Producto. Conviértete en un profesional escalable

Aunque suelo recurrir a la metáfora del sherpa para describir mi trabajo, hoy quiero hablar de escalar, pero con un significado distinto.

Especialmente en el ámbito del emprendimiento y de la tecnología, se habla con frecuencia de escalabilidad y de negocios escalables. Lo que significa, en pocas palabras, la capacidad de un negocio o sistema de crecer para adaptarse a las circunstancias. Es decir, que puedes ajustar los sistemas con facilidad cuando aumenta la carga de trabajo.

Por ejemplo, los negocios de aplicaciones o plataformas de Internet son escalables porque pueden crecer «indefinidamente» sin que haya un crecimiento similar de infraestructura o personal.

Dicho esto, algo que nos parece lógico en el mundo empresarial, ni nos lo planteamos a nivel profesional.

Si tu trabajo no es escalable, estás vendido

Si pensamos en un empleado o también en un profesional por cuenta propia que tenga que estar físicamente donde está su trabajo, entonces eso no es escalable.

Si no puedes estar en varios sitios a la vez o si un día de pones enfermo y lo que haces se queda pendiente, entonces no eres «escalable».

No sólo eso, sino que, además, un empleo o un trabajo como Profesional Libre en el que si no estás, no sale adelante, suele ocupar muchas horas y te impide hacer nada más.

Para escalar debes extraer la esencia de tu Oferta profesional

Para un músico, los conciertos no son escalables. O se sube a un escenario o no hay espectáculo. Pero si digitalizan su música y la comercializan en CDs antes o en plataformas ahora, entonces ya estamos hablando de otra cosa.

Si te dedicas a la formación y debes ir cada día a dar clases, eso no es escalable. Pero si eres capaz de convertir tu conocimiento en algo que no dependa de tu presencia, entonces todo cambia.

La cuestión es, ¿te has planteado de qué modo puedes destilar la esencia de tu Oferta profesional y convertirla en algo que no dependa de ti?

Enchúfate un USB a tu cabeza y extrae algo valioso

En este mundo en el que muchos nos pasamos el día delante de una pantalla manejando datos, conocimientos e información, estamos a un paso de poder pasar todo eso de nuestras neuronas a un pendrive. Podemos convertir las ideas en algún formato que puede replicarse hasta el infinito (vídeos, cursos, infografías, libros, audios, modelos,…). En realidad, podríamos decir que vamos a convertir unos impulsos eléctricos en otros.

Puedes escalar con Proyectos Paralelos

Hace tiempo que trato de convencerte de que pongas en marcha tus propios Proyectos Paralelos. Se trata de que conviertas tus cualidades en negocios, de que monetices lo que te gusta y lo que sabes hacer. Además, ese tipo de proyectos deben ser sencillos, rápidos de poner en marcha (días) y a un coste lo más cercano a cero (en dinero no en tiempo o esfuerzo)

Es decir, se trata de que empieces a pensar en convertir tu Oferta en escalable. En crear cosas que puedan crecer sin exigirte una inversión constante de recursos. Eso, en un empleo, es imposible.

Si no piensas en hacer escalable tu trabajo, asumes demasiado riesgo

El problema de muchos grandes negocios de tiempos más «industriales», como un astillero, una empresa siderúrgica o una fábrica de latas de conserva es que requieren mucha inversión y son muy dependientes de los ciclos económicos.

Pero con muchos profesionales ocurre algo parecido. Si has invertido los mejores años de tu vida a estudiar una carrera, hacer un master (o varios), a trabajar infinitas horas por una miseria (esperando que eso engorde tu Currículo), no eres muy diferente de una mina a cielo abierto.

Puede que todo eso no te sirva de nada si la economía va mal o lo que has aprendido ya está obsoleto. Hacer copias de tu currículo no es escalabilidad. Encontrar formas de aplicar lo aprendido más allá de un empleo si lo es. Esa es la forma de reducir el riesgo.

Conviértete en un mutante

Para salir del estancamiento profesional y poder escalar tu Oferta, lo primero que debes hacer es dejar de pensar en títulos, cargos, puestos o nombres rimbombantes de lo que haces y dedicarte a destilar los beneficios que eres capaz de aportar.

Me importa poco el nombre de tu profesión, lo que quiero es que me digas de qué forma me puedes ayudar y que, además, me ofrezcas varias alternativas para poder «comprarte».

Si soy un empleador y creo que lo que me ofreces es interesante, quizás podría contratarte como empleado fijo (ya te he dicho que eso es letal), por proyectos, como formador, como asesor o comprar tu manual de referencia.

Lo que debes hacer es dejar de pensar como un ser inamovible y actuar como un mutante que se adapta a las circunstancias.

Que tus ideas tengan vida propia y te permitan disfrutar la tuya

El objetivo final de todo esto es que, si has conseguido una escalabilidad perfecta de tu trabajo, puedas dedicarte a vivir la vida (o a crear nuevos proyectos) porque estos ya irán solos. Si has sido capaz de sistematizar tus ideas o tu forma de trabajar, podrás «traspasarlo» a otros o, mejor aún, a una plataforma o a un sistema automático.

Si te cansas de dar conferencias (no escalable), pero las pones a disposición de todo el mundo en La Red, simplemente tendrás que echar un vistazo de vez en cuando para ver si todo está como lo dejaste.

El increíble salario menguante vs diversificar las apuestas

Recuerdo que cuando tuve mi primer empleo en septiembre del 90, un contrato en prácticas, lo que me pagaban estaba muy por encima de lo que puede ganar un profesional joven hoy en día.

En aquellos años podía merecer la pena tener un contrato indefinido «no escalable». Pero hoy, tal y como están las cosas, quizás interese más poner en marcha unos cuantos Proyectos Paralelos escalables y cuya suma supere con creces a la opción del empleo. Incluso pueden mantenerse todas las opciones mientras quieras y te convenga.

Lo importante es que empieces a pensar como un profesional YO S.L. que se arriesga a despeñarse si no escala como debe.

Andres Perez Ortega

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *