Comunicación no verbal en LinkedIn: ¿qué cuentas sin hablar?

La comunicación no verbal en LinkedIn…  ¿A qué nos referimos? Bueno, lo primero y más importante para entender este artículo es definir qué es la comunicación no verbal.  

Cuántas veces habremos oído hablar de ella… Pero, ¿sabemos realmente lo que implica? 

Pues bien, aunque existen varias maneras de definirla, la comunicación no verbal es aquella comunicación que se transmite a través de gestos, posturas y elementos independientes de la vía lingüística. 

Quizás hayas oído hablar antes de ella, quizás no… 

Pero de lo que seguramente sepamos algo todos/as es del lenguaje corporal. Flora Davis se aseguró, con la publicación de su libro “Comunicación no verbal”, de que este concepto fuera conocido por la gran mayoría. 

Fue entonces cuando empezamos a entender que estar con los brazos cruzados denota una actitud defensiva, que enseñar las palmas de las manos te da mayor credibilidad, que es importante saber cuándo estar lejos y cuándo estar cerca… 

Todo influye.. Y aunque a veces no seamos conscientes ni tengamos trabajado ese aspecto de nuestra comunicación, por lo menos sabemos que existe. Lo que no tenemos tan claro es que también influyen la luz, los elementos que llevemos con nosotros (una bandera, un lápiz en la mano) y la vestimenta que elegimos… 

Y si todo esto afecta a la manera en la que nos ven los demás, no te extrañará saber que también afecta a la manera en la que te ven en LinkedIn… 

Entonces, ¿cómo influye la ciencia de la comunicación no verbal en LinkedIn y el lenguaje corporal a la hora de elegir una buena fotografía para tu perfil? ¿O para escribir un post en LinkedIn donde esté tu imagen? ¿O para compartir contenido visual en LinkedIn?

Sigue leyendo, y lo descubrirás…   

1. Posturas en la comunicación no verbal en LinkedIn

1.1 Posición de cabeza y cara

 

A) Levantar la cabeza: Levantar la cabeza y proyectar la barbilla hacia adelante comunica agresividad y poder, así que ten cuidado, ¡que igual tus potenciales clientes no se atreven contigo!

B) Ladear la cabeza: es una señal de sumisión al dejar expuesta la garganta. Con ello aumentas la confianza de tu interlocutor hacia ti.

C) Apoyar la cara sobre las manos: Demuestra interés por la persona que tienes en frente. En este caso no tendríamos a nadie en frente en LinkedIn, pero quien nos viera sí podría sentirse más cerca de ti. Demostrarás interés hacia tu cliente.

D) Apoyar la barbilla sobre la mano: En este caso, si la palma de tu mano está cerrada, denotarás evaluación. Si está abierta, denotarás pérdida de interés o aburrimiento.

1.2 Posición de brazos 

Ya sabemos que en la comunicación no verbal dicen que estar de brazos cruzados no quiere decir nada bueno. Suele transmitir la sensación de inseguridad o estar a la defensiva (al proteger tu cuerpo). Por ello atento/a a tus brazos: 

A) Cruzar los brazos: evita sacar una foto con brazos cruzados, a menos que lo estés acompañando con una sonrisa… Porque si no pensarán que estás a la defensiva o que es difícil comunicarse contigo. 

B) Cruzar un solo brazo por delante para sujetar el otro brazo: con este gesto, parecerá que no tienes confianza en ti mismo, porque necesitas sentirte abrazado/a. 

C) Unir las manos por detrás de la espalda: demuestra confianza y ausencia de miedo al dejar expuestos puntos débiles. Con ello transmitirás seguridad y confianza. 

D) Cruzar las manos por delante: parece un intento de controlarse a uno mismo, por lo tanto expresa frustración o un intento de disimular el nerviosismo

Observa la foto de Cristina Martínez, por ejemplo: 

Ves que ella tiene los brazos cruzados, pero tiene una sonrisa súper natural. Con esto intento transmitirte que no es necesario seguir al pie de la letra todo lo que se dice acerca de los gestos. Siempre hay varias combinaciones posibles. ¡Tú puedes encontrar la tuya! 

1.3 Posición de piernas

Las piernas… Otro elemento fundamental para comunicar en la comunicación no verbal. Lo primero, YO NO RECOMIENDO que se vean las piernas en la fotografía, al menos. Esta distancia es muy larga, y no se te distinguirá bien. Pero si has optado por una foto de cuerpo entero, entonces ten esto en cuenta… 

A) Piernas cruzadas: al igual que los brazos, denotará una actitud cerrada y defensiva. 

B) Sentado/a y pierna elevada apoyada en la otra: puede transmitir que estás dispuesto/a a pelear en cualquier momento. 

C) Piernas muy separadas: transmite dominancia y territorialidad. 

D) Sentada con las piernas enroscadas: implica timidez.

2. Distancia en la comunicación no verbal en LinkedIn

 

Para este apartado, hablemos primero de la proxémica. ¿Qué es la proxémica? Este concepto salió a la luz por primera vez en los años 60 de la boca de un antropólogo estadounidense llamado Edward T. Hall. La proxémica es, según la RAE, el estudio del uso que las personas hacen del espacio en sus relaciones con los demás. Dependiendo de la distancia que mantengas con ciertas personas, estarás transmitiendo una cosa u otra. 

 

Así que, cuando saquemos una foto para nuestro perfil de LinkedIn, o cuando vayamos a escoger alguna que ya tengamos, vamos a imaginar que la cámara es nuestro cliente. Y vuelvo a repetir, no recomiendo la distancia larga. Es mejor sacarse de cadera para arriba. Así transmitirás cercanía.  

 

¿Por qué lo digo? Bueno, aquí os explico qué quiere decir cada distancia (y al final, una infografía):  

A) Distancia íntima: esta es la distancia que utilizas con tu familia o amigos, incluso con compañeros de trabajo… En definitiva, con la gente de confianza. Estás cerca de ellos/as porque hay confianza.

En nuestro caso, tendríamos que estar a 15 cm (o menos) de la cámara. Para nuestro perfil, no considero esa distancia adecuada, ya que no todo el mundo está preparado para entablar una comunicación tan íntima a la primera. 

 

B) Distancia personal: en mi opinión, la más adecuada para LinkedIn. En este caso hablamos de una distancia de respeto, pero no demasiado lejana. Todavía no hay confianza para estar más cerca, pero tampoco la rechazas en el futuro. 

 

Con respecto a la cámara, deberíamos situarnos entre 50 cm y 1.20 m de ella; es decir, un plano medio (de cadera para arriba).

C) Distancia social: esta distancia es la que mantienes con una persona desconocida o cuando hay una tercera persona. Es una distancia prudencial en donde no hay conversación. 

En nuestro caso, deberías situarte a 1.20 m mínimo y 3.5 m máximo. Muy lejos. No queremos esto con nuestros clientes en LinkedIn, así que no te alejes mucho del objetivo de la cámara. 

D) Distancia pública: esta distancia es la más larga. Conociste en tener  3 metros y medio o más entre el público y tú. A este no le daremos mucha importancia ya que se utiliza para discursos o reuniones grupales. 

Ahora que sabes esto, ¿qué distancia vas a mantener tú? 

 

Piensa en cuál es tu objetivo con tu “público”. ¿Quieres que te sientan como una persona cercana, lejana, amigable, fría…? ¡Tú eliges qué comunicación no verbal en LinkedIn quieres emplear!

3. Gestos en la comunicación no verbal en LinkedIn

 

3.1 Levantar las cejas

Levantar las cejas normalmente denota falta de miedo. Así saludamos a veces a las personas, por lo que este gesto te puede ayudar a acercarte a tus clientes.

 

3.2 Manos 

Las manos en una fotografía pueden hablar mucho. Al fin y al cabo, con ellas hacemos prácticamente todo en nuestro día a día. Por eso es importante que cuidemos bien dónde la situamos. En la comunicación no verbal en LinkedIn son un elemento clave. 

 

A) Manos abiertas: Las manos abiertas invitan a conectar. Te están diciendo que te acerques, que eres bienvenido. También denotan honestidad. 

 

B) Manos en los bolsillos: indican que hay cero implicación por tu parte. 

 

C) Entrelazar los dedos: con ello puedes transmitir represión o ansiedad, e incluso desconfianza. Pueden pensar que tramas algo…. 

 

D) Sujetar la otra mano por la espalda: puede parecer que estás intentando controlar un impulso, por lo que puede parecer que eres una persona nerviosa. 

 

E) Manos a las caderas: cuando ponemos nuestras manos en la cadera, puede dar la sensación de que estamos intentando aumentar nuestra presencia, y por tanto, de que intentamos dominar la situación. 

 

3.3 La sonrisa 

 

Ay, las sonrisas… En cuántas poesías habrán mencionado este gesto tan natural… o falso. Sí, porque la función de la sonrisa en el fondo es la de crear un vínculo y generar confianza. Tiene la función de acercar a quien desees… Pero está muy estudiada en la comunicación no verbal, y ahora corremos el riesgo de caer en estos tres tipos de sonrisa: 

 

A) Sonrisa falsa: ésta se sabe que es falsa cuando se eleva solamente la boca, y más el lado izquierdo de la boca. Es muy curioso. ¿Sabéis por qué es asimétrica? Porque no surge del hemisferio derecho, que es el lado del cerebro que está especializado en las emociones… ¡Y controla la parte izquierda del cuerpo!

 

B) Sonrisa natural: ésta se sabe cuándo es natural. Verás las arrugas junto a los ojos o en las mejillas, incluso en la nariz. Las cejas se elevan sutilmente y da una sensación de cercanía.

 

C) Sonrisa tensa: ésta puede ocurrir cuando no estamos acostumbrados a hacernos una sesión de fotos. Admito que es un poco difícil intentar ser natural en una situación así, ¡pero hay que intentarlo! Porque la sonrisa tensa te apretará los labios y dará la sensación de que no quieres compartir lo que tienes que ofrecer. Estarás, sin quererlo, rechazando a tu cliente o potencial cliente.



4. Recomendaciones para fotografías

Por si acaso, voy a añadir esta sección para que quede claro cómo debería ser una fotografía. 

A) Solamente tú: Ya lo decía Pablo Alborán… Y tú, y tú y solamente tú….

El perfil es tuyo, de nadie más. Es la sección que habla sobre ti. No seas modesto/a, si alguien te busca es porque te quiere ver.

B) Naturalidad: ya hemos dicho antes que aunque sea difícil, hay que intentar ser natural y espontáneo/a. Cuanto más natural, más confianza generarás. 

C) Tonos moderados: es mejor que la imagen no esté demasiado saturada o no tenga muchas sombras o iluminación. Tiene que ser todo neutro. 

D) Contacto visual directo: poco más hay que explicar aquí. Sin gafas de sol, ¡por favor! 😉

E) Fotografía profesional/personal: está bien que no te apetezca poner una foto en traje, pero tampoco pongas una foto de tus últimas vacaciones en Málaga. Busca ese equilibrio entre la cercanía y lo profesional. 

F) No selfies, please: aunque cueste dinero, es mejor contratar a un profesional para que tome tus fotografías. Los selfies se asocian a momentos de vida social privados, y no suelen tener muy buena calidad. 

Si todavía tienes dudas, la aplicación Snappr te da una puntuación y te cuenta qué puedes mejorar de tu foto de perfil en LinkedIn. 

5. Fondo

Ya hemos hablado de cómo podemos controlar nuestra apariencia y nuestra fotografía. Si todavía no lo tienes claro, en este otro artículo te explico cuál es la foto perfecta en LinkedIn >>> Clic aquí

Pero si ya estás preparado/a para pasar al siguiente punto, te pido que leas con atención. 

Porque la foto es importante, pero el fondo también. 

En él transmitiremos un mensaje, la sensación de profesionalidad. Es un apoyo visual para nuestro perfil.

Puedes crear una marca coherente con el resto de tu perfil añadiendo tus colores corporativos, tipografía de letra y demás aspectos gráficos

El color de fondo, su mensaje y su diseño también son muy importantes. Fíjate en el mío. 

Un fondo blanco, un mensaje claro… Pocas distracciones, pero los colores justos que resalten. Vamos a analizar los diferentes aspectos a tener en cuenta: 

5.1 Color o imagen de fondo

Primero, empezaré por las cosas que NO debes poner en tu imagen de fondo de LinkedIn: fotos de fiesta, fotos de tu mascota, banderas o similares. Cuando alguien te está buscando o cuando alguien te encuentra, es porque quiere saber de ti como profesional. Tu vida personal, si acaso, ya la conocerá más tarde. De momento necesitas explicar dónde trabajas y qué ofreces. Tienes que dar la sensación de unidad de marca. 

Aprovecha para meter tu logo y colores corporativos. Eso sí, mi recomendación es que no sean colores demasiado chillones o exagerados. Si utilizas esos colores, que sea para resaltar tu logo, por ejemplo, pero nada más.

5.2 El mensaje 

Esto suele resultar lo más difícil porque a veces no sabemos identificar cuál es el núcleo de nuestro mensaje. ¿Qué es lo importante? Todo. ¡No, todo no! Siempre hay algo que es más importante que otro, así que identifícalo antes de escribir tu mensaje para el fondo. 

Tiene que ser claro, simple… “Menos”. Hoy en día tenemos cualquier información al alcance de nuestra mano. Estamos saturados de información, por lo que apreciarán la concisión. 

Recuerda que el objetivo es que consigas que te llamen, así que debes incluir tus datos de contacto además de una llamada a la acción.

5.3 La foto y el fondo

Ya hemos dicho anteriormente que la fotografía tiene que ser simple y poco llamativa.

¿No eres diseñador? ¡Yo tampoco! La herramienta que yo siempre recomiendo es Canva. Tiene plantillas prediseñadas para LinkedIn. Échale un vistazo y ya verás como enseguida te apetece crearte una cuenta. 

¿Ya tienes claro cómo deben ser tu foto y fondo de LinkedIn? Recuerda, aquí estarás vendiendo tu marca. Estarás transmitiendo tu valor, es tu lugar para vender. Así que cuídalo bien. Y si tienes dudas, aquí estoy para ayudarte.

Inge Sáez

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: