¿Por qué no puedo dejar de postergar?

Detrás del acto de la procrastinación no siempre está la pereza ni aún menos la falta…