¿Sabes cuál es la palabra mágica para que ocurran las cosas?

Recuerdas la frase aquella de Abraham Lincoln: «Dame seis horas para cortar un árbol y pasaré las primeras cuatro afilando el hacha»

El otro día te decía que pensaras y ahora te digo que tomes acción.

Ahora nos quedan dos horas para tomar acción. Se acabo de pensar, el tiempo ha pasado.

Cuanto más tiempo pase más te costará tomar acción.

Conozco algún futuro emprendedor que se ha quedado a mitad de camino, en definitiva no ha dado el paso por miedo. Miedo al fracaso, al rechazo. Miedo a no ser tan bueno en lo suyo…

Hay que lanzarse a la piscina después de pensar y reflexionar.

El miedo desaparece cuando empiezas. Cuando te pones en acción solo te queda coger el toro por los cuernos y no mirar atrás.

¿Qué quieres ahora? ¿Seguir pensando?, ¿dedicar horas a ver más vídeos?, ¿ver la televisión?

Tonterías.

Pensar que eres una víctima por la razón que sea, y que la vida no se ha portado bien contigo, te llevará cada vez a estar peor.

Todos somos personas,  en mayor o menor medida tenemos miedo a lo desconocido, a fracasar. La diferencia es que aún con miedo algunos pasan a la acción y ganan confianza.

Siempre encontraremos alguna razón para posponer y no tomar acción. El ser humano tiene más miedo a perder que deseos de ganar.



En marketing se utiliza mucho los bonus de regalo y el descuento por tiempo limitado. ¿Por qué se hace? Para que tomemos acción.

Si hay un producto que podemos comprar siempre, lo vamos aplazando en el tiempo y nos olvidamos de él.

El principal ingrediente del éxito es la acción.

Las cosas nunca serán 100% favorables.

Como decía Antonio Machado… Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

¡Saludos y que tengas un feliz día!

José Miguel García

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: