5 fortalezas mentales que necesitas para tener éxito en cualquier cosa que te propongas

¿Quién no quiere tener éxito, cumplir sus sueños y triunfar en la vida?

Sin embargo, lograrlo no es nada fácil.

Puedes pensar que en parte se debe a tus circunstancias, pero en realidad podría tener más que ver con tu fortaleza mental. 

Cuando se analiza la trayectoria de las personas que han alcanzado sus metas queda claro que el recorrido no fue fácil. Habitualmente tuvieron que enfrentarse a incertidumbre, desafíos y a lo desconocido.

Frente a situaciones de este tipo, a tu cerebro quizá le cueste afrontar el cambio, asumir riesgos o se vea muy condicionado por las opiniones negativas o le asuste el fracaso.

En definitiva, no cuentas con las habilidades mentales que se necesitan para no dejarse llevar por la ansiedad y ser capaz de enfrentar los retos.

La buena noticia es que, igual que puedes entrenar tu cuerpo para que esté más en forma, también puedes hacerlo con tu mente.

«En mis más de 25 años de investigación como psicóloga, descubrí que hay 5 músculos mentales principales que trabajan juntos para ayudarnos a aumentar nuestra inteligencia emocional, responder a situaciones con más resiliencia, construir relaciones interpersonales más fuertes y prosperar en todas las partes de la vida».

Así lo asegura en declaraciones a la CNBC Jody Michael, psicoterapeuta y directora ejecutiva de Jody Michael Associates, una empresa de coaching ejecutivo. También es la autora del éxito de ventas Leading Lightly: Reduce Your Stress, Think with Clarity, and Lead with Ease«. (Liderar con ligereza: reduzca su estrés, piense con claridad y dirija con tranquilidad).

Aquí tienes las fortalezas mentales que debes adquirir para poder lograr todo lo que te propongas.

1. Responsabilidad

La responsabilidad personal no tiene que ver con acciones cotidianas, como ir a trabajar, asegurarte de pagar tus facturas o llevar a tus hijos a sus clases de manera puntual. «Funciona en un nivel mucho más radical», explica la especialista.

Implica aspectos como dejar de culpar a otras personas y circunstancias por cómo te sientes o por lo que ha sucedido.

«Eres totalmente responsable de tu parte en los resultados, incluso al tiempo que reconoces a otros posibles contribuyentes a lo que se ha desarrollado».



2. Ser crítico con tus propias opiniones

La mayoría de personas tienden a pensar que sus opiniones son verdaderas. Sin embargo en buena parte son resultado de las experiencias y creencias propias, lo cual no las convierte en más válidas o acertadas.

Aquí tienes algunos enfoques útiles para adoptar, según la especialista:

  • Lente colaborativa: es el enfoque de “yo gano cuando tú ganas”. Tal vez no todos obtengan todo lo que quieren, pero todos se van sintiéndose escuchados e incluidos.
  • Lente de posibilidad: te permite dar un paso atrás y dejar de lado temporalmente todos los obstáculos, problemas o dudas percibidos para tener la libertad de imaginar un resultado ideal.
  • Lente de oportunidad: incluso en tiempos de conflicto, puedes preguntarte: «¿Cómo puedo encontrar una oportunidad en cualquier situación que enfrente?»

Ser crítico con tus propias opiniones y «probarlas, desafiarlas y tratar de pensar en otras nuevas» es la manera de lograr evaluar las situaciones desde perspectivas más amplias.

3. Conocer con «precisión» tu estado de ánimo

Obtener el control de las emociones es una herramienta clave para afrontar cualquier desafío.

Según Michael, una forma de empezar a conseguirlo es conocer con «precisión tu estado interno». «Digamos que estás de muy mal humor. Eso es vago. Pero si tienes fuertes músculos de autoevaluación, puedes decir que estás experimentando una combinación de decepción, ira y ansiedad y un fuerte dolor de cabeza».

El objetivo es mejorar la gestión de las emociones y respuestas a los desencadenantes.

4. Abrazar múltiples perspectivas

Cuando puedes ver muchos puntos de vista dispares, tienes la capacidad de comprender y considerar perspectivas que difieren de las tuyas, lo que puede abrir nuevos caminos.

«Ve más allá de la simplicidad de blanco/negro, correcto/incorrecto y uno u otro. Practica poner en pausa el juicio y acepta la complejidad del gris».

5. Calmar tu fisiología

Según la especialista, las personas subestiman el inmenso poder que tienen sobre su estado físico cuando están angustiadas o molestas.

«Lo cierto es que podemos influir en nuestro propio sistema nervioso», asegura Michael. Sin ayuda es fácil intensificar un estado catabólico, como «enfadarnos» por algo. Pero también es posible calmarse a uno mismo, revela.

«Hay muchas técnicas tremendamente efectivas, como ejercicios de respiración y relajación muscular, que puedes usar para cambiar rápidamente tu estado físico cuando te sientas amenazado o estimulado».

Trabajar en estos aspectos hará que tu nivel de fuerza mental aumente y con ello tu capacidad de afrontar cualquier desafío.

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *