni se le daba especialmente bien.

Estos 3 elementos esenciales no garantizan el éxito de nadie emprendiendo por Internet, pero desde luego aumentan las probabilidades y pueden darse en distintos grados de intensidad.

En mi caso, hace 7 años cuando comencé a ganarme la vida como redactor, ponderaban así:

  1. ¿Lo necesitaba? – había terminado la universidad y ahora tocaba buscar trabajo, pero vivía con mi familia y no lo «necesitaba» como tal para vivir.  Le asigno un 20% .
  2. ¿Me gustaba hacerlo? – desde luego que sí, escribir me gustó desde siempre y aunque al comienzo era lento veía que podía echarle muchas horas.  Le asigno un 90% .
  3. ¿Se me daba bien? – me lanzaba a la redacción con más voluntad que resultados. Mejoré rápido y me salvaba mi «pasión»  y mi «iteración» constante, pero no era especialmente bueno.  Le doy un 60% 

Con esto te quiero decir que no necesitas que las 3 cosas estén al 100% de poder, ni tampoco necesitas ser Shakespeare.

Hay muchas formas de ganarse la vida escribiendo, la redacción SEO es la que tiene menos barrera de entrada al mercado: cualquiera puede empezar y ganar sus primeros euros porque la demanda es enorme, otra cosa es que te mantengas y consigas crecer.

Pero ni siquiera es la única forma.

A día de hoy conozco a personas que se sacan un sueldo mensual escribiendo un email al día.

Un puto email.

¿Cómo? Dominan redacción y copywriting (aquí ya tienes que saber escribir muy bien) y escriben, por ejemplo, una newsletter de pago, algo que cada vez se empieza a ver más en el mercado hispano.

La gente se suscribe a tu newsletter de pago, literalmente «pagan» por recibir tus emails, que además de estar impecablemente escritos deben saber entretener y contar algo de provecho.

Dos buenos ejemplos de esto último podrían ser Álvaro de Gente Invencible o Nudista Investor.

Retomando el motivo inicial de este H2.

Generar ingresos a través de la redacción SEO es rápido. El mercado está hambriento de contenidos.

Pero esto no quiere decir que sea fácil.

Hace unos días he vuelto a vivir este proceso relámpago de ver cómo una persona comienza en Internet a través del ejemplo de mi amiga Vanessa Leiva.

Tan solo le he dicho cómo tiene que dar sus primeros pasos y ya está generando ingresos (pocos, ahora habrá que ver si es capaz de montar y escalar un negocio sobre eso, pero ya ha arrancado).

Su proceso fue el siguiente:

  1. Necesitaba comenzar a ganar algo de dinero para salir de casa y pagarse sus cosas
  2. Le gustaba escribir aunque no tenía la más mínima idea de SEO
  3. Me preguntó cómo podía empezar a aprender, en éste caso le di acceso al curso de Intención de Búsqueda (dentro de SEOWarriors) dado que un redactor lo primero que tiene que hacer es entender la intención de búsqueda
  4. Le dije que se moviera de forma hiperactiva por: Grupos de Telegram de SEO y sitios como Forobeta

Todo este proceso se ha llevado a cabo en 1 mes y en este momento genera algo más de unos 200 euros al mes, que irá creciendo si va haciendo bien su trabajo y se va moviendo (repito, esto está por ver, solo he visto el arranque inicial de esta persona).

¿Es la mejor puerta de entrada a Internet empezar como redactor?

Pues no lo sé, pero desde luego es la más rápida que yo conozco y es por la que yo mismo empecé, aunque de esto último te hablaré más abajo.

En un momento donde ser «funnelicer manager digital» a través de másters de 5.000 euros está de moda, comenzar a trabajar y a generar «algo» sin inversión inicial y solo aportando tu tiempo me parece una puerta de entrada brutal, para todas aquellas personas que no tienen grandes cantidades de dinero para invertir y que tienen un talento guardado y que desconocen, el talento de maravillar mediante la palabra escrita.

 

Mis inicios como redactor: comenzando a picar piedra

Internet es duro y quién te diga lo contrario te miente.

También pienso que Internet no es para todo el mundo.

Hay mucha gente gente haciendo varios miles de euros al mes desde casa y trabajando poco (en lo que a cantidad de horas se refiere), pero previamente han atravesado un largo camino de esfuerzo y, por otro lado, no todo el mundo puede ser como ellos.

Una cosa que siempre cuento con orgullo es que yo empecé desde muy abajo.

Cuando terminé la universidad traté de escribir como redactor para Blogsfarm Networks, por aquel entonces una red de blogs enorme y no tenía ningún interés en cobrar por mis artículos (no digo que esto sea una receta para todo el mundo).

En aquel momento, recién salido al mercado, me estrellé contra la realidad de la Matrix en la que vivimos.

Mi madre me había dicho toda mi vida que estudiara «para ser alguien».

Mi abuela, que fue la persona que me crió desde niño y probablemente la persona que más quiero de este planeta, sacrificó toda su vida para juntar el poco dinero del que disponía y poder pagarme profesores particulares y la universidad.

Las dos pensaban que necesitaba «una carrera» para ganar dinero…

Pero yo en aquel momento, con el título debajo del brazo, no quería dinero, quería experiencia y formar parte de un ecosistema.

Un ecosistema o mundo, llámalo como quieras, nuevo… cuya existencia acababa de conocer: el mundo digital o Internet, donde resultaba que además de haber gente metiéndose en Facebook a cotillear también existía gente ganando mucho dinero.

De una forma instintiva (porque la verdad es que en ese momento no pensé ni razoné nada) supe que el dinero vendría después y solo quería aprender.

Esa energía inicial, mezclada con mucha insistencia llamando a puertas y muchas horas pegado al teclado del ordenador, comenzó poco a poco a dar sus frutos,  pero no en términos de «dinero» sino de «crecimiento» :

Etapa 1: comencé a escribir gratis en BlogsFarm

Aquí importaba mucho más «estar en Internet» (y con estar me refiero a que mi nombre apareciera firmando un post) que ganar dinero. Empecé a publicar mis primeros artículos gratis en un blog que se llamaba «Espacio Coches» (aún existe).

Recuerdo que incluso me imprimía mis artículos en papel y las fotos, en lugar de bajármelas de Internet, las dibujaba a lápiz (varios días para hacer un solo post) y luego entregaba el resultado.

Claro… los admins de esa web flipaban con el pedazo de friki que se trabaja como si fuera un trabajo de fin de grado de bellas Artes cada contenido que hacía… y eso para mí fue un símbolo de la posterior implicación total por mi parte que vendría después.

Etapa 2: comencé a escribir post a 1 euro

Aquí por lo menos empecé a ganar algo. Después de la experiencia en BlogsFarm me veía suficientemente «envalentonado» como para dar el salto a redactor de batalla. Comencé a escribir en otra red de blogs orientada a SEO, Bitacoras.es

Hacía artículos de 500 palabras por 1 euro y a final de mes conseguía escribir suficientes como para ganar un total de unos 90 euros.

Me di de alta de autónomo, ya que hacía poco había entrado en vigor la famosa «cuota de emprendedores» y me quedaba un beneficio de unos 40 euros al mes limpios…

No podía estar más contento. Ya estaba oficialmente en Internet.

Etapa 3: el guest blogging llega a mi vida

Tenia la habilidad de destacar rápido en las redes de blogs para las que trabajaba. ¿Porque era el mejor? No, porque le ponía muchísimas ganas y muchísima proactividad (cualidades necesarias en Internet y en la vida).

Mientras ganaba mis primeros euros como redactor seguía publicando paralelamente en Blogger3cero, el blog donde te encuentras ahora. Eso me fue haciendo poco a poco más visible.

Esa visibilidad aumentó cuando toqué otra tecla (más por azar que por acierto) que fue decisiva en mis primeros pasos como redactor: empezar a publicar como autor invitado en blogs del sector que lo permitían, CursoBloggers.es o Bloguismo de Carlos Bravo.

Mis dedos echaban fuego y mi visibilidad se incrementaba un granito de arena cada día.

Etapa 4: Paso a ser el blogger de Quondos y eso lo cambia todo

Todo el trabajo previo sembrado cual hormiga atareada empezó a dar poco a poco sus frutos. Es otra regla que debes aprender desde hoy de Internet: aquí primero te dejas las pelot*as dando y dando y ya luego (si eso) recibes.

Nace por aquel entonces Quondos.com, la primera comunidad de webmasters privada (membership site). Me apunto, conozco a gente con las mismas inquietudes que yo (ya no estoy solo) y empiezo a colaborar con ellos como redactor oficial de la plataforma.

Cobro unos 16 euros por artículo (sin límite de extensión, lo que me saliese del alma en función del tema) y os prometo que en ese momento me siento más rico que nunca.

No sabía (no tenía ni puta idea…) de lo que estaba por venir.

Etapa 5: el escritor fantasma

Cada vez me sentía más seguro. Es una de las cosas positivas del mundo de la redacción, se va perfeccionando con la práctica de forma exponencial si eres bueno.

El feedback de mis post en Quondos era bueno y eso me hacía sentirme indestructible frente a un texto, comencé a dar mis primeros servicios como «ghost writer» (escribía post para influencers del mundo del marketing que luego firmaban ellos) a 50 euros el artículo.

Llegué a cobrar hasta 70 euros por un post una vez, sentía que ya había tocado techo en el mundo de los contenidos…

Una vez más me volví a equivocar.



Etapa 6: Redactor SEO

A partir de este momento mis conocimientos en SEO comenzaban a ser cada vez mayores, fruto de la interacción con otros webmasters de la comunidad de Quondos y derivado también de mi propia experiencia con mis primeras webs de nicho.

Añado el «skill» SEO y me empiezo a vender como «redactor SEO» o «copy orientado a SEO». Los precios se disparan y la visibilidad aumenta todavía más.

Un día escribí un post en el blog de Quondos que se hizo viral y me llama el CEO de InboundCycle, Pau Valdés, al que estaré siempre agradecido: comienzo a trabajar como SEO manager de contenido en InboundCycle.

Los precios de mis contenidos se multiplican x4.

Etapa 7: llegamos al momento presente

A veces pienso que mi vida habría sido como poco más tranquila si hubiera decidido quedarme ahí. Podría haber generado un buen sueldo mediante mis textos y delegar el trabajo restante al que yo no llegaba y seguir cobrando comisión por ello.

Pero quería más.

Eso nos lleva hasta el momento presente, donde la presencia digital del blog siguió creciendo y a través de él y la comunidad que se generó a su alrededor fui lanzando distintos proyectos, un curso de SEO (DTV), una agencia de redacción de contenidos, un software SEO (DinoRANK) y en el momento presente SEOWarriors.

Enseñé a mis redactores redacción SEO y lo delegué para poder escalar. A día de hoy, estas personas han levantado algunas de mis webs de nicho con decenas de miles de visitas al mes:

Y vamos llegando al final de este post… Te desvelo mis aprendizajes tras pasar por todo este proceso.

Las 5 lecciones que me enseñó el teclado de mi ordenador (y las horas picando textos)

Aquí van:

  1. Las personas quieren el «éxito» de la etapa 7 sin pasar por la 6, por la 5, y por la 4 antes… así no.
  2. Conocer a las personas adecuadas en el orden adecuado es básico para vivir de esto, no solo escribir
  3. Mantener a una audiencia «caliente» durante años como ocurre en Blogger30 es duro. Constancia e Internet son uno
  4. La redacción SEO me abrió las puertas de todo lo que tengo hoy. Empieza trabajando en algo con poca barrera de entrada
  5. Adquirir una habilidad adicional que te diferencie (en mi caso pasar de redactor a redactor SEO) marca la diferencia si te mueves como freelance en el sector servicios

Espero que mi historia te haya motivado lector.

A día de hoy puedo decir con orgullo que vivo de escribir, no solo en webs de nicho, donde ya no escribo yo sino que enseño a otros, también a través de escribir en este mismo blog, que es el motor principal de todo mi negocio.

En el siguiente artículo hablaremos de copy orientado a conversión.

Analizaré la landing de mi curso de SEO Dispara Tus Visitas, que hasta la fecha ha generado… bueno, mejor te lo cuento la semana que viene en el siguiente contenido 😉

Y si eres SEO tampoco te lo pierdas, porque aprender nociones de copy no es otra cosa que saber entender a tu usuario, el factor de ranking que más valora Google en 2020 (y casi 2021 ya).

¡Nos vemos pronto!

Dean.

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: