Así es la ‘regla de los 10 minutos’ para dejar de procrastinar y aumentar la productividad

«Diferir, aplazar». Así define la Real Academia Española (RAE) el término ‘procrastinar’ (que no ‘procastinar’), que cada vez se usa con más frecuencia para hablar del hábito de dejar las cosas para más tarde en lugar de abordarlas en el momento.

De hecho, la palabra ‘procrastinar’ está creada en su origen a partir del adverbio ‘cras’, que hace referencia al concepto de «mañana, el día siguiente», como informa la RAE.

También deriva de la palabra del griego antiguo akrasia: hacer algo en contra de nuestro mejor juicio. Cuando una persona procrastina, es decir, retrasa de forma reiterativa las tareas que tiene que realizar, lo hace de forma consciente y a pesar de saber que no es lo correcto. Normalmente, además, le hace sentirse mal.

«Esta es la razón por la que decimos que la procrastinación es esencialmente irracional. No tiene sentido hacer algo que sabes que tendrá consecuencias negativas», explica Fuschia Sirois, profesora de Psicología en la Universidad de Sheffield (Reino Unido), según recoge The New York Times.

La procrastinación es un hábito mental negativo que no tiene que ver con la gestión del tiempo; ni siquiera con la pereza, como se podría pensar. En realidad, está relacionada con las emociones.

«Las personas se enganchan en este círculo irracional de procrastinación crónica debido a una incapacidad para manejar estados de ánimo negativos en torno a una tarea», analiza Sirois.



¿Qué hacer para dejar de procrastinar?

«Aplazamos las tareas que causan malestar, ya sea físico o emocional», complementa Amy Morin, psicoterapeuta, profesora y entrenadora de fuerza mental, que advierte de que «comenzar suele ser la parte más difícil de cualquier tarea».

Para superar ese inicio de duda o miedo, dejar de procrastinar y mejorar la productividad, Morin recomienda seguir la ‘regla de los 10 minutos’.

La ‘regla de los 10 minutos’ para no procrastinar es muy simple: consiste en mentalizarte y lanzarte a realizar la tarea en cuestión durante solo 10 minutos para, una vez concluido el plazo de tiempo, decidir si continúas o no.

«Nueve de cada 10 veces, decidirás seguir mucho más allá de los 10 minutos», asegura en un artículo en Inc Amy Morin, autora del libro 13 Things Mentally Strong People Don’t Do (13 cosas que las personas mentalmente fuertes no hacen), éxito de ventas traducido a 30 idiomas.

¿Por qué funciona la ‘regla de los 10 minutos’ contra la procrastinación? En primer lugar, porque te ayuda a sumergirte en una tarea de inmediato, de forma que elimina ese miedo inicial que te impide ponerte a trabajar y te hace perder tiempo.

En segundo lugar, explica la psicoterapeuta, este método funciona «porque ayuda a ahogar esos pensamientos exageradamente negativos» que surgen antes de afrontar una tarea que genera emociones negativas, como aburrimiento, ansiedad, inseguridad o frustración.

«Cuando no quieres hacer algo, lo más probable es que lo hagas pasar por algo peor de lo que realmente es. (…) Esos pensamientos influyen en tu comportamiento y hacen que sigas procrastinando«, avisa.

«La ‘regla de los 10 minutos’ desafía esos pensamientos de frente. Y es muy probable que, una vez que empieces, puedas seguir adelante», señala la entrenadora de fuerza mental.

Carlos Galán Feced
LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.