Los pelotazos no existen

Así lo creo y así lo mantengo, Jose. 

Los pelotazos no existen. 

Y quien diga lo contrario, miente. 

Hombre, no puedo negar el factor suerte que, de vez en cuando, hace efecto. 

Pero son casos excepcionales. 

Lo habitual, lo normal, es que cuando alguien al frente de un negocio hace público que ha generado una facturación estratosférica, la causa no está en que ha dado un pelotazo. 

Detrás de ese resultado, hay 10 o 15 años de experiencia que no te está contando. 

Más de una década de esfuerzo, trabajo y perseverancia. 

Dicho de otro modo: 

Para generar resultados muy grandes hace falta consistencia. Y sistema. 

Y también paciencia, Jose. 

Porque en los negocios, la impaciencia es mala compañera de viaje.  

Pero claro, este no es el mensaje que se suele ver en internet. 

Abundan más los mensajes que prometen mucho de la noche a la mañana. 

Entiendo que “vender” corto plazo es más atractivo que decir «vas a tener que currar». 

Sin embargo, estos mensajes no van conmigo.

Por eso, frente a la gratificación inmediata y a los cuentos de sirena, yo defiendo pensar en largo plazo. 

Y estar dispuesto a pagar el precio por conseguir tus sueños. 

Porque sí, conseguir tus sueños tiene un precio. 

Aunque de esto la gente no habla en las redes sociales… 

Seamos claros, Jose. 

Ni tú ni yo nos acabamos de caer de un guindo y ambos sabemos que levantar un negocio y hacerlo crecer no es sencillo. 

Hay días y épocas muy buenas. Pero también pasamos por momentos difíciles y frustrantes. 

A mí también me pasa. 

¿Sabes qué hago yo cuando esto ocurre? 

Cuando las cosas no fluyen, no abandono. Ni me frustro. 

Lo que hago es picarme conmigo mismo. Redoblo los esfuerzos y pienso que si me proyecto a futuro, lo lograré. 

Por eso, he hecho de “es solo cuestión de tiempo” un lema en mi vida.  

Y sé que con foco, paciencia, consistencia y sistema, es cuestión de tiempo superar lo que sea que se nos resista. 

De hecho, si solo pudiera enseñar una cosa a mis hijas, no tengo ninguna duda de qué sería: la proyección a largo plazo. 

Apostar por estar siempre sembrando. 

Y no sé si será dentro de días, semanas o quizá algunos meses, pero los resultados acabarán llegando. 

Así que si hay algo ahora que no consigues que salga como quieres, algo que se te está atravesando y haciendo cuesta arriba, párate un momento antes de ponerte a cambiar cosas como un loco sin saber muy bien qué ni por qué. 

Respira. 

Y reflexiona sobre esta pregunta: 

¿Qué necesitas de verdad AHORA MISMO para que todo fluya mejor en tu negocio, aumenten tus ventas y crezcan tus ingresos? 

Estas 3 cosas: 

  • Comunicar bien tu identidad, tu método y tu valor a tu público objetivo. 
  • Conseguir clientes de forma recurrente todos los meses. 
  • Entregar valor a tus clientes y generar buenas experiencias en tus clientes. 

En estos 3 puntos debe estar tu foco. Y en nada más.



Bien. 

Se dice fácil. 

Pero ¿cómo se consigue comunicar de forma profunda el valor de lo que vendes, atraer clientes de forma consistente y lograr una verdadera transformación en tus clientes? 

Con un sistema. 

¿Cuál? 

¿De dónde lo sacas? 

¿Te lo tienes que inventar? 

Puedes hacerlo. 

Pero es un proceso largo. 

Y además, es innecesario. 

Es más sensato implementar un sistema que ya esté probado que funciona.

Seguir paso a paso el método de alguien que ya ha recorrido el camino que tú quieres hacer y que ha logrado lo que tú quieres conseguir. 

Además de más sensato, esta opción acelera el proceso. Y los resultados llegan antes. 

Ahora, está en tu mano elegir el sistema que mejor puede ayudarte. 

Franck “proyectado a largo plazo” Scipion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: