¿Cómo poner precio a tus cursos online?

¿Cómo calculo el precio de mis cursos?

La síntesis de un modelo de negocio es: “crear, entregar y recibir valor”.

Si piensas en grande y entregas  el máximo valor que puedes a tus clientes,  ellos te corresponderán con su gratitud y buenos ingresos.

Tu responsabilidad es crear una estrategia de ingresos que maximice tus beneficios y que compense tu trabajo, tiempo y esfuerzo.

¿Por dónde empezar?

Hay una pregunta que debes hacerte: ¿Para qué trabajo como creador de cursos?, ¿para  seguir esclavo del tiempo?  ¿Merece la pena?

Para responder a esa pregunta, lo primero que debes hacer es sacar la calculadora  y hacer una estimación de los cursos que puedes vender, a qué precio y el total de ingresos que podrías conseguir de tus clientes, para ver si  merece la pena.

Bueno, también te lo puedes plantear como un hobby, pero eso es otra historia.

Empieza por calcular el coste de tu tiempo y de lo que haces: si vendes cursos debes dar un valor a  lo que te cuesta hacer esos cursos, porque ese valor de coste es el precio mínimo al que tienes que vender a tus clientes para no perder ni el tiempo ni dinero.

Aplica un criterio para calcular el coste de los cursos que vendes.

  • Haz una estimación del nº de cursos que puedes vender ( es complicado, pero aplica algún criterio, y fíjalo como objetivo)
  • Calcula las horas que vas a dedicar en hacer el curso (supongamos 80 horas)
  • Calcula el coste de tu hora (por ejemplo 30 €)
  • Multiplica la estimación de horas anterior, por el coste de tu hora.
  • Haz una previsión de los gastos asociados a la realización del curso.

Con estos datos ya puedes calcular el precio al que debes intentar vender tus cursos:

VENTAS (estimadas) 100 Uds.
Coste de tus  horas 80 h x 30 € /h = 2.400
Gastos asociados al curso = 600
TOTAL COSTE DEL CURSO = 3.000
VALOR POR UNIDAD 3.000€ / 100 Uds. = 30 € / Ud.

Precio de Venta mínimo  = 30 €, precio mínimo de venta al que debes vender para no perder dinero ni tiempo.

Si consigues vender lo que has previsto, cubres los gastos y cobras 2.400 € por tu tiempo (y conocimiento).

Asume el riesgo de vender menos y tendrás una pérdida,  o puedes vendar más y tendrás un beneficio extra. ¡Así son los negocios!

Este es un esquema sencillo para calcular el coste de tus cursos, que tiene en cuenta los elementos esenciales. Debes adaptar y desarrollarlo  hasta hacerlo propio y útil para tomar decisiones.

Es una estimación. Procura no liarte con muchos cálculos porque es perder el tiempo. Yo soy partidario de los presupuestos sencillos y ágiles (modificables), para que sean útiles.

Es normal que al principio no consigas los objetivos que te propones. No te preocupes, ¡nos pasa a todos! Eso forma parte del aprendizaje de todo emprendedor. Tendrás que buscar un tema que interese a más gente y aprender a venderlo. ¡Eso es todo!



¿Por qué me pagan los clientes?

Antes de crear una estrategia de precios para maximizar tus beneficios, revisa y  valora algunos  aspectos.

Para entender bien todo el proceso, pregúntate por qué te pagan los clientes: ¿les estoy solucionando un problema, les aporto valor, les facilito el conocimiento, lo hago entretenido…?

¿Qué rango de precios puedes poner a tus productos?

Lo mínimo que  deberías recibir por lo que entregas a tu cliente, es lo que te cuesta producir el curso (es un valor que podemos estimar)

Lo máximo que podrías recibir, es lo que te pagaría tu mejor cliente que percibe un valor extraordinario en tu curso (es un valor indeterminado)

Obtienes más valor cuando el precio se acerca al  máximo que tu cliente ideal está dispuesto a pagar, pero no todos los clientes son ideales… cuando un cliente te dice que algo es caro, es porque no percibe suficiente valor  para que le compense el precio que has puesto.

En ese caso puedes bajar el precio, pero si tu estrategia es dar el máximo de valor a tus clientes, intenta convencerlo de que tu curso es diferente de otros parecidos, para evitar que el cliente pueda comparar sólo por el precio.

Te mueves en un rango “máximo – mínimo”, y puedes decidir el precio que te parece más justo para tus productos, pero no hay ninguna fórmula secreta:

¿Cómo le puedes poner un precio a tu tiempo, creatividad, experiencia?

¿Cómo le puedes poner un precio al valor y cariño que das a tus clientes?

Consejos prácticos para conseguir aumentar  los precios (y maximizar el beneficio)

  • Céntrate en el valor

Muchos creadores de cursos de éxito basan sus precios en el valor que aportan. Transmitir conocimiento del bueno a través de un formato que guste a tu público es lo que te hará destacar en un mercado competitivo.

  • Crea una experiencia única para tus clientes

Muchas personas no buscan sólo cursos estándar para sus necesidades de aprendizaje y estarían dispuestos a pagar más a quién les demuestre que entiende sus problemas y sus aspiraciones.

  • El precio es parte del curso

El precio da información sobre la calidad del curso si no tienes un criterio técnico para elegir. Por eso, analiza tu competencia y colócate en el segmento medio-alto.

Poner un precio barato es un error porque  le estás diciendo al cliente que eres mediocre y tu curso no es muy bueno

Si eres nuevo en esto y estás pensando en crear tu primer curso online, pero antes de dar tus primeros casos quieres resolver algunas dudas, ponte en contacto con nosotros con mucho gusto te ayudaremos.

Deja tu comentario 

Vicente Martínez 

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: