Cuidado con los psicopatas

La apuñalaron 16 veces a solo 2 semanas de dar a luz. 

Este fue el triste final de Sharon Tate, actriz, modelo y esposa del director de cine Roman Polanski. 

Junto a ella, otras tres personas fueron brutalmente asesinadas. 

Paradójicamente, el verdadero asesino no se manchó las manos de sangre. 

Con este asesinato, Charles Manson se convirtió en el paradigma de lo que significa ser un verdadero psicópata. 

¿Sabes por qué, Jose Manuel? 

Porque fue capaz de manipular a los asesinos materiales para cometer uno de los crímenes más sórdidos que ha conocido la historia.

Deshumanizó a sus “discípulos” y a las víctimas. Para él eran cosas, no personas. 

Simples objetos utilizados para satisfacer los deseos de su perturbada mente. 

No me extiendo más, porque supongo que conoces la historia, Jose Manuel. 

Salvando las distancias, en el mundo de los emprendedores y de los negocios hay mucho Charles Mason. 

Son personas a las que llamo “psicópatas emocionales”. 

Personas expertas en desgastar a los demás, de cargarse su energía y dinamitar su motivación. 

¿Por qué? 

Porque el fracaso de los demás es un triunfo para ellos. 

Porque la frustración ajena justifica la suya propia. 

Y por eso necesitan alimentarla. 

Los “psicópatas emocionales” son especialistas en generar la contaminación en los negocios de la que hablábamos ayer. 

Pero van más allá. 

Son armas de destrucción masiva. 

No se conforman con dañar a un único individuo, sino que prefieren contaminar a un grupo. 

Cuantos más, mejor.



El gran peligro que tienen es que, además de dañinos, muchas veces son difíciles de detectar. 

Se mueven de forma sibilina y pasan desapercibidos hasta que preparan el “escenario del crimen” y están listos para actuar. 

Por si fuera poco, tienen tan arraigado este comportamiento que lo desarrollan de forma inconsciente. 

Claro, porque no quieren tomar conciencia de sus propias frustraciones. 

Ni de sus miserias. 

Ni quieren responsabilizarse de sus vidas, tienen arraigada la queja y retroalimentan sus frustraciones con un victimismo desmedido. 

¿Te has encontrado alguna vez con algún “psicópata emocional”, Jose Manuel? 

En los últimos años yo he desarrollado un detector infalible. Y cuando me doy cuenta de que tengo uno cerca, lo neutralizo. 

¡ZAS! 

Uno menos. 😀 

Te recomiendo hacer tú lo mismo. 

Muchas veces, no puedes evitar su presencia, pero sí puedes desarrollar inmunidad a sus mensajes dañinos, desilusionantes y desmotivadores. 

Pasa de ellos. 

Y sigue con tu camino. 

No permitas que te inoculen su virus y devasten tus sueños. 

La vida libre que deseas es demasiado valiosa como para permitir que alguien te obstaculice el camino. 

Un fuerte abrazo,

Franck “arma de construcción masiva” Scipion

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: