4 ‘microinfluencers’ explican cómo ganan miles de euros con pocos seguidores y cómo negocian con las marcas

Olivia Shannon

Siempre me ha gustado la fotografía: de pequeña, llevaba mi cámara a todas partes y acababa compartiendo mis fotos en Instagram casi cada 2 días. Mis amigos se burlaban de mí por publicar tan a menudo, pero cuando me di cuenta de que podía convertir mi pasión en una carrera, supe que ser microinfluencer era lo ideal para mí.

Empecé a crear contenido en enero de 2021 y tenía unos 1.000 seguidores en Instagram en ese momento. Desde entonces, he aumentado mi número de seguidores a más de 5.000 y he colaborado con unas 50 marcas, como Amazon Prime student, Vera Bradley, Hallmark, Pinterest, Sephora y Burger King, por nombrar algunas. También tengo más de 13.000 seguidores en TikTok. 

Me he convertido en una creadora de contenido de estilo de vida en Orlando, y la mayoría de mis publicaciones se centran en la moda y la fotografía creativa.

En un mes realmente bueno, puedo ganar unos 2.000 dólares (casi 2.000 euros, ya que el cambio actual se encuentra cerca de la paridad) aunque, de media, suelo ganar entre 1.000 y 1.500 dólares por acuerdos con marcas.

En mi primera colaboración, en enero de 2021, fui embajadora de GoPuff, un servicio de entrega de aperitivos. Lo solicité directamente a través de su página web, y un compañero del instituto que ya era colaborador, me recomendó. Pagaban unos 30 dólares por colaboración, pero yo estaba encantada de que me diesen algo.

A partir de ahí, empecé a contactar con marcas para pedirles colaboraciones. Fue un comienzo difícil: durante un tiempo, ninguna aceptó. Y entonces, en marzo, por fin se puso en contacto conmigo una mujer de la agencia Archrival, una empresa que conecta a las marcas con los jóvenes creadores. Al principio pensé que podría ser una estafa, pero me arriesgué y acabé consiguiendo una colaboración de 5 meses con la empresa de cuidado del cabello rizado Ouidad.

Trabajaba 10 horas a la semana y me pagaban 170 dólares cada semana. Como estoy en la universidad, es el trabajo perfecto para mí por lo fácil que me resulta compaginarlo.

Acabé ganando 10.000 dólares el año pasado, mi primer año como influencer. Mi objetivo para este año es ganar 20.000.

Cuando me pongo en contacto con una marca, suelo enviar un DM a su cuenta de Instagram, presentándome y preguntando por la persona indicada para hablar acerca de una colaboración.

El mensaje es más o menos así:

«Hola, mi nombre es Olivia y soy creadora de contenido (microinfluencer). Resido en Orlando y busco asociarme con marcas que conozco y con las que me siento identificada. Me encantaría trabajar con vosotros. ¿Podrías ponerme en contacto con la persona más adecuada para hablar del tema?»

Una vez que me facilitan un correo electrónico, me vuelvo a presentar e incluyo una pequeña reseña sobre por qué me gusta su empresa. Puede ser por sus increíbles vestidos, o por cómo enfocan cuidado de la piel; estas empresas reciben cientos de mensajes, así que hay que asegurarse de que el tuyo destaque. También suelo preguntar si quieren que les envíe mi kit de prensa. Y en el último párrafo, doy una idea de lo que espero trabajar con ellos.

Si es una empresa de ropa, digo algo como: «Estoy planeando mi contenido de primavera y me encantaría incorporar algunas de vuestras piezas». Si quiero profundizar más, digo: «Me encantaría hacer un divertido look de primavera con vuestros artículos para Instagram».

Finalizo siempre agradeciendo su tiempo y haciéndoles saber que si tienen alguna otra pregunta, no duden en ponerse en contacto conmigo. Siempre recomiendo a los creadores de contenido que tengan una firma de correo electrónico. La mía es mi nombre, seguido de un eslogan (el mío es «rizado, colorido y creativo») y enlaces a todos mis perfiles en las redes sociales (principalmente me gusta en Instagram, pero también estoy activa en TikTok).

No debe darte miedo acercarte en frío a las marcas solo porque no tengas un millón de seguidores. Recuerda que tu contenido es valioso: te sorprendería saber cuántas empresas estarían dispuestas a trabajar contigo. Dicho esto, tampoco digas que sí a cualquier propuesta.

Por muy tentador que sea decir que sí cuando una marca se ofrece a enviarte unos cuantos productos gratis, deberías intentar ceñirte a las colaboraciones remuneradas. Por supuesto, evalúa caso por caso. Si te regalan una bebida, no vale la pena. Ahora bien, si te regalan un vestido de 500 euros, probablemente sí. Te mereces una compensación por el esfuerzo que dedicas a las colaboraciones.

Por otro lado, si prefieres recibir dinero, no tengas miedo de preguntarlo directamente. Puedes decir lo siguiente: «ahora mismo, me estoy centrando en colaboraciones remuneradas. ¿Tenéis presupuesto para esta campaña?». Tan sencillo como eso. Preguntas no cuesta nada.

A veces, los acuerdos empiezan sin remuneración pero acaban convirtiéndose en colaboraciones de pago. Por ejemplo, yo llevo toda la vida usando bolsos de Vera Bradley. Sabía que uno de mis objetivos era trabajar con ellos, así que me puse en contacto a través de un DM de Instagram, que es como consigo la mayoría de mis acuerdos con marcas.

En un principio, me dijeron que no tenían ninguna campaña remunerada por el momento, pero que estaban dispuestos a enviarme algunos artículos sobre los que podría publicar si así lo deseaba. Acepté la oferta con gusto y, unos meses más tarde, volvieron a ponerse en contacto conmigo y me dijeron que podían ofrecerme una colaboración pagada. Pude demostrarles que encajaba muy bien en su marca, y al final valió la pena.

La elección de la tarifa es un tema complicado. Este sector es todavía nuevo, así que no hay una norma establecida. Algunos recomiendan cobrar alrededor del 10% de tus seguidores. Pero en realidad no hay una única opción al respecto.

Depende de cuánto tiempo y esfuerzo creas que te va a llevar la campaña. Si te va a llevar horas grabar y editar el contenido, escribir el texto y publicarlo todo, tienes que considerar cuánto te gustaría cobrar por hora. 15 dólares, por ejemplo, es algo completamente razonable.

*Hay que tener en cuenta que se trata de tarifas de Estados Unidos.

Otro consejo que me gusta dar es incluir siempre tu correo electrónico en tu biografía de TikTok e Instagram. De esta manera, es fácil que las marcas se pongan en contacto contigo.



Uno de mis mayores acuerdos recientes ha sido con Hallmark: me pagaron por crear contenido para su cuenta de TikTok a 500 dólares por vídeo, así que gané 2.000 dólares en total.

Ser microinfluencer tiene muchas ventajas. Muchas marcas no tienen el presupuesto necesario para contratar a grandes influencers, así que se centran en creadores más pequeños y siguen obteniendo contenido de calidad. Nuestras habilidades son las mismas, independientemente de la cantidad de seguidores.

Por desgracia, esta trayectoria profesional tiene muchos altibajos. No hay garantías. Para mí, la presión es menor si se trata de un trabajo secundario, pero es posible hacer carrera con la creación de contenidos si se quiere.

Nyarout Jock 

Empecé a crear contenidos poco después de la pandemia, alrededor de junio de 2020. Tenía mucho tiempo libre, así que decidí empezar a tomarme mi perfil de Instagram más en serio. Cuando comencé, tenía unos 1.000 seguidores, y un mes más tarde había ganado otros 500. Fue ahí cuando la primera marca se puso en contacto conmigo.

Desde entonces, he conseguido acuerdos con más de 35 marcas, como Princess Polly, Ole Hendrikson y Revlon. Ahora tengo unos 6.300 seguidores en Instagram y más de 7.600 en TikTok.

Suelo pasar entre 10 y 15 horas a la semana dedicadas a la creación de contenidos. La mayor parte de ese tiempo lo dedico a hacer y editar fotos, y el resto lo suelo dedicar a publicar, comentar e interactuar con mis seguidores. Soy estudiante, así que es una forma relativamente fácil de ganar un dinero extra. En un mes malo, consigo unos 500 dólares, pero en un mes bueno, puedo ganar hasta 1.500.

Al principio, aceptaba sobre todo colaboraciones en las que me regalaban productos. Mi primera colaboración fue con Sabo Skirt, una marca de moda australiana. Me enviaron algunas cosas y me pidieron que las promocionara en Instagram. Ahora, hago unas 5 colaboraciones al mes e intento limitarme a las remuneradas, que pagan entre 75 y 500 dólares.

Al principio me pongo en contacto con las marcas a través de Instagram, y luego solemos continuar la conversación por correo electrónico.

Por ejemplo, este es el mensaje que envié a Little Burgundy, una marca de zapatos canadiense con la que me asocié:

«Hola. Me llamo Nyarout. Soy influencer de belleza y moda y vivo en Calgary, Alberta. Little Burgundy ha sido un elemento básico en mi estilo a lo largo de los años, y me encantaría crear algún contenido de moda para vosotros. Si estáis abiertos a nuevas colaboraciones en este momento, me encantaría hablar de ello».

Debes intentar dirigirte a marcas que interesen a tus seguidores, y viceversa. En Instagram, puedes comprobar tu engagement y tu insight si tienes una cuenta de creador. La mayoría de los influencers utilizan esta función, y es una gran forma de seguir tu crecimiento, así como analizar a tu audiencia. Yo sé que la mía, por ejemplo, son principalmente mujeres jóvenes de entre 18 y 30 años.

He mejorado mucho negociando desde que empecé. Ahora, mi tarifa es de 500 dólares por publicación en Instagram, y los paquetes de ofertas (publicaciones en stories combinadas) pueden llegar a los 2.000 dólares. 

Mi mejor consejo es que no te eches atrás, que pongas una tarifa y la mantengas. Me he dado cuenta de que yo también soy una marca, así que tengo que ser selectiva con las empresas con las que decido trabajar y el tipo de compensación que estoy dispuesta a aceptar. Si le doy a una marca mi tarifa y la rechaza, le agradezco la oferta y le digo que me encantaría trabajar con ella en el futuro si su presupuesto lo permite. (La mitad de las veces, me responden diciendo que están dispuestos a asumir mi tarifa).

También he elaborado un currículum para influencers. Debes incluir todas tus estadísticas y analíticas de fondo, como seguidores, impresiones y marcas con las que has trabajado. Esto es algo crucial para los pequeños creadores de contenido porque ayuda a pintar una imagen clara de su alcance.

Mi último consejo para cualquiera que intente empezar con la creación de contenidos es que no se centre inmediatamente en conseguir el mayor número de seguidores posible, sino que se concentre en crear una comunidad y en elaborar un tema y un mensaje claros, en lugar de limitarse a intentar hacerse viral. Lo que quieres es que la gente se identifique contigo y con tu marca, y así crearás algo que te ayude a fidelizar.

Lydia Bielfeldt 

Empecé a crear contenidos el verano pasado y conseguí mi primer acuerdo con una marca en julio. Ahora tengo unos 8.600 seguidores en Instagram y unos 14.200 en TikTok.

Hasta el momento, he conseguido más de 50 colaboraciones, la mayoría con marcas de moda, como Addicted, Talentless y Express. Recientemente he alcanzado mi mayor acuerdo hasta la fecha, que es una asociación pagada con Amazon: formé parte del Programa de Influencers de la compañía y obtengo una comisión continua del producto que promociono.

La mayoría de las veces, me pongo en contacto con las marcas a través de un DM de Instagram o correo electrónico, en caso de encontrar una dirección válida. Me presento como creadora de contenidos y explico cuál es mi nicho, en este caso la moda y el estilo de vida.

Suele ser así:

«Hola. Soy una gran admiradora de tu marca por [x razón] y me encantaría tener la oportunidad de usar mi plataforma, en Instagram y/o TikTok, para promocionarla».

Luego, comparto siempre estadísticas sobre mi audiencia, por si quieren saber cómo es mi engagement o qué porcentaje son mujeres. La mayoría de mi audiencia, de hecho, son mujeres de Estados Unidos, de entre 18 y 24 años. Así que, definitivamente, me dirijo al público femenino centrado en la moda.

Si las marcas aceptan la oferta, te dirán cuáles son sus expectativas desde el principio, ya sea una publicación, unas cuantas stories o etiquetas o hashtags específicos que me exigirán que utilice.

Cuando empecé, mi mentalidad en todo momento fue la de darme valor como creadora hasta conseguir una colaboración. Al ponerme en contacto con las marcas decía: «Soy una microinfluencer de 20 años», y ni siquiera sentía que pudiera darme ese título todavía. Pero me sorprendió mucho lo dispuestas que estaban las empresas a trabajar conmigo aún teniendo un perfil tan pequeño. Todavía me sorprende, por ejemplo, que una marca me envíe una chaqueta de 350 dólares por una única publicación.

Ahora mismo, suelo ganar unos cientos de dólares en un mes medio, pero en un mes bueno, puedo ganar entre 600 y 800. 

Mi tarifa actual es de 200 dólares por una publicación de Instagram y 300 por una de TikTok. Si una marca no quiere igualar mi tarifa, suelo responder con algo así: «Agradezco su interés, pero lamentablemente no puedo aceptar su oferta en este momento debido a un alto volumen de solicitudes de colaboración pagada en este momento. Si su presupuesto lo permite, me encantaría trabajar juntos en el futuro».

Sin embargo, como todavía soy relativamente nueva en esto, a veces estoy dispuesta a trabajar con ciertas marcas que ofrecen compensarme con una tarjeta de regalo o productos gratuitos, normalmente valorados en unos 200 dólares. Una de mis colaboraciones más interesantes, por ejemplo, fue con la línea de ropa de Kim Kardashian, Skims.

Nunca debes avergonzarte por llamar a algunas puertas. No importa si dicen que no. Incluso si no consigues ofertas al principio, céntrate en publicar de forma constante y en etiquetar a las marcas: si les gusta tu contenido, puede que quieran volver a publicarlo o ponerse en contacto contigo para trabajar.

Actualmente, no tengo que contactar tanto con las marcas, ya que ellas han empezado a contactar conmigo, así que suelo recibir unas 3 ofertas al día. Mi tarifa también ha subido a 300 dólares por una publicación en TikTok y a 200 por una en Instagram.

Este año, espero duplicar mi número de seguidores y planeo aumentar gradualmente el nivel de las ofertas de las marcas; quiero dejar de lado las colaboraciones regaladas y obtener más ingresos de la creación de contenido. Y aunque me voy a graduar este año, me gustaría seguir siendo microinfluencer, incluso aunque encuentre otro trabajo a jornada completa.

Sophia Krzyzanowski

Empecé como influencer en abril de 2021. Siempre me ha gustado la moda, y la idea de que las marcas de ropa me enviaran artículos gratis, o incluso que me pagaran por llevarlos, me parecía un sueño. Además, soy estudiante, y la creación de contenido ha sido siempre algo divertido y constante con lo que generar ingresos extra.

Actualmente tengo unos 3.300 seguidores en Instagram, y casi 3.500 en TikTok. Me inicié como influencer probando diferentes programas de embajadores de marcas. En aquel momento no tenía muchos seguidores (unos 1.500), así que mi estrategia consistía sobre todo en llegar a las marcas y aceptar colaboraciones no remuneradas para dar a conocer mi nombre. No conseguí mi primera colaboración pagada en especies hasta agosto de 2021, y la primera remunerada llegó un mes después. Sobre todo al principio, publicar de forma constante es la clave.

He trabajado con marcas como Edikted, Elf y Qdoba, pero una de mis colaboraciones favoritas fue con Juicy Couture.

Me puse en contacto con ellos el verano pasado a través de un DM de Instagram, presentándome y explicando por qué quería trabajar con ellos. Este es el mensaje de presentación que envío a la mayoría de las marcas:

«Hola, me llamo Sophia Krzyzanowski. Soy bloguera de moda y belleza y vivo en Omaha, Nebraska. Hace poco conocí vuestra marca y me encanta. Sé que podría usar muchas de vuestras prendas en mi perfil. Me encantaría colaborar y publicar vuestros productos para que los vean mis seguidores. Sé que les encantaría. ¿Cuál es el mejor correo electrónico para hablar sobre esto? Si el DM funciona mejor, por favor házmelo saber».

Unos meses más tarde, se pusieron en contacto conmigo y establecimos una colaboración.

Ninguna marca es demasiado grande. Siempre vale la pena hacer el intento. El no, ya lo tienes.

Suelo intentar contactar con unas 10 o 25 marcas a la semana, dependiendo de lo ocupada que esté con los estudios; normalmente me piden una story y una publicación, pero lo máximo que me han pedido son 5 historias de Instagram para una campaña.

Mis tarifas son actualmente de 150 dólares por una publicación en Instagram, 50 por una historia de Instagram y 100 por un TikTok. He utilizado una página web muy útil llamada Inspire que genera automáticamente cuánto deberías ganar en función de tu número de seguidores y otros factores. En un mes medio, puedo ganar entre 500 y 1.000 dólares.

Normalmente no envío mis tarifas en mi mensaje inicial, sino que espero a incluir esa información por correo electrónico. La mayoría de las veces, cuando una marca dice que no a mi tarifa, decido trabajo con ella. Dedico tiempo de mi día a crear contenido para ellos y necesito que me compensen por mi trabajo. Pero si se trata de una gran marca que me encanta, a veces estoy dispuesta a negociar.

Idealmente, me gustaría seguir siendo influencer el resto de mi vida, y pienso convertirlo en mi principal fuente de ingresos en el futuro. Me encanta la moda, me encanta la ropa y me encanta el aspecto creativo del trabajo.

Es fácil avergonzarse cuando se empieza, pero mi mayor consejo es que no te importe lo que piense nadie. Empieza ahora porque pronto podrás ganar 6 cifras o incluso más con la creación de contenido. Al fin y al cabo, eres tú quien cobra por hacer lo que te gusta.

Dorothy Cucci
LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.