Como perder el miedo a cobrar

Menchitos, tener miedo de hablar con sus clientes morosos es más normal de lo que pueden llegar a pensar. Son muchas las personas que sufren por esto y está realmente mal. Cobrar es necesario para que sus empresas se mantengan a flote. Si no son capaz de hacerse cargo, contraten a alguien que tenga perfecta esta habilidad. Mientras tanto ustedes trabajen en esta mala practica para que la abandonen por completo. El éxito de sus emprendimientos depende de que puedan perder el miedo a cobrar. No pueden andar pensando que opinara el otro con respecto a que le cobren. Cuando se adquiere una obligación hay que hacerse responsable. ¿Acaso sus proveedores no les cobran? Están invirtiendo su dinero para adquirir los productos o servicios ¿Acaso quieren perder sus inversiones?

Danny pero es que me da pena molestar a mis clientes. Dany es que de pronto dejan de comprarme. Hay muchachones, así no funciona el comercio, así no se hacen las cosas. Ustedes deben de tener una actitud muy firme ante esta situación. De la misma forma en que llegaron a ustedes a solicitar un crédito, de esa misma forma deben de responderles por pagos y facturas atrasadas. No se dejen dominar por el miedo. ¿Prefieren arruinar sus empresas? Yo creo que no. Lo digo porque pueden tener muchas personas en la lista negra y aun así no saber qué hacer.

Danny, ¿Cómo puedo perder el miedo a cobrar?

Muchachones, todo parte del deseo de querer cambiar ese sentimiento de miedo en ustedes. Deben de trabajar mucho en su autoestima y su forma de ver las cosas. Deben dejar de ser un tanto sentimentales y volverse más calculadores en los negocios. Siendo nobles lo único que van a conseguir es que los demás se aprovechen de ustedes. No digo que se vuelvan malas personas, ni más faltaba, solo digo que deben ser un poco más estrictos con los temas que involucren su flujo de caja.

Valoren sus esfuerzos si quieren perder el miedo a cobrar

¿Acaso a sido fácil llegar hasta donde están? ¿Alguien más hizo todo por ustedes y les entrego una empresa ya constituida? ¿Acaso no pasaron tiempo valioso levantando sus negocios? El no poder perder el miedo a cobrar, es un enemigo silencioso que puede hacerlos olvidar de todo el empeño que han puesto ara lograr sus objetivos. Si son de esas personas que prefieren que los demás estén bien, sin importar que pasen por encima de ustedes GRAVE ERROR. Uno debe de ser caritativo y compartir su éxito, pero eso se hace a través de ganancias ya obtenidas. Ustedes pueden regalar lo que ya se ganaron. No pueden regalar parte de su capital. Solo porque los hace sentir mejor con ustedes mismos.

Esa actitud, lo único que logrará es acercarlos a personas con malas intenciones, personas que solo buscan sacar provecho de su amistad. El primer paso para perder el miedo a cobrar es valorarse y valorar todos sus esfuerzos. Siéntense a pensar todo lo que se han desgastado para conseguir su éxito laboral. No echen en saco roto las jornadas extensas de trabajo y los problemas que parecían no tener solución y lograron resolver. Nadie les ha regalado nada, se lo han ganado a pulso.

Valoren sus productos

Muchachones ¿Cuántas horas pasaron buscando su nicho de mercado y eligiendo el producto perfecto para comercializar? ¿Cuánto tiempo se demoraron para poderlo fabricar ustedes mismos? No cobrar las cuentas es no valorar lo que ofrecen. Si su producto es de excelente calidad ¿Cuál es el miedo de que no les vuelvan a comprar? Más fácil los demás tendrán miedo de que no les vuelvan a vender. No cobrar es como decir «mi producto es malo, no vale la pena, mucho menos mi empresa».

Muchachones, valoren toda la creatividad y el empeño que han puesto para sacar adelante sus ideas brillantes. Amen sus creaciones, enamórense de cada detalle. Ustedes saben lo que valen. Porque siempre detrás de un producto terminado hay una historia y un proceso bien memorable. Valorar es fundamental. Amanse ustedes mismos y tengan la suficiente autoestima para pelear por lo que les corresponde. Buenos clientes hay muchos menchitos, por qué quieren conservar aquellos que no contribuyen a su crecimiento. Desháganse de todos aquéllos que no les aportan. Creen nuevos vínculos con personas y empresas más confiables.

Hagan tramites legales

Para que se eviten dolores de cabeza mayores, hagan tramites legales. Cuando van a dar créditos muy altos, asegúrense de firmar, por lo menos, una letra o algún documento legal. De esta forma se evitarán el miedo a cobrar porque el cliente se enoje y no les pague una suma bien importante. A veces el miedo parte de allí, de ese temor a perder el dinero; por lo tanto, asegúrenlo. Incluso pueden firmar hipotecas y demás. La idea es que el cliente se sienta forzado a pagarles, ya que ustedes tienen un soporte con el que pueden iniciar un juicio o, quedarse con una propiedad por el mismo valor o un valor mayor.

Estos documentos legales les brindarán mucha confianza a la hora de abordar estas situaciones. Si el cliente se niega a firmar el documento, es un indicio de que quizá sus intenciones no son tan buenas como parecen. Muchachones, existen tantos casos donde las personas han perdido sus empresas por confiar en los demás. Cuando no se firma un comprobante, la deuda prácticamente no existe, existen las palabras dichas, pero esas no les sirven de nada a la hora de exigir sus derechos.

Estudien a sus clientes

Este punto es bien importante. Yo sé que no todos tienen crédito, ni que todos los créditos abarcan la misma magnitud. Obviamente todo depende del cliente con el que están tratando. as grandes empresas siempre querrán obtener un crédito mayor pero ¿Son seguras? ¿Están legalmente constituidas? ¿Les general confianza? ¿Qué tal están sus ventas? Antes de cerrar un negocio donde el riesgo sea grande , investiguen a fondo el cliente. No pueden solo ir soltando mercancía porque es una empresa reconocida. Tienen que indagar muy bien sus finanzas, existen empresas que son solo fachada.

Incluso muchas empresas al borde de la quiebra, buscan personas que confíen ciegamente en su marca para aprovecharse de la situación. Incluso amistades de muchos años pueden jugarles malas pasadas. No importa quien sea el cliente menchitos, lo más inteligente es investigarlo muy bien. Aparte de que deben de manejar un límite de crédito en general. Un monto donde no se vea perjudicada la integridad de sus empresas. Ustedes también deben aprender a manejar muy bien sus finanzas. Saber a quién van a cobrarle, les generara más seguridad a la hora de hacerlo. Puesto que ya tienen conocimiento de los ingresos que la empresa tiene y la facilidad que tiene de cumplir con sus obligaciones.



No teman molestar al cliente

Muchachones no se auto saboteen de esta forma. Como es eso de que tienen miedo a cobrar por no molestar al cliente. A los clientes morosos hay que presionarlos, hay que mantenerles mandando avisos de pago, tienen que recordarles la deuda. Si ustedes no lo hacen pues ellos sencillamente se van a despreocupar y se van a desentender de la obligación. Como les he dicho durante este artículo: valórense y valoren su trabajo. Todo radica en el valor que ustedes le den a su esfuerzo. Cuando ustedes se den cuenta de ello, podrán perder el miedo a cobrar.

Cuando hay un proveedor que les insiste en los cobros ustedes hacen todo lo posible por pagarle. Pero, si no los presionan, pues los van dejando para después, para cuando aparezcan, para cuando se acuerden de la deuda. Incluso eso puede pasar, que las personas manejen tantas facturas, que no recuerden si ya les pagaron o no y, si ustedes no se lo recuerdan, pues nadie lo hará. Deben de mantener muy pendientes de ello muchachones, debe de aprender a administrar muy bien su capital. Y pues un negocio es un negocio, no le revuelvan sentimientos en ningún momento.

¿Miedo a cobrar por su trabajo?

El miedo a cobrar no solo radica en las facturas y en los pagos atrasados. Muchos de ustedes sienten miedo a cobrar por su talento. Por sus conocimientos ¿Cómo es esto posible muchachones? Al igual que sucede con el levantamiento de una empresa sucede con ustedes mismos. ¿Cuánto tiempo pasaron aprendiendo su habilidad? ¿Cuánto invirtieron en su conocimiento? No importa si recién se graduaron o terminaron de afianzar de forma autónoma su talento. Ya saben sobre el tema a tratar y eso es lo que vale.

Algo que puede resultarles muy útil es, indagar en la Web sobre el valor promedio que cobra una persona en su mismo campo de acción. De esta forma ya podrán decirle al cliente con seguridad cual es el precio que está estipulado para esta actividad. Puede que no se demoren mucho realizando una reparación, por ejemplo. El cliente puede llegar a cuestionarlos porque le están cobrando un costo alto por algo que les tomo 30 minutos hacer. Esto que les voy a decir está escrito hasta en las piedras: un profesional no cobra por el tiempo que le llevo la actividad, cobra por el tiempo invertido para saber que piezas debe mover y qué debe hacer ante las distintas situaciones que se le puedan presentar. Se cobra es por el conocimiento.

No hagan descuentos innecesarios

Yo comprendo menchitos que cuando van a iniciar con su primer actividad paga, puede darles un poco de nervios. Puede pensar en: ¿Cómo van a hablar con el cliente? ¿Qué le van a decir? ¿Por dónde van a empezar? Antes de cualquier reunión de negocios deben de tener claras todas estas preguntas. El estudiar sus clientes antes de verse con ellos, les ayudará a ganar mucha seguridad a la hora de cerrar sus contratos. Una vez ya hablen con ellos y estén convencidos, no caigan en el error de hacer descuentos con el fin de no perder la oportunidad. No es necesario muchachones, a no ser de que sea algo que ya tengan estudiado.

  • Por ejemplo: que vayan a cobrar 1000 USD por una actividad y le digan al cliente 1100 UDS y al final bajen a su costo real. De lo contrario menchitos, no lo hagan, esto solo funciona como estrategia.
  • También aplica para quienes ofrecen productos. No hagan descuentos que no pueden cubrir con el fin de atrapar a un cliente. Eso no es negociación sana ni para ustedes ni para sus emprendimientos.

Deben sentarse a estudiar: el tiempo que va a tomarles realizar este trabajo, qué materiales van a utilizar, ¿necesitan transporte para ello? No dejen escapar ningún detalle. Todo, absolutamente todo deben tenerlo en cuenta antes de dar una cifra a un cliente potencial. Imagínense muchachones tener que hacer un esfuerzo tremendo y obtener una ganancia mínima, solo por tener miedo a cobrar. No es justo parceros, no es justo con ustedes mismos. Una vez digan la cifra, ya no hay vuelta atrás. Indaguen los costos y ya está.

Ayy parceritos…

Este tema me parece bien interesante. Realmente son muchos los profesionales que se enfrentan a este miedo tan particular pero les digo algo: ¿Ustedes creen que a iPhone le da miedo cobrar más de 1000 USD por uno de sus teléfonos? ¿Ustedes creen que esta compañía se hizo millonaria por tener miedo a cobrar por la innovación y el desarrollo de sus productos? Claro que no muchachones. A ellos les funciona muy bien aquella parte del inconsciente que nos hemos grabado año tras año, eso de que entre más caro mucho mejor. Lo caro siempre ha sido como un sinónimo de calidad, por así decirlo.

Yo les recomiendo menchitos, que sueñen en grande. No piensen que están estafando a la gente por cobrarles un costo alto por algo que a ustedes les fluye. Todo el conocimiento tiene su valor. Hay incluso expertos automotrices que cobran hasta 12.000 USD por ajustar unas tuercas. Si ustedes pueden repararlo y otros no pueden, pues su valor se incrementa. Deben perder el miedo a cobrar. Sáquense todas esas limitaciones mentales y, fortalezcan aún más sus habilidades.

¡Un abrazo parceros!

Daniel Tirado 
LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: