¿Es necesario hacerse autónomo para vender productos de segunda mano por Internet?

La compra-venta de productos de segunda mano por Internet se ha vuelto cada vez más habitual en España. Aplicaciones como Wallapop, Vinted, Ebay o Vibbo cuentan ya con millones de usuarios, que han encontrado en este tipo de plataformas una forma de generar ingresos extra con la venta de objetos (desde ropa, hasta bicicletas, pasando por móviles o muebles) que ya no necesitaban. Se trata de una actividad que podría llegar, en algunos casos, a implicar la obligatoriedad a tener que darse de alta como autónomos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

Entre las miles de millones de transacciones de compra-venta de productos de segunda mano que pueden llegar a realizase por internet, hay operaciones que podrían estar dentro de lo que el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones considera que deberían estar dentro del marco del trabajo autónomo. Esto es: «aquel que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo, sin estar sujeto a un contrato de trabajo».

Y es precisamente en la ‘habitualidad» de la compra-venta de productos de segunda mano dónde estaría la clave para determinar cuándo una persona está obteniendo un ingreso extra a través de estas plataformas, o está generando un pequeño negocio a través de ellas. Cabe señalar que la Administración nunca ha sido muy clara en este sentido, puesto que el único factor decisivo que plantea para obligar a la inscripción en el RETA  es la habitualidad del trabajo. Pero no establece unos mínimos. Esta ambigüedad hace que todos aquellas personas que tengan un trabajo ocasional no sepan cómo actuar para cumplir correctamente con la Administración.

¿Cuándo es necesario darse de alta como autónomo si vende productos de segunda mano?

Si bien es cierto, y aunque la Seguridad Social considera que, cuando exista una habitualidad es necesario darse de alta como autónomo, todavía no hay una aclaración al respecto sobre cuándo una actividad empieza a considerarse habitual. No obstante, sí que hay varias sentencias sobre el tema en las que se toma como referencia, además de la habitualidad, la necesidad de que estos ingresos habituales superen el Salario Mínimo Interprofesional, que en 2022 se establece en 1.000 euros al mes.  Es decir, en caso de no alcanzar ingresos por encima del SMI, no será necesario darse de alta como autónomo, según diferentes magistrados.

De tal manera, que los expertos señalaron, que «al no existir una legislación que dicte qué se considera habitual o no, toda persona que realice ventas de segunda mano deberá actuar por propia lógica y teniendo siempre en cuenta lo establecido por la Seguridad Social y las sentencias emitidas relativas al Salario Mínimo Interprofesional».

No obstante, recomendaron que en caso de encontrarse en una situación en la que la actividad, claramente, se desarrolla de forma habitual y en la que los ingresos obtenidos por la venta de artículos de segunda mano son recurrentes, se está indudablemente ante una actividad económica. Por tanto, la persona que lleve a cabo dicha actividad estará obligada a darse de alta como autónomo en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) y a cumplir con las obligaciones a las que tienen que hacer frente los trabajadores por cuenta propia, entre las que sobresalen, el pago de la cuota a la Seguridad Social, las declaraciones del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y el IRPF.



Sanciones por no estar dado de alta como autónomo

En caso de no registrar este tipo de actividades de compra-venta de productos de segunda mano en los casos en los que sea obligatorio, la persona se arriesga a elevadas sanciones. Éstas vendrían por parte tanto de la Agencia Tributaria, como de la Tesorería General de la Seguridad Social. La gestoría Asepyme, explica en su página web que no estar dado de alta como autónomo conlleva dos multas distintas.

La primera, la Agencia Tributaria considera como una infracción grave tener una actividad económica habitual y no declararla. Impone multas de hasta 3.000 euros. «Además te pueden liquidar todos los impuestos no pagados, me refiero a IVA e IRPF. A los que habrá que añadir las sanciones, recargos e intereses» apuntaron los expertos de Asepyme.

Y en segundo lugar, que no sólo obligará al alta en el RETA a la persona, sino que se reclamará la cuantía total de las cotizaciones no pagadas con efecto retroactivo a la fecha de alta. Además, se cobrarán con un 20% de recargo por retraso, más intereses.

¿Qué impuestos hay que pagar por vender un artículo de segunda mano?

Como resultado del aumento de este tipo de operaciones, la Agencia Tributaria aclaró que hay algunos artículos que se venden de segunda mano que deben ser tributados. Es concreto, establece que es necesario incluir en la declaración de la RENTA aquellos ingresos obtenidos a través de la compra-venta de artículos de segunda mano en los casos «en los que el precio por el que se vende un artículo sea mayor que el precio por el que se compró”. Es decir, sólo deben tributar aquellos beneficios que superen el valor inicial del producto.

En caso de realizarse una venta con estas características, que puede darse fácilmente en los artículos de coleccionismo, se deberá tributar en la casilla del ahorro del contribuyente en el IRPF con un tipo del 19% para cantidades de hasta 6.000 euros; 21% para cantidades entre 6.001 y 50.000 euros, 23% desde los 50.001 hasta los 200.000 euros y del 26% cuando la cantidad supere los 200.000 euros.

Sin embargo, en la práctica, según fuentes oficiales de la Agencia Tributaria consultadas por este medio, “lo que pasará en el 99,9% de los casos es que no habrá plusvalía”, ya que “es muy raro que cuando se vende algo usado se venda por más de lo que costó. Al haber minusvalía no se aplica ninguno de los tipos. Todo esto gira entorno a la ganancia, no es lo que cuesta, es la plusvalía que se genera entre lo que te costó y a lo que tu lo vendes”.

Si, por el contrario, el dinero percibido por la venta de un artículo no supera el precio original pagado por el mismo, no será necesario informar a Hacienda de esta transacción. Desde Lafuente Abogados explicaron que “la ley considera estas operaciones como pérdidas derivadas del consumo” y, por tanto, no se deben tributar. Aun así, “se aconseja guardar los tiques de compra para justificar la pérdida patrimonial en la venta”.

Los compradores tampoco están exentos de declarar sus compras, ya que tienen que declarar dicha transición a través del Impuesto de Transmisión Patrimonial, en la modalidad de Transmisiones Patrimoniales Onerosas, haciendo la autoliquidación con el modelo 600 de la Agencia Tributaria y hacer frente al 4% del valor pagado.

La venta de segunda mano siempre siempre ha estado vigilada

Antes de que empezasen a emerger plataformas de compra-venta de artículos de segunda mano, el caso más común de este tipo de actividades siempre ha estado relacionado con la venta y adquisición de vehículos o viviendas, sectores en los que Hacienda siempre ha puesto especial atención. El desabastecimiento de componentes de automóviles ha retrasado las entregas de los vehículos nuevos comprados a fábrica y ha incrementado el precio de los mismos, por lo que la compra-venta de automóviles de segunda mano ha aumentado notablemente en los últimos meses, convirtiendo esta actividad en algo cada vez más habitual y en algo cada vez más sometido a las inspecciones de Hacienda.

El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales se aplica cuando se realiza una compra-venta entre particulares, teniendo el comprador la obligación de abonar la cantidad correspondiente, que en el caso de los vehículos, se calcula sobre el valor del mismo y aplicando un porcentaje que puede variar según la comunidad autónoma. Así, el comprador -y no el vendedor- estará obligado a informar a Hacienda de dicho movimiento y autoliquidar la transacción a través del modelo 620.

En el caso de las viviendas, tal y como informó la plataforma Idealista, “el tributo más importante” es el Impuesto sobre las Transmisiones Patrimoniales, cuya cuantía “depende del porcentaje que se aplica sobre el precio escriturado y de la comunidad autónoma en la que se encuentre la casa, aunque por regla general se aplica un tipo de entre el 6% y el 10%”.

Por su parte, los vendedores no tendrán que hacerse cargo del pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, pero sí deberán asumir el Impuesto de Plusvalía Municipal.

MARTA ESCRICHS

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: