11 infalibles «vitaminas» para lograr que el engagement pegue el estirón en Instagram

El engagement es el codiciado objeto de deseo en Instagram. Y sin embargo, tan preciado engagement es escurridizo como una anguila.

Con un algoritmo cada vez más inteligente haciendo de las suyas en la famosa red social y con cada vez más marcas luchando por la atención de la audiencia en esta plataforma, el engagement en Instagram ha acabado trocándose en un hueso durísimo de roer.

Aun así, hay unos cuantos trucos, los que recoge a continuación Later en su blog, que son de probada eficacia para dar fuelle al engagement en Instagram (y capaces, por ende, de «camelarse» al algoritmo de la filial de Facebook):

1. Crear contenido digno de ser guardado

Desde que Instagram decidiera hace algunos meses comenzar a ocultar los likes en los posts en todo el mundo, los comentarios y los contenidos guardados por el usuario son más importantes que nunca desde el punto de vista del engagement.

Para que el usuario se digne a posar su dedo sobre el icono «guardar» de Instagram las marcas deben poner a su disposición contenido que éste desee contemplar y leer más tarde.

Los posts que hacen suya la estética de los tradicionales checklists y también los carruseles con el foco puesto en los viajes (que junto con sus elaborados textos son casi «miniguías» turísticas) son ejemplos de contenido digno de ser almacenado por el usuario.

Para que el usuario guarde un post éste debe portar en sus entrañas verdadero valor para la audiencia.

2. Prender la mecha de la conversación con los «stickers» de Stories

Los «stickers» de Instagram Stories, en cuyas profundidades se zambullen cada día 500 millones de personas, son una estupenda manera de animar a los followers a compartir sus opiniones y experiencias con las marcas.

Con el «sticker» de la pregunta las marcas brindan a sus seguidores la oportunidad de conocer mejor sus productos y servicios (y obtienen además fenomenales «insights» sobre su audiencia).

Por su parte, el «sticker» de los tests de respuesta múltiple rezuman entretenimiento en estado puro (y el usuario siente un deseo casi irrefrenable de responder a las preguntas con las que se ve confrontado).

El «sticker» de la cuenta atrás les viene como anillo al dedo a las marcas que deseen realizar un anuncio importante a sus followers (el estreno de nueva colección, por ejemplo).



3. Testear y analizar nuevos tipos de contenido

Algunos de los mejores planes de contenidos en Instagram emergen de la experimentación pura y dura.

Si bien el método de «ensayo y error» puede resultar muy extenuante para las marcas, lo cierto es que la experimentación en un sensacional atajo hacia el éxito en Instagram.

Una buena manera de comenzar a experimentar es probar con nuevos tipos de contenido (memes, citas y contenido generado por el usuario, por ejemplo), publicar en IGTV vídeos de duraciones diferentes (y observar su funcionamiento) y dar una vuelta de tuerca a las Stories (acompañadas de filtros AR, por ejemplo).

4. Añadir al contenido una pizca de diversión

Las publicaciones ribeteadas de sentido del mundo e impregnadas de referencias a la cultura pop son cada vez más comunes entre las marcas que hacen acto de presencia en Instagram.

Quizás contagiadas del espíritu de TikTok, donde el contenido es mucho más informal, las marcas están imbricando el humor y la diversión también en Instagram (de la mano de memes, gifs y filtros AR, por ejemplo).

5. Alentar los «shares» de posts en Instagram Stories

Para que el usuario se avenga a compartir el post de una marca a través de Instagram Stories, el contenido de marras debe estar en sintonía con los gustos y las necesidades de la audiencia.

Las infografías, los datos exclusivos (en torno a los cuales puede haber revoloteando cierta intriga) y los memes son contenidos que hacen muy buenas migas habitualmente con los «shares» (que son además perfectamente cuantificables paras las marcas).

6. Abrirse de par en par de cara a la audiencia

La autenticidad está muy en boga en Instagram y alienta el engagement porque permite a las marcas conectar de manera más humana, sincera y transparente con su audiencia.

Al fin y al cabo, cuando el usuario se siente emocionalmente compelido por un contenido, está también mucho más predispuesto a compartirlo.

7. Escribir textos más largos

En Instagram todo pivota en torno a las imágenes, que deben ser hermosas y de alta calidad para que el usuario tenga a bien clavar en ellas sus pupilas.

Sin embargo, en 2020 los textos (o «captions») que acompañan a las fotografías y a los vídeos disfrutarán de muchísimo protagonismo en Instagram y saltarán (para variar) al primer plano.

Además, los textos deliberadamente largos y con muchos caracteres tienen un efecto balsámico en los ratios de engagament (por mucho que no lo parezca a priori). De acuerdo con un estudio de Fohr, los «captions» más largos son, de hecho, los que disfrutan de índices de engagement más elevados.

En 2020 los textos que acompañan a vídeos y vídeos albergarán una media de 405 caracteres (entre 65 y 70 palabras).

8. Compartir datos que la audiencia ame

La publicación de contenido «data-driven» ganará tracción en Instagram durante los próximos doce meses.

Convenientemente presentados, los datos (en particular aquellos que atañen personalmente a la audiencia) pueden tornarse en un semillero extraordinariamente fértil de «shares».

9. Crear más contenido en formato vídeo

Cada vez más marcas hacen suya la filosofía «video first» en Instagram. Y eso implica una mayor profesionalización de los vídeos que terminan recalando en esta plataforma.

Esa profesionalización no echa necesariamente anclas, eso sí, en carísimos equipos de vídeo y herramientas de edición. Las apps para editar son cada vez más abundantes y de más calidad (y muchas de ellas son totalmente gratuitas).

Hay que tener en cuenta, por otra parte, que los vídeos publicados en IGTV son susceptibles de ocupar toda la pantalla del usuario (y de robar, por ende, toda su atención).

En la sección «Explore» los vídeos de IGTV ocupan además cuatro veces más espacio que los posts meramente fotográficos.

10. Programar las Stories para conseguir más visualizaciones

Las Stories están excelentemente avenidas por el engagement, que se ve a menudo severamente cercenado por publicarlas a la hora incorrecta (o no hacerlo con suficiente frecuencia).

Por eso, y a fin de tener un mayor control sobre las Stories, merece la pena a veces echar mano de herramientas para programarlas con antelación.

11. Prestar más atención a los hashtags

Para sacar todo su jugo a los hashtags conviene categorizarlos adecuadamente por temáticas para que estos se abran paso en los contenidos realmente oportunos.

Después hay que analizar, eso sí, cómo funcionan los hashtags elegidos por nuestra marca para hacer los ajustes oportunos.

Vía: Marketing Directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: